Sinopsis de ROMA SOY YO

DESPUÉS DE JULIO CÉSAR, EL MUNDO NUNCA VOLVIÓ A SER EL MISMO. Si alguna vez hubo un hombre nacido para cambiar el curso de la Historia, ese fue Julio César. Su leyenda, veinte siglos después, sigue más viva que nunca. Roma, año 77 a.C. El cruel senador Dolabela va a ser juzgado por corrupción, pero ha contratado a los mejores abogados, ha comprado al jurado y, además, es conocido por usar la violencia contra todos los que se enfrentan a él. Nadie se atreve a ser el fiscal, hasta que de pronto, contra todo pronóstico, un joven patricio de tan solo veintitrés años acepta llevar la acusación, defender al pueblo de Roma y desafiar el poder de las élites. El nombre del desconocido abogado es Cayo Julio César. Combinando con maestría un exhaustivo rigor histórico y una capacidad narrativa extraordinaria, Santiago Posteguillo logra sumergir al lector en el fragor de las batallas, hacerle caminar por las calles más peligrosas mientras los sicarios de los senadores acechan en cualquier esquina, vivir la gran historia de amor de Julio César con Cornelia, su primera esposa, y comprender, en definitiva, cómo fueron los orígenes del hombre tras el mito. Hay personajes que cambian la historia del mundo, pero también hay momentos que cambian la vida de esos personajes. Roma soy yo es el relato de los extraordinarios sucesos que marcaron el destino de César.

114 reseñas sobre el libro ROMA SOY YO

A César lo que es del César y a Posteguillo hoy le toca un tirón de orejas. Yo, Rafa. Y alguno se lo habrá creído. ¡Pero que inocentes sois! 🤣🤣🤣🤣 Roma, soy yo es el primer libro de una saga a la que muchos futurólogos, pitonisos y prestidigitadores se han atrevido a augurar el número de libros que la compondrá. Solo el tiempo dirá. Y las ventas. Priner tercio del siglo I antes de Cristo. Dolabela, mano derecha de Sila es acusado por los macedonios de corrupción, malversación y violación. Según las leyes, sólo quien posee la ciudadanía romana puede ejercer de fiscal. El tribunal lo componen 52 senadores. Todos comprados. Todos corruptos. Todos poderosos. ¿ Algún loco se atreverá a representar al pueblo que engrandeció el Magno Alejandro? Si. Cayo es su nombre. Por Julio César se le recordará siempre. Un joven de familia noble pero con modestos recursos. Un "don nadie" que vive en la mejor casa del peor barrio de Roma. Un idealista enamorado cuyo mayor delito es ser el sobrino del gran Mario, 7 veces cónsul, líder de los "populares" y leyenda del pueblo y de sus enemigos. Para ponernos en contexto el autor valenciano (hay que hacer patria) utiliza una serie de flashback donde, por un lado explica el enfrentamiento entre los "optimates" y los "populares" Los primeros son los hombres excelentes, los mejores entre los mejores, que ansían riqueza y poder. No dudarán en asesinar a cualquiera que ose a llevarles la contraria. Los segundos, aquellos quienes desean mayores condiciones sociales, económicas y judiciales para todo el mundo. Por otro lado, estos pequeños saltos temporales forman parte de una trama envolvente marca de la casa donde nada falta: Intrigas, batallas, amor, maldad...hasta la poesía de Safo tiene su discreto espacio. Pero lo que verdaderamente hace de esta, una obra inmensa es la vuelta de Posteguillo a la arenga, a la retórica. A la oratoria enardecida y al glorioso discurso que tanto disfrutamos en su trilogía de Escipión. Reconozco que más de una vez, a falta de gladio o papiro, me he visto mocho en mano dirigiendo unas palabras al ejército ante la inminente batalla o defendiendo con pasión causas injustas. Con la piel erizada. Con los pelos de punta. Sila, Dolabela, Pompeyo, Cornelia, Aurelia, Mario, Craso, Labieno, Cicerón...la lista es interminable, y todos danzan alrededor de la gran estrella emergente. Si julia retó a los dioses, hoy solo un dios reta al mundo. Cayo Julio César. Y esto no ha hecho más que empezar. ¡Ciudadanos! Tenéis la ocasión perfecta para leer un libro que creará un vacío temporal en vuestras vidas. Las horas pasarán, pero no tendréis conciencia de ello. ¡Soldados ávidos de literatura! Frente a vosotros, un ejército de novelas aburridas os tientan. Cientos, miles, millones de títulos pendientes os miran desafiantes porque anhelan el mayor tesoro del universo. Vuestra atención. Y yo, ¡Por Júpiter! ¡ Por Cástor y Pólux! ¡Por Apolo, Hércules y hasta por Sandra Bullock! Yo os digo, que en cada gota de tinta derramada y hasta en el mismísimo infierno de los apéndices y las notas de autor. Yo os juro, ¡maldita sea! Que esta novela histórica se meterá en vuestras venas envenenado la sangre de pura pasión. Porque si hay algo inamovible, indiscutible e irrevocable es, que en cada libro que leo de don Santiago Posteguillo. Roma, soy yo. 5 estrellas como la copa de un pino.


