Calificar:

9,3

27 votos

Sinopsis de PAULINA

11 reseñas sobre el libro PAULINA

Ternura y belleza al completo. ¿Cómo se puede interpretar de esta forma tan sensible y conmovedora lo que piensa y siente una niña y contarlo de manera tan hermosa, incluso épica? ¿Y de qué va? La trama es en apariencia muy sencilla. Paulina, una huérfana niña de diez años es llevada a la casa de sus abuelos en la montaña para que pueda terminar de recuperar su salud. En este ambiente campesino, conocerá nuevas formas de vivir y nuevas personas, muy distintas a las que conocía en la ciudad. Entre ellos está Nin, un niño muy especial, de su misma edad. ¡Qué viaje a la infancia tan maravilloso nos regalas Ana María! Para que lo podamos disfrutar a cualquier edad (éste es un libro para niños de 9 a 99 años más o menos). Para mirar con “aquellos ojos que ponen las personas cuando se acuerdan de cosas que pasaron hace mucho tiempo, aunque sean cosas alegres” Y Paulina nos dice: “Ya nunca, nunca, aunque viva años y años y sea más vieja que nadie, se me olvidará la casa de las montañas” Y hablando de su abuela señala “Las historias de la abuela eran muy diferentes a las de los libros. Sabían a pan y avellanas” Por supuesto, Pauli, a eso saben las historias de los abuelos. Por eso, es que es inevitable hacer el propio viaje a la infancia. Este libro obliga a hacer ese viaje. No hay caso, no he podido evitarlo ¿Por qué me conecto de esta manera con Paulina y su mundo? Aparte de esta prosa tan sublime, lo que me produce es mi propio traslado a esos tiempos en que me criaba en el campo. Las sensaciones, el despertar al significado de las cosas, la entrada paulatina a ese mundo de los grandes. Y esos olores, a tierra húmeda y a pan saliendo del horno, el canto de los zorzales, los sabores de las frutas, los ojos que se quieren tragar todo lo que forma parte de ese paisaje añorado de árboles, riachuelos, lagunas y siembras, todo teñido con distintos tonos de verde. Y al medio, las figuras inmortales de los abuelos. Pedro, mi abuelo materno, hombre de campo de tomo y lomo, orgulloso de su primer nieto. Pequeño agricultor y gran talabartero, hacía los mejores lazos de cuero de la comarca, experto capador de potros, en aquellos tiempos en que no había veterinario, amigo de sus amigos, lo recuerdo en sus últimos años, sentado en un banco de troncos, con la espalda afirmada en la tapia a la entrada de esa casa añorada. Mirando el horizonte, más allá de la vega y del bosque, pensando…¿en qué pensabas abuelo Pedro? Seguro que en esos viejos tiempos, en tus años mozos, en los que Paulina nos hace vivir a todos, aquí en estas líneas, que nos aprieta el corazón y nos humedecen los ojos. La abuela Orfilia era mi bastión. Sus polleras eran mi refugio cuando tenía que esconderme, luego de cometer esos errores infantiles, conocidos también como travesuras o digamos derechamente, pequeñas maldades de niño. Como dejar la tranca abierta para que se arrancaran las ovejas al camino. Sus sopaipillas y tortas fritas, aún parece que estuvieran en mi paladar. Te recuerdo con tu voz llena de ternura inigualable, esa voz de la llamada a la hora de comer y ese andar vacilante cuando ya eras muy viejita. Bueno, y así me he involucrado con este libro. Sería incapaz de leerlo o contárselo a alguien de corrido, porque al igual que en la lectura, tengo que pararme a respirar hondo para poder seguir. Y no estoy exagerando. Es que esta sensibilidad exquisita de Ana María para contar la historia de Paulina y Nin es imparable. Una historia para atesorar. Con el valor de la inteligencia de los niños que solemos despreciar. Con lecciones de acogida a lo diferente y que la solidaridad se puede cultivar. Que el amor a la tierra sirve para comprender mejor a los nos rodean. Y que nos deja en medio de tanto mensaje poético, lo único que no es ingenuo: una dosis bien puesta de denuncia social de las injusticias y desigualdades. ¡Qué grande eres Ana María!.


Entrañable historia, tierna , te estremece el alma, niños, amistad sincera, abuelos, un ambiente que te mete de lleno en la niñez, todo un cocktel de belleza que te hace enamorarte de todos los personajes. Una delicia de libro!!


