Búsqueda avanzada de libros
Calificar
8,4 48 votos

Sinopsis

Un método de alfabetización que tiene como idea animadora la «educación como práctica de la libertad». En un régimen de dominación de conciencias, en que los que más trabajan menos pueden decir su palabra, y en que inmensas multitudes ni siquiera tienen condiciones para trabajar, los dominadores mantienen el monopolio de la palabra, con que mistifican, masifican y dominan. En esa situación, los dominados, para decir su palabra, tienen que luchar para tomarla. Aprender a tomarla de los que la retienen y niegan a los demás, es un difícil pero imprescindible aprendizaje: es «la pedagogía del oprimido».

Año de publicación:2012

7 reseñas sobre el libro PEDAGOGIA DEL OPRIMIDO

Muy buen libro donde Paulo Freire nos muestra que la mejor forma de educar, más si cabe en colectivos marginales es darles participación para que se auto reconozcan como parte de la sociedad y pierdan el miedo a luchar por su liberación.


Este libro es la manera más asertiva para comprender desde el campo de la educación la lógica del amo y el esclavo de Hegel.


INTRODUCCIÓN La "filosofía de vida" del sapo consiste en que está feliz en su estanque y piensa que eso es todo lo que existe, sin saber que allá afuera existe un enorme mundo por conocer. Quizá esta "filosofía de vida del sapo", esta forma de pensar ha permeado todas las áreas del pensamiento humano para que haya una enorme resistencia al cambio. "Pedagogía del oprimido" es una obra que nace en 1960 de la pluma del pedagogo Paolo Freire, en el contexto de un pensamiento liberador de la opresión. RESUMEN La "educación bancaria" es el nombre con el que Paolo Freire designa ese grave error de la educación. Esta clase de educación consiste en ver a los estudiantes como meros archivadores que se abren y deposita información para luego devolverla sin ningún análisis. Se enseña o programa a los estudiantes a recibir información, memorizarla de manera automática y recitarla sin ninguna clase de escrutinio. En otra palabras el maestro es visto como la fuente de toda información y verdad, mientras que los estudiantes son elementos pasivos que no tienen derecho a opinar, reflexionar o siquiera preguntar. "La educación problematizadora" es la alternativa que Freire propone: el mundo es el aula, el maestro y el alumno asisten a un lugar de encuentro donde el maestro únicamente es un moderador que colabora en el proceso de construcción del aprendizaje y no es el poseedor y fuente de conocimiento, sino que el alumno y el maestro son personas que aportan al crecimiento intelectual. Freire hace una serie de preguntas incisivas que llevan a reflexionar en la actitud de todo aquel que se llama maestro y su capacidad de dialogar académicamente con sus estudiantes: 1. ¿Cómo puedo dialogar [Yo maestro], si alieno la ignorancia, esto es, si la veo siempre en el otro [el alumno], nunca en mí? 2. ¿Cómo puedo dialogar, si me admito como un hombre diferente, virtuoso por herencia, frente a los otros, meros objetos en quienes no reconozco otros “yo”? 3. ¿Cómo puedo dialogar si me siento participante de un “gehtto” de hombres puros, dueños de la verdad y el saber, para quienes todos los que están fuera son “esa gente” o son “nativos inferiores”? 4. ¿Cómo puedo dialogar, si parto de que la pronunciación del mundo es tarea de hombres selectos y que la presencia de las masas en la historia es síntoma de su deterioro, el cual debo evitar? 5. ¿Cómo puedo dialogar, si me cierro a la contribución de los otros, la cual jamás reconozco y hasta me siento ofendido con ella? 6. ¿Cómo puedo dialogar, si temo la superación y si, sólo con pensar en ella, sufro y desfallezco? Después de hacer estas preguntas Freire afirma: La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad, o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo. No pueden ser sus compañeros de pronunciación del mundo. Si alguien no es capaz de servirse y haberse tan hombre como los otros, significa que le falta mucho que caminar, para llegar al lugar de encuentro con ellos. En este lugar de encuentro, no hay ignorantes absolutos ni sabios absolutos: hay hombres que, en comunicación, buscan saber más. ANÁLISIS ¿Qué hago cuando ponen un cerebro a mi disposición? ¿Qué hicieron "mis maestros" con mi cerebro? ¿Mis más arraigadas convicciones son el resultado de una investigación personal profunda o simplemente repito lo que alguien dijo? Muchos de nuestros más profundos dogmas de vida son imposiciones que fueron inyectadas año tras año, mes a mes, semana tras semana y hora tras hora. Una mentira muy bien repetida se termina volviendo en una verdad inamovible. Paolo Freire a través de este denso libro lleva a una reflexión que no deja indiferente al lector comprometido. Quien entra al mundo de pedagogía del oprimido no sale igual que como entró. CONCLUSIÓN Este libro explica por qué muchos se resisten al cambio, pero también confronta (pone frente al espejo) a todo aquel que sinceramente se acerca para escrutar su filosofía educativa. Y nadie, absolutamente nadie de los que tienen una filosofía educativa tradicional sale incólume. ¿Te atreves a leerlo y que te lea?


El libro no debería estar clasificado como Psicología y autoayuda, es un INSULTO!!! Este texto es una reflexión obligatoria para todos los maestros de México y América Latina, o todos aquellos países "en desarrollo" oprimidos por el sistema político globalizado. Este libro es imprescindible para todo aquel que pretende enseñar.


Libro que todo profesional de la educación debería leerlo, sobre todo para entender el aparato cultural de latinoamérica.


Es un libro donde Freire habla de una pedagogía libertadora en donde el método deja de ser instrumento del educador con el cual manipula a los educandos porque se transforman en la propia conciencia. Hay que revisar los métodos tradicional de la enseñanza, la educación es el medio para salir de una situación opresora por parte del sistema.


La obra fue escrita en el contexto de la dictadura militar de la década de los 60 en Brasil. Paulo Freire con un lenguaje ameno y sencillo hace un análisis de un modelo vertical y opresor de la educación y propone un modelo alternativo liberador y dialógico.