De orgasmo multiple... Sideral... Estratosferico... Brutal... Genial...De otra galaxia... Realmente.... Increíble. La media estrella que te falta es por el jodido año que me vas a hacer esperar.


En Roma soy yo, y teniendo como excusa el primer juicio que Julio César participó con tan solo 23 años, iremos conociendo tanto la juventud de nuestro protagonista como todas esas influencias que presumiblemente hicieron de César el Romano en que se convirtió. Tal y como Santiago Posteguillo nos tiene acostumbrados, en esta novela podemos encontrarnos todo lo que más nos gusta a los amantes de la lectura de Roma. Tenemos dos grandes batallas (una a mano del gran tío de Julio César, Cayo Mario y otra a mano de nuestro joven protagonista), infinidad de conjuras y traiciones y una guerra pero que no se juega en el campo de batalla sino que tendrá lugar en los tribunales Romanos. A esta última parte me gustaría hacerle especial mención ya que a veces, cuando nos encontramos una novela con tantísima oratoria, es muy fácil que pueda llegar a resultar un poco pesado y en ocasiones hasta aburrido pero es que la prosa del escritor es tan perfecta que estos aunque largos pasajes, se te pasarán volando y te mantendrán en tensión en cada página. Otra cosa que me sorprende muchísimo es que a pesar de que en ciertos puntos sabes lo que finalmente va a pasar, Posteguillo sabe crearte esa necesidad de seguir y seguir leyendo. Una vez más Santiago ha sabido ofrecernos una obra maestra sobre uno de los emperadores Romanos más importantes de la historia. Lo único malo es que ahora tengo que esperar mínimo un año para poder leer la segunda parte.


Roma soy yo es una magnífica y extraordinaria novela histórica que me ha dejado anonadada, la he leído en muy poco tiempo y, llegando a la mitad de la novela, me ha creado tal adicción que el libro, que pesa lo suyo, me ha acompañado a todas partes (y cuando digo a todas partes es a todas) por si podía arañar unos minutos para seguir leyendo. El tema principal de la historia es el juicio contra el senador Dolabela, acusado de corrupción, malversación y violación cuando era Cónsul en Macedonia. Los nobles macedonios se desplazan a Roma para denunciarlo y llevarlo a juicio según las leyes del imperio. Para ello necesitan que un ciudadano romano acepte ser el fiscal y Cayo Julio Cesar acepta el reto con tan sólo 23 años y sin ninguna experiencia como abogado. Durante el relato del juicio y entre las diferentes etapas hasta su culminación, se producen saltos en el tiempo donde el autor nos relata episodios importantes en la vida de Julio Cesar desde su infancia y adolescencia hasta llegar a su importante papel en el juicio que cambiará para siempre su destino y el curso de la historia. Siendo una novela histórica y sabiendo de antemano más o menos la historia de Julio César, parece mentira que Santiago Posteguillo pueda atraparte de tal manera que tengas la necesidad de seguir leyendo para averiguar lo que pasa a continuación y así durante toda la lectura hasta el final. Y eso sólo lo puede conseguir él. Y ahora me tocará esperar a que Santiago publique el segundo libro sobre la vida de Julio César... y el tercero... y el cuarto... y hasta que él quiera tenerme esperando... No te cuento más sobre el argumento porque tienes que leer el libro, no tiene desperdicio. Te lo recomiendo al 100%. ¡Feliz y apasionante lectura! 29 de agosto de 2022


