Sinopsis de SANTUARIO

2 reseñas sobre el libro SANTUARIO

Faulkner es uno de esos autores, al que no pocos pueden llamar “difícil”; admirado y seguido por escritores consagrados; abandonado muchas veces por lectores de a pie; sus novelas siempre tienen un algo que las hace por momentos insufribles. “Santuario” es una gran novela, pero debe tenerse en cuenta que leerla no es un ejercicio fácil: la cantidad de personajes y la confusión de sus nombres; las situaciones que narra con sus silencios elocuentes hacen de esta, una novela que no puede pasar desapercibida. Punto aparte, debo confesar que es la segunda vez que la leo y debo decir que la primera vez no la entendí ni disfruté, si es que se puede “disfrutar” una historia tan oscura, siniestra y truculenta; o si es posible aspirar a “entender” una obra artística de este calibre. Porque esta es sin duda una gran obra artística, que sin tener los niveles de complejidad técnico-literarios que Faulkner nos ha mostrado en otros libros no deja de ser, por lo menos personalmente, todo un reto el leerla. Si tuviera que dar algunos consejos sobre la lectura de esta novela sería: 1. Estar atento a los nombres de los personajes, muchas veces un mismo nombre designa a distintos personajes y su aparición puede ser esporádica y uno nunca sabe si su presencia puede resultar capital para lo narrado. 2. Existen por lo menos dos personajes que ya han aparecido en otra novela del mismo autor: Miss Jenny y Narcissa, son personajes de la novela “Sartoris”, y su personalidad literaria resulta por lo menos redonda. 3. Cuidado con los silencios, con lo que la novela calla y solo sugiere; porque aquí, realmente los silencios son elocuentes. 4. Los perfiles psicológicos de los personajes están muy bien definidos, pocas veces se puede reconocer a un personaje tan malvado y a la vez degenerado como Popeye; o a un hombre que lucha por la verdad pero que de arranque sabemos que no tiene la suficiente fuerza para vencer como Horace; o a una chica que por una mala decisión termina arruinando toda su vida como Temple. Santuario, quizás no sea la obra más celebrada de Faulkner, pero sí es una gran obra que merece ser leída, comentada y, por qué no, también sufrida.


SANTUARIO (1931) de William Faulkner fue una novela breve concebida bajo la idea de ser justamente una historia moralmente escandalosa y repulsiva para la sociedad. . Faulkner pintó en esta novela, de la que despues abjuró una y otra vez de publicada, una historia tremenda: Gowan, un borracho detestable y cobarde se corre una juerga de esas de 24 horas en la que arrastra a una destilería ilegal de alcohol en el medio del campo a una chica de buena familia, Temple, hija del juez Drake. Allí la canjea por alcohol y un par de peleas de borracho, se da a la fuga y la deja al cuidado de cinco tipos y una mujer enferma con un hijo aun más enfermo. . Como se imaginarán las peores cosas le suceden. Un matón impotente y despreciable conocido como Popeye la viola con una mazorca, y mata a Tommy, un discapacitado que se había constituido como la débil defensa de la muchacha. A partir de allí otro hombre despreciable pero inocente (Goodwin) es acusado de asesinato y Temple es secuestrada para ser trasladada a un aguantadero en Memphis donde Popeye la hace tener relaciones sexuales con un delincuente joven y de poca monta llamado Red para poder espiarla. . En esa situación monstruosa Temple desciende a los infiernos del maltrato. Bebe, maldice e instiga a Red a asesinar a Popeye. Por otro lado un abogado (Horace Benbow) trata de ayudar a Goodwin pensando debilmente en hacer lo correcto pero una pueblada popular toma a Goodwin como el asesino y hace justicia por mano propia. . Esta novela ES LA MALDITA OSCURIDAD MISMA narrada con una maestria inigualable. A esta altura del camino me pregunto, verdaderamente, si existe otro ser humano capaz de narrar con esa prosa tan brillante.


MÁS LIBROS DEL AUTOR WILLIAM FAULKNER


SARTORIS

WILLIAM FAULKNER

Calificación General: 8,8Por leer

LUZ DE AGOSTO

WILLIAM FAULKNER

Calificación General: 8,6Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA