Calificar
8,5 19 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de SALOME

Mencionada apenas en los Evangelios, la figura de Salomé atrajo ya desde la Edad Media la imaginación de los artistas figurativos. Sin embargo, fue sobre todo a partir del siglo XIX, y especialmente en el último cuarto de este siglo y el primero del XX, cuando alcanzó un lugar preeminente en el imaginario artístico moderno como figura en la que confluyen belleza y maldad, esplendor y lujuria, así como esa exacerbación de los sentidos cuya búsqueda es tan propia de la época. Escrita originalmente en francés en 1891 durante un larga estancia en París, Oscar Wilde aunó en Salomé la visión clásica transmitida por Flaubert en obras como «Salambó» o «Herodías» con la mirada decadente llena de oros bizantinos del pintor Gustave Moreau, para alumbrar una obra magnífica en la que laten la violencia y la sexualidad. En su prólogo, Mauro Armiño da cumplida cuenta de los múltiples antecedentes y peripecias de esta polémica obra a lo largo del tiempo. La presente edición se acompaña de los dibujos realizados para la edición inglesa (1894) por Aubrey Beardsley. Traducción y prólogo de Mauro Armiño

Año de publicación:1891

3 reseñas sobre el libro SALOME

Este drama teatral en un solo acto está basado libremente en el relato bíblico de Salomé, hija de Herodias e hijastra del tetrarca Herodes. Es tan cortito que decir mucho más del argumento sería "spoilear". Lo que puedo decir es que Wilde toma otras fuentes para inspirarse e introduce algunos cambios fundamentales que hicieron legendaria la figura de Salomé: primero la nombra y la hace protagonista ( en la Biblia es nombrada simplemente como "la hija de Herodías"), y segundo, es el deseo de ella (un deseo irrefrenable y lujurioso que no mide ningún tipo de consecuencias, ni siquiera las más terribles) el que motiva el descenlace de la obra. Todo esto es muy propio de la figura de la femme fatale, un motivo muy usado en el arte, pero era demasiado para ser bien visto en la Inglaterra victoriana, que con su falsa moralidad e hipocresía, censuró y prohibió la representación de esta obra, con la excusa de una vieja ley que prohibía representar escenas bíblicas. Las ilustraciones de Aubrey Bearsley ya son icónicas y parte inseparable del texto, y resaltan muy bien la pluma provocadora y refinada de Wilde. Esta es una obra poética y repleta de símbolos, sin dudas un libro para deleitarse.


Interesante obra. La leí y luego vi un documental que me permitió identificar elementos que apoyaban la escena. El capricho de Salomé y la danza para su padrastro por conseguir la cabeza de San Juan Bautista. ¡Impresionante! Lo calificaría como una locura no de amor si no de capricho


Un teatro muy entretenido, es importante tener ciertos conocimientos de la historia judeocristiana para disfrutarlo más.