🍷Buen vino, el que te gusta🍷 Así son los libros Sinopsis de ROMA SOY YO DESPUÉS DE JULIO CÉSAR, EL MUNDO NUNCA VOLVIÓ A SER EL MISMO. Si alguna vez hubo un hombre nacido para cambiar el curso de la Historia, ese fue Julio César. Su leyenda, veinte siglos después, sigue más viva que nunca. Roma, año 77 a.C. El cruel senador Dolabela va a ser juzgado por corrupción, pero ha contratado a los mejores abogados, ha comprado al jurado y, además, es conocido por usar la violencia contra todos los que se enfrentan a él. Nadie se atreve a ser el fiscal, hasta que de pronto, contra todo pronóstico, un joven patricio de tan solo veintitrés años acepta llevar la acusación, defender al pueblo de Roma y desafiar el poder de las élites. El nombre del desconocido abogado es Cayo Julio César. Como siempre, no me ha defraudado, ameno, entretenido , haciéndome vivir en una época que me fascina y encanta , lleno de datos que me sitúan en un viaje que mi mente gusta de disfrutar llenando mis noches de sueños ubicados en otra vida que hubiera deseado disfrutar. Una vez más consigue el autor excitar mi imaginación y hacerme disfrutar. Esta lectura ha sido acompañada de una copa (o varias, no recuerdo) de: La Montesa 2018 Vino tinto Crianza Ecológico. 12 meses en barrica de roble francés y americano. 🍷Ching, Ching 🍷


ROMA SOY YO Creo que para comenzar con esta majestuosa obra, Posteguillo no pudo buscar mejor entrada de su protagonista, que con el juicio del ex cónsul y uno de los senadores más corruptos de la época, Cneo Cornelio Dolabela. Y es justamente donde sus comienzos en la vida pública se hacen notorios, por el lado de las leyes. Así pues, entrando en el año 78 a.C. vemos a un César, justamente iniciando su carrera como abogado en el Foro de Roma. Con apenas 22 años, mucho deseo de reconocimiento, hambre de poder y la idea de conseguir dinero para solventar sus exagerados gastos. Un joven inteligente y que pronto se destacó por su pulcra e implacable oratoria, sus vestuarios pintorescos, así como por llevar uno de los casos más controversiales y polémicos. Lo más interesante de esta primera parte, es como el autor utiliza sus acostumbradas descripciones, como con su pluma puede delinear fácilmente en tu mente un sinnúmero de lugares, hacer saltos temporales sin que pierdas el hilo, magnas batallas y sucesos importantes en la vida de Julio Cesar, que van desde su nacimiento y adolescencia, llegando a su protagónico papel en este juicio, que termina cambiando para siempre su vida y la historia de Roma. También, se suman otros acontecimientos muy importantes que pasaron conjuntamente, como la estrecha relación con su tío Gayo Mario, una de las figuras más emblemáticas de esta época, la eterna lucha entre senadores optimates (Sila) contra los Populares (Mario), donde a raíz de estos hechos, vemos la primera guerra civil de la historia de Roma en 88 a. C Aunque en algunos momentos la obra puede ser un poco compleja y lenta por las narraciones de la vida dentro del senado y los primeros años de vida de Julio Cesar, me he visto en la necesidad de ampliar la información en la web, ya que el autor busca darle ese protagonismo a su personaje, la profesionalidad con la que está documentada, con las descripciones y la narración, supera con creces cualquier tipo de impase. Lo que más me ha gustado de esta primera entrega, es ver como este personaje luchara contra la corrupción activamente por seguir una causa, contra una élite oligarca que quería mantener su poderío y la riqueza, sin hacer un reparto equilibrado del patrimonio de Roma (Una especie de Robin Hood en Roma). Y como dicen los grandes autores… su leyenda, veinte siglos después, sigue más viva que nunca gracias a la magistral dedicación de nuestro querido Posteguillo, que sin lugar a dudas, nos ha hecho amar la Novela Histórica. Para finalizar sin hacer spoilers, creo fielmente que a pesar de haber leído otros libros sobre este grande de la historia romana, tema que muchos ya han escrito, me atrevo a decir que ha superado por mucho las expectativas que tenía sobre esta obra. Abril 2024.-