Ana María Matute escribe precioso. Su prosa es sencilla y al mismo tiempo bella, muy bella. El argumento de este relato es simple. Paulina, una niña huérfana de 10 años, vive con su tía en la ciudad, y es llevada a vivir con sus abuelos en las montañas para que se recupere de una enfermedad. Allí conoce a Nin, un niño ciego hijo de uno de los aparceros de su abuelo. Y con este argumento tan sencillo la autora nos regala un precioso relato, con la descripción de la vida en las montañas, sus paisajes, las sensaciones de Paulina, su amistad con Nin y los problemas de éste. Es un canto a la amistad, a la inocencia de la infancia, y a esa figura entrañable que creo la mayoría llevamos siempre en nuestros corazones, los abuelos. Personalmente me ha llevado atrás en el tiempo, porque desde que tengo uso de razón hasta que a los 18 años empecé a trabajar, pasé todos mis veranos con mis abuelos en un pueblo de montaña, un pueblo al que adoraba y al que nunca he dejado de ir. He disfrutado mucho de esta preciosa narración tan entrañable y llena de ternura.


Paulina en un librito breve pero precioso, una historia entrañable de una amistad entre dos niños pertenecientes a mundos distintos, contada desde la perspectiva de una niña de diez años, con su espontaneidad, ingenuidad e inseguridades. Ambientado en la España rural de la postguerra, de la que se hace un conmovedor y realista retrato, el relato posee pequeñas pinceladas de crítica social muy interesantes. Paulina es una niña que va desde la ciudad a pasar una temporada a la montaña donde viven sus abuelos para recuperarse de una enfermedad que ha padecido. Allí conoce entre otros a Nin, un niño ciego perteciente a ese entorno rural al que le unirá para siempre una preciosa amistad. Los personajes de estos dos niños me han llegado a lo más hondo y ya ocupan para siempre un pedacito de mi corazón literario junto a Daniel el Mochuelo o Germán el Tiñoso de Delibes. La prosa de Matute, una de las grandes de la lengua castellana, es de una dulzura tal que es capaz de enternecer y conmover a cualquiera, a mi directamente me ha derretido....No se puede escribir más bonito.


Dicen que es para niños,no lo sé,yo he disfrutado de mi Heidi española;ha removido mis sentimientos de cuando era pequeño y visitaba a mi abuelo en su casa del campo ,sin luz,ni agua corriente,pero con una vida plena,donde premiaba la amistad,lealtad,respeto,gratitud y por encima de todo el amor a la tierra y a las raices.


No se si fue con 11 o 12 años, pero si recuerdo tratar este decalogo de la amistad y sencillez como un tesoro, el olor de sus paginas, pasarlas lentamente, con sumo cuidado, sin duda este y no otro fue el libro que cambio mi percepcion y trato hacia la literatura. Con exquisita sensibilidad, sencillez y un tiempo narrativo, dulce, matute narra una historia de doble filo que simplemente te enamora. Para niños? Habra que ser niño entonces!


Pulina es el primer libro que leo de Ana María Matute, y me he encontrado con una historia maravillosamente sencilla 😍 que descubre y atrapa al lector con el relato de situaciones un tanto complejas donde la tristeza, la enfermedad, la nostalgia, la amistad, el respeto, la unidad familiar y el amor filial, forman parte del diario vivir de las personas. Es un relato precioso donde la sabiduría, amistad, ternura, inocencia, sencillez, sensibilidad y humanidad que tienen los niños para mirar el mundo descubren que existen realidades distintas a las que tienen que vivir asumiéndolas con respeto y admiración. Leí Paulina mitivada por la reseña que compartió Rafa, hace un tiempo. Muchas gracias, Rafa. 🤗


Una historia hermosa sobre una niña huérfana que pasa el nvierno en una casa de montaña junto a sus abuelos paternos. La sublime pluma de Ana Maria Matute describe hermosos paisajes nevados, dulces cocineras que prodigan besos y abrazos, el descubrimiento de la amistad genuina en un niño ciego y el gozo que genera desprenderse de lo nuestro y obsequiarlo a quien lo necesita.


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR ANA MARÍA MATUTE


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN INFANTIL


GREGOR 4

SUZANNE COLLINS

Calificación General: 9,4Por leer

EL TUNEL

ANTHONY BROWNE

Calificación General: 8,7Por leer

FRASES DEL LIBRO PAULINA

“Las historias de la abuela eran muy diferentes a las de los libros. Sabían a pan y avellanas (digo eso, porque me las contaba a la hora de merendar)”. O la asociación de sabores, olores, sonidos de la infancia que permanecen en nosotros más allá del olvido adulto.”


Publicado porSoniagh