PELIGRO DE DERRUMBE

PEDRO SIMON

Calificar:

9,0

7 votos

Sinopsis de PELIGRO DE DERRUMBE

Una oferta de trabajo infame, una sala de espera desquiciante, un director de Recursos Humanos entregado al sadismo y a la entomología y nueve personas que buscan desesperadamente un empleo con la obstinación de un insecto. Ese es el punto de partida de Peligro de derrumbe, una novela poliédrica en la que el autor traza un aguafuerte descarnado de la crisis, la épica (si es que cabe) de unas vidas enmarañadas y rotas, como las ramas de un árbol podrido por la carcoma y que conviene talar. La madre que vende su reloj y también su tiempo más íntimo. La universitaria que no encuentra empleo ni motivos para seguir buscando. El insomne que cometió una traición. La trabajadora de la limpieza que siente vergüenza de su olor. El empresario que antes daba miedo y ahora da grima. El encofrador que esconde sus manos... En esta sala de espera, todos viajan en el mismo barco. Todos lo hacen sin brújula. Y todos se dirigen hacia el mismo despeñadero. «Creo que Peligro de derrumbe es una gran novela. Una de las novelas importantes del año, o de la década, o, tirando de largo, de la crisis», escribe Enric González en el prólogo de este libro. «En adelante, Pedro Simón tendrá que compararse con este libro y consigo mismo. Los buenos escritores gozan de la capacidad de hurgar en nuestras entrañas y construir universos completos. A cambio, soportan esa maldición»

1 reseñas sobre el libro PELIGRO DE DERRUMBE

Primera novela de Pedro Simón en la que el autor nos deleita con una magistral radiografía de la realidad social y un estilo descarnado, propio y muy interesante. Desde las primeras páginas disecciona los márgenes más humanos de una sociedad rota, abriendo en canal las consecuencias de una crisis que aún hoy nos sacude hasta el derrumbe. Los personajes están perfectamente definidos y el escritor consigue acercarnos a sus dilemas, circunstancias y decisiones como si las estuviéramos experimentando en carne propia. Esta es la literatura que necesitamos, la que te agita como una rama seca con su narrativa; la que crea un mundo y unos personajes en los que nos reconocemos. Una literatura comprometida con la realidad social, como la obra de Pedro Simón.