Tengo que confesar que no pensaba leer "Roma soy yo" este año (2023). 😱 Lo encontraba largo y al ser parte de una serie quería esperar que avanzara un poco para leerlos de corrido. Pero un día de abril el destino me llevó a una conferencia de Santiago Posteguillo en mi país. Luego de escuchar al autor y sentir esa pasión que tenía por la figura de Julio Cesar decidí que tenía que leerlo inmediatamente. Quería viajar a Roma y conocer a ese personaje. Sin pensarlo dos veces me lancé a la aventura y lo que descubrí fue algo fantástico. Un libro donde conoceremos a un joven Julio Cesar. En su papel de abogado se enfrentará en un juicio a un senador corrupto, que representa el poder de Roma, sin importar el peligro que eso conlleva. Pero, además, conoceremos a todas las personas que de una u otra forma influyeron en él. Y por sobre todo el rol importante de su familia quienes, con valores e ideales, marcaron su personalidad en esa etapa de su vida. Luego de leer sus casi 750 páginas solo puedo decir que fue una maravilla de lectura. Disfrute del conocimiento que el autor tiene sobre el tema y que logra comunicar de forma muy amena. (obviamente con mapas y el glosario incluido 🙂) Me gustó ir descubriendo poco a poco al personaje de Julio Cesar: sus virtudes, defectos y como pensaba. Verlo crecer intelectualmente ante mis ojos es genial. 👍Lo anterior me hizo leer y leer sin parar. No me di cuenta como volaron los capítulos y eso me llevó al único problema que encontré: Al terminar: quería más. Seguir leyendo y no esperar la próxima entrega. 😅 Reconozco que estaba equivocado al no querer leer este libro. Mas allá de mis razones iniciales, que ahora no les encuentro sentido, me perdía una gran novela. Menos mal que el destino o la Diosa Fortuna cambió eso… Mayo 2023 d.c.


Una persona crecerá en sabiduría, juicio y saber hacer si escucha, con atención y respeto, al que aconseja desde la experiencia. Esto es, par mí, el núcleo de esta historia. Y es que Cesar, sin los sabios consejos de su tío Mario, quizá no hubiese sido el gran Julio Cesar cuya historia ha llegado hasta nuestros días. Posteguillo, en Roma soy yo, nos narra, de una manera muy novelada, desde su nacimiento hasta los 23 años de edad y hace hincapié en la influencia de sus personas cercanas: Su madre, Aurelia; su esposa, Cornelia; su ya nombrado tío, Cayo Mario y su gran amigo Labieno. Decir que narra de manera muy novelada es porque, como el propio Posteguillo ha explicado, pocos son los documentos que se tienen de esta época de la vida del protagonista. Cesar es inteligente, fuerte, valiente y rebelde. Una fusión de calificativos que, inevitablemente, lo llevarán a conseguir todos sus propósitos. Sin embargo, y también sin remedio, lo pondrán en constante peligro y estará a punto de perder la vida en más de una ocasión. Como punto central de la historia conoceremos al César jurista. Asistiremos al juicio en el que ejerce en calidad de acusator, en representación de los ultrajados macedonios, del ex cónsul Cneo Cornelio Dolabela. Aquí será donde Julio Cesara evidencie, pese a su juventud; su capacidad de oratoria, su inteligencia y su templanza. El autor nos mueve en el tiempo. Nos cuenta la batalla de Aquae Sextiae, donde Cayo Mario nos demuestra, claramente, que los consejos que le da a su sobrino tienen sentido. Y también la batalla de Mitilene, en la isla de Lesbos, allí es donde Cesar utiliza, por primera vez, su pericia como estratega y consigue la corona cívica. Posteguillo, como siempre, no defrauda. Por ponerle un pero diré que, a veces, me ha parecido un poco repetitivo. Al ir leyendo he pensado en varias ocasiones que eso ya estaba dicho. Una percepción mía. "Y no importa que te insulten. Puedes fingirte cobarde y no serlo, puedes fingirte torpe y no serlo. Lo eso, ya estaba dicho. importante es la victoria final"


MÁS LIBROS DEL AUTOR SANTIAGO POSTEGUILLO


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN


FRASES DEL LIBRO ROMA SOY YO

Y es que hoy, aquí y ahora, Roma soy yo.


Publicado porRafaguillo

Solo los malvados y los imbéciles ponen la política por delante en tiempos de grave crisis.


Publicado porRafaguillo

Hasta el águila más fuerte, hasta aquella que vuela más alto, un día se queda sin fuerza en las alas.


Publicado porRafaguillo

No hablar de aquello que es origen de nuestros problemas es no querer afrontarlos.


Publicado porRafaguillo

A veces la sangre purifica. Sobre todo si es la sangre de nuestros enemigos.


Publicado porRafaguillo

Dejó de sonreir. La guerra, a veces, era la puta guerra.


Publicado porCarlaCL