Sinopsis de POMPEYA

Gran autor de thrillers políticos, esta vez el autor de Patria se remonta al año 79 a.C. para recrear los tensos últimos días antes de la terrible erupción del volcán Vesubio. Detallada recreación de la ciudad de Pompeya antes de la catástrofe. Y minuciosa intriga política que pone sobre la mesa los intereses de los poderosos y la cruzada personal de un joven ingeniero romano en busca de verdad y justica.

8 reseñas sobre el libro POMPEYA

Hace seis años y un día, el 22 de abril del 2015, estalló en violenta erupción el volcán Calbuco ubicado a treinta kilómetros de mi ciudad. La columna de ceniza se elevó a 15 kilómetros. Por la naturaleza de mi trabajo, me tocó participar fuertemente en la emergencia, que significó la evacuación completa e inmediata de todos los habitantes ubicados en la cercanía del volcán, con la angustia que significó en las familias y las pérdidas enormes de viviendas, infraestructura y caminos destruidos. Lo más importante de todo es que no tuvimos que lamentar pérdidas de vidas humanas. Esa experiencia fue fuerte y naturalmente inolvidable. Y tal vez por eso me he involucrado tanto con “Pompeya” de Robert Harris haciendo una lectura especial de esta novela. Veamos. Estamos en el verano del año 79 d.C. Una de las mejores pequeñas ciudades de la bahía de Nápoles es Pompeya. Relajante lugar de ocio y descanso veraniego para los acomodados del imperio. Dominando la bahía y cerca de Pompeya se encuentra el Vesubio, volcán imponente en cuyas faldas boscosas se refugiaba Espartaco durante la rebelión de los esclavos ciento cincuenta años antes. A este volcán se le respeta pero nada más, porque hasta ahora nunca ha dado problemas. Todo es relajo alrededor. Menos para Atilio, ingeniero aguador (hoy sería equivalente a un empleado técnico de la sanitaria). Ha sido llamado de urgencia, ante la desaparición inexplicable del aguador anterior para solucionar un grave problema: el agua ha dejado de fluir por el enorme acueducto Aqua Augusta, los manantiales se están secando y ¡No hay agua para beber y para los estanques, baños y piscinas! Aparentemente hay un problema en la conducción principal al norte de Pompeya, justamente en las faldas del Vesubio. Atilio, buen funcionario, incorruptible (lo que puede ser un problema en esos tiempos) es citado por Plinio, comandante de la flota imperial anclada allí cerca y famoso erudito, a quién le asegura que encontrará y reparará la avería. Pero mientras se dirige al Vesubio, las cosas se complican más: hay inexplicables olores a azufre y temblores del suelo. Parece que aquí hay fuerzas que ni todas las legiones del emperador Tito podrían vencer. Dos mil años después sabemos lo que pasó. Pero en ese agosto Atilio ni nadie lo sabía. ¿Qué le ocurrió al aguador, a Plinio y los otros personajes? No puedo decirlo. Ahí lo dejo. Hoy podemos visitar parte de la Pompeya desenterrada. Quién lo pueda hacer que no se lo pierda, es un emocionante viaje al pasado. Una obra trepidante y de gran ritmo narrativo. Es notable la recreación de Pompeya antes de la catástrofe, la descripción de las maquinaciones políticas y de la avaricia de los poderosos, el ejemplo de Atilio con su sentido del deber y la pasión por el saber en cualquier circunstancia y a cualquier precio que demuestra Plinio (hoy lo conocemos como Plinio El Viejo). Una obra de gran recreación histórica, magnífica también en el mensaje de que con las fuerzas de la naturaleza no hay poder humano que las pueda controlar. Como a muchos otros, a mí también me consta directamente.


Hacer que un libro sea entretenido cuando sabes lo que va a pasar tiene su mérito... Aun así he echado en falta algo más de misterio, de intriga, pero la descripción de la destrucción de la cuidad por la erupción del Vesubio me ha gustado, hasta el punto de empatizar con atilio.


Cuando lees un libro de ficción histórica ya conoces el final, lo que buscas es que la narración sepa agregar a través de la creatividad, aspectos que te dibujen los acontecimientos de una forma más descriptiva o más emotiva o con cualquier otro agregado que te transporte a esa trozo de historia. Este libro está bien planteado e introduce un factor de poder como el agua, al que no siempre se considera como tal, lo cual me ha parecido muy creativo. La lectura en sí consigue atrapar, pero le ha faltado un mejor desarrollo de los personajes.


Robert Harris recrea con intensidad y maestria los dias previos y los correspondientes a la erupción del Vesubio. Los ultimos 6 capitulos del libro son de narrativa impresionante. Las imagenes de los sucesos del año 79 d.C parecieran pasar ante los ojos del que lee, tal es la precisión y el detalle con el que los eventos son contados. Es apreciable ademas el apoyo en la revisión de la historia para construir este relato épico. Seguiré descubriendo mas de este autor. Por ahora, me corresponde comenzar nueva lectura.


Libro adrenalítico. Este argumento sí que habría servido para una buena película y no lo que nos ha llegado hasta ahora.


Libro que se la juega con colocar de protagonista a un ingeniero, se agradece la variante y me identificó. Muy recomendable


desentona con los otros de Harris


Unos de los primeros libros que leí en mi adolescencia, cuando todavía no usaba la tradición de cifrar la fecha en que empecé a leer un libro. Me gustó bastante, lo encontré muy descriptivo, de hecho me ayudó a escribir un fan fic. Lo recomiendo, sí, pero también es justo decir que a pesar que es un libro que se disfruta, hay lecturas mucho más profundas.


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR ROBERT HARRIS


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN


FRASES DEL LIBRO POMPEYA

La ruina de un hombre es la fortuna de otro


Publicado porlibrosester