Calificar
9,0 2 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Bajo el ojo helado de la luna, Nippur observa los senderos que se abren ante él. Los observa y recuerda otros senderos. En ellos conoció amigos y enemigos. A Ur-El, el gigantesco elamita. A Hattusil, el guerrero jorobado. A Teseo, el monarca sin trono. A Karien, la amazona. A Arak, el hombre que pudo matarlo. Pero, esta noche, la luna los iguala a todos con su brillo de plata. Esta noche todos son recuerdo, sueño, niebla. Un eco distante del pasado. Inmóvil frente al abanico de senderos que se abre a sus pies, Nippur toma una decisión. Da un paso adelante y se adentra en el porvenir. Aquí se presentan los legendarios episodios escritos por Robin Wood y dibujados por Ricardo Villagrán entre 1972 y 1974. un clásico irrepetible de la historieta argentina.

Año de publicación:2013

1 reseña sobre el libro NIPPUR NÚM. 05

“Nippur de Lagash” es una creación del gran Robin Wood quien nació en Paraguay en 1944, en el seno de una colonia de inmigrantes irlandeses y escoceses que llegaron a Sudamérica desde Australia y fundaron una colonia “socialista” en medio de la selva. Una vez dijo “El tipo que dirigía la expedición declaró dos leyes: nada de alcohol ni de relaciones con las nativas . Imagínense quinientos irlandeses en la tierra de la caña de azúcar… no se habían sacado los zapatos que ya estaban destilando. De ellos, además, trescientos cincuenta eran hombres… bueno, todo esto trajo algunos desajustes”. De chico, nunca tuvo contacto con la historieta. “Dejé la escuela en quinto grado, viví en un orfanato y trabajé en un obraje despachando troncos por el río Paraná. Eso sí: a los ocho años ya devoraba la obra de Shakespeare, Simone de Beauvoir y Hemingway y antes de los 20, había ganado dos concursos literarios. Uno de ellos, un análisis sobre la cultura y el arte en Francia.” Robin Wood, el autodidacta, se define a sí mismo como “un lector enfermizo”. Cuando llegó a Buenos Aires, fue obrero durante diez años, viviendo en condiciones poco menos que miserables. Su primer contacto con el mundo de las viñetas fue a través del gran dibujante Lucho Olivera, con quien compartía la fascinación por la historia de Sumeria y la antigua Mesopotamia. Wood quería dibujar, pero carecía de talento. Olivera, por su parte, se quejaba de la calidad de los guiones. Olivera le propuso entonces que escribiera y así fue como Wood, el dibujante frustrado, le hizo llegar tres propuestas. No se enteraría de su suerte hasta verlas publicadas. “Ese mismo día me presenté en Columba. Había llegado tarde al trabajo, una fábrica en la zona de Martínez, y no me dejaron entrar, llovía… todo era deprimente, casi de película, y me fui a la editorial, que quedaba por Corrientes y Callao”. Entre su nombre inverosímil y su aspecto harapiento, Wood tuvo que dar muchas explicaciones, pero salió de allí con su primer cheque y un compromiso de trabajo. “Me pagaron los tres guiones y me prometieron comprar todo lo que les enviara”.


También se buscó en NOVELAS GRÁFICAS Y COMICS


8. MAFALDA

QUINO

Calificación General:9,6

6. MAFALDA

QUINO

Calificación General:9,6