PEQUEÑOS CEMENTERIOS BAJO LA LUNA (MAPA DE LAS LENGUAS)

MAURICIO ELECTORAT

Calificar
8,0 1 voto
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

<P>Emilio Ortiz, un joven chileno de clase media, lleva una vida relajada en París, donde estudia un posgrado en Lingüística. Sus días transcurren entre su afán por averiguar sobre una misteriosa chica que le obsesiona, y el pequeño hotel en que ejerce de conserje y donde llega a conocer a personajes de la más variada ralea.</P> <P>Ha puesto así distancia física y emocional con una familia conservadora con la cual poco tiene en común, y con un país herido, que atraviesa los traumáticos últimos años de una larga dictadura. Su tranquilidad se derrumba, sin embargo, cuando descubre la amistad de su padre con los principales dirigentes de la represión en Chile y una serie de sucesos que podrían cambiar lo que sabían del final de su padre: su supuesto suicidio.</P> <P>«Electorat es un triunfo de técnica narrativa.»</P> <P>Camilo Marks, <I>El Mercurio </I></P>

Año de publicación:2018

1 reseña sobre el libro PEQUEÑOS CEMENTERIOS BAJO LA LUNA (MAPA DE LAS LENGUAS)

Un gran autor clásico de la literatura irlandesa (Wilde), afirmó una vez que los libros NO se dividen entre buenos y malos, bien o mal escritos, comprensibles o incomprensibles, breves o eternos, superficiales o profundos... sino entre entretenidos y profundamente aburridos. Me parece que las novelas de Mauricio Electorat son, en general, de los primeros. Desde sus primeras páginas no pude dejar de esbozar una sonrisa con este libro de contenido mordaz e irónico, irreverente sin ser grosero ni burdo, no exento de crítica social (pero sin caer en lo panfletario), repleto de lugares y situaciones comunes (el estudiante autoexiliado para escapar de la brutalidad intelectual local, trabajando de portero en un hotel de dudosa categoría -"Se dice`recepcionista` y la boquita te queda donde mismo", me diría un hijo mío, que hoy trabaja en un hotel de Edimburgo, Escocia), aunque quizás se lo tilde de ser demasiado generacional, en un París recurrente. Pero los méritos literarios de Electorat no solo hablan por sí solos, o en sus reconocimientos tanto aquí como afuera, sino - y lo más importante- por sus fieles lectores, cosa no menor en Chile. Aunque no deja de extrañar que este autor de los ´80-90, acaso uno de los más galardonados de su generación junto a Bolaño, fuera y dentro de Chile, sea aún ninguneado por la misma academia literaria (siempre pendiente de la desaparición de un autor para homenajearlo y estudiarlo "a fondo", desde su nicho sepulcral), o por ciertos círculos literarios criollos de escritores más preocupados de su propia carrera literaria, el marketing o sus apariciones en artículos de "segunda necesidad" cultural, alguna esporádica crítica oficial, que de la buena pluma por respeto al lector. Pequeños Cementerios Bajo la Luna, de Mauricio Electorat. Premio de la Academia 2018.