Sinopsis de PRIMER AMOR

Un adolescente de dieciséis años veranea en las afueras de Moscú con su joven y atractivo padre y su envilecida madre. La casa de al lado es alquilada por una princesa caída en desgracia y su hija, la misteriosa y encantadora Zinaida, de la que el joven se enamora perdidamente. Pero descubre que solo es uno de entre sus muchos pretendientes, y la historia llega a una conclusión oscura y triste. Narrada en primera persona, muestra de forma brillante el desarrollo de la fascinación y la infatuación del amor, revelando sus decepciones y alegrías con la sensibilidad única del autor de Padres e hijos (1862).

6 reseñas sobre el libro PRIMER AMOR

Novela escrita en la Rusia de 1860. Un grupo de amigos decide sentarse en la edad adulta a hablar del primer amor, allí empieza el relato de Vladimir. No es una historia que empalague, por el contrario es el descubrimiento de Vladimir que con tan solo 16 años, tiene que entre el amor y el desamor acabar con sus fantasías de adolescente para sumergirse en el dolor, el desengaño y el sufrimiento. Entre jugar a las prendas (algo que me sorprendió que se hiciera en 1860), una sonrisa y una belleza de plebeya y no de princesa, Zinaida enloquece con su caminar por donde pasa, ella con sus 21 años y un poco aventurera se convierte en el amor de Vladimir. Me gustó mucho la prosa de este escritor con descripciones perfectas, sentimiento y realismo, y no sólo nos cuenta lo que es el primer amor, sino nos induce en las relaciones sociales en el imperio ruso, las clases sociales, como la familia era la protagonista y ese rol del padre autoritario, dominante, soberbio. Recomendada e interesante lectura. Creo que seguiré leyendo a este autor. Jun/2021


Una historia acerca de un tema recurrente, el primer amor en la adolescencia, narra de manera sutil lo agradablemente desalentador, que puede resultar en su momento el transitar de la infancia a la “ madurez” sobre las alas del amor, Lo doloroso unido a lo sublime que resulta el tiempo dilatado por la ausencia, contraído en presencia del objeto de ese sentimiento, que lleva a tocar el cielo o descender al infierno, sin pausa ni intermitencia, Durante una velada tres amigos deciden hablar acerca de su primer amor. un maduro Volodia , refiere que el suyo es digno de ser contado, pero que la única forma de hacerlo es escribiéndolo. Presentando su narración desde un punto de vista poco objetivo, cargado de dramatismo, sea en lo sublime, sea en lo , para el desgarrador que para el resulta la incertidumbre de no ser correspondido, llevándolo a imaginar toda suerte de finales cargados de heroico sufrimiento, Turgenev, utiliza este argumento para desplazarse por una mezcla de realismo ruso en la descripción de las familias ;la del joven pudiente, la de la princesa objeto de su amor venida a menos, y un naturalismo, disimulado por lo umbrío de el sentimentalismo de Volodia, soportada en una serie de referencias de música, pintura y literatura de su época que realzan el relato. Con un cierre dramático, típico de la escritura de Turgenev. Ahora que las sombras del atardecer empiezan a envolver mi vida, ¿qué queda en mí, más lozano y más querido, que el recuerdo de aquella tormenta matutina, primaveral y fugaz?


No estoy acostumbrada a leer un lenguaje tan precioso, tan hipnótico, tan bien narrado que su causa en mi fue llegar a un sentimiento que jamás pensé tener. Este opúsculo me pareció breve, bello, íntimo, elegante y profundo (y no en el sentido que todas y todos conocemos) nos narra sobre el sentimiento que tenemos cuando nos enamoramos por primera vez, cuando todo es nuevo, cuando no sabemos cómo afrontar nuestras emociones. Turguénev da vida este sentimiento del primer amor en apenas 116 hojas con un final inesperado. Sin duda lo volvería a leer en un futuro no muy lejano. Mi único problema con este libro fue que la edición que tengo, esta traducido de una forma mediocre y no transmite por completo la belleza de su lenguaje original. “Mi primer amor no fue desde luego, de los corrientes”


Lo que empieza como una charla posterior a la velada termina con una de las historias de amor más tormentosas de la literatura rusa. Cabe destacar la divertida personalidad de la princesa Zenaida; a veces un tanto altanera y a veces un poco traviesa. Turguenev fue uno de los primeros autores que leí con dedicación, fuera de la obligación escolar, y no me arrepiento de ello. Todavía ahora me acuerdo de los altibajos de la relación entre la hija de la princesa y Voldemar y se me hace chiquito el corazón. No es un romance que agrade a las nuevas generaciones, tal vez solo a quienes tienen el corazón lleno de hollín.


Moscú, mediados del siglo XIX, en una dacha familiar, durante un verano Moscovita, se desata un insondable amor adolescente que termina en un triángulo familiar con desenlace trágico. Obra bella, simple y profunda, que insta a leer y disfrutar, como bien lo sabe hacer el gran Turguenev.


Una historia de mitad del siglo XIX, donde narra la vida de verano de un joven de 16 años que esta en la primera etapa de su vida amorosa. muestra toda las facetas que puede tener una persona en el amor y lo enredada y extraña que son los arrebatos de la vida. Un libro rápido de leer y una historia que se debe conocer.


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR IVÁN TURGUÉNEV


PADRES E HIJOS

IVÁN TURGUÉNEV

Calificación General: 8,1Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


FRASES DEL LIBRO PRIMER AMOR

Mi padre me trataba con una cariñosa indiferencia; mi madre apenas si me hacía caso, a pesar de ser yo su único hijo:la consumían otras preocupaciones.


Publicado porolyopiza

En ese mismo instante me fijé en un pájaro carpintero que cuidadosamente subía por el fino tronco de abedul y miraba con precaución a la izquierda, a la derecha y hacia atrás, como un músico su contrabajo.


Publicado porNines65

Me levanté por la mañana con dolor de cabeza. Las emociones de la víspera estaban lejanas. En su lugar vino una perplejidad penosa y una tristeza que antes no había conocido. Era como si algo muriese en mí.


Publicado porNines65

No te dejes dominar. Ser dueño de uno mismo, ése es el truco de la vida.


Publicado porNines65

Llevaba un vestido oscuro, algo gastado, y un delantal. Pienso que hubiese acariciado con gusto cada pliegue de ese vestido y de ese delantal. La punta de los zapatos asomaba debajo de su vestido. Me hubiera inclinado reverentemente ante esos zapatos...


Publicado porNines65