Sinopsis

Parece una historia sobre sexo y borracheras, cuando en realidad es un poema sobre el amor y el dolor. El " viejo indecente ", un perdedor nato, se encuentra a los cincuenta a帽os con una creciente reputaci贸n literaria, alg煤n dinero en el banco y mujeres: monta帽as de mujeres. Se le ofrecen en los recitales de poes铆a, le escriben cartas procaces, le telefonean sin cesar. Y Chinaski las quiere todas, quiere desquitarse de su largos a帽os de forzadas abstinencias. Y, a la vez, este gigantesco marat贸n sexual es un proceso de aprendizaje, de conocimiento, en el que Bukowskino escatima sarc谩sticas observaciones sobre s铆 mismo, y en el que en el machismo de textos anteriores queda seriamente erosionado. Todo ello unido a incontables borracheras: el alcohol en tanto que mecanismo que le permite seguir viviendo, a la par que le destruye. Bukowski parece sugerir que las alternativas -es decir, una carrera m谩s respetable, literaria o la que fuere- son a煤n m谩s deshumanizadas.

A帽o de publicaci贸n:1979

16 rese帽as sobre el libro MUJERES

Alcohol, escritos, mujeres y mas alcohol, es lo que rodea la vida de Henry Chinaski, Una historia realmente maja, llena de pensamientos, claro muchos de ellos sueltos y algunos profundos. Es el perfecto libro para conocer la realidad, el deseo y la curiosidad que rodea a un viejo escritor. Y es que es tan... ahhhhhh, me fascina la vida chinaski que obviamente es el 谩lter ego de bukowski, mi admiraci贸n desde un enfoque antropol贸gico. Se imaginan el tener una vida a ese estilo, repleto de complicaciones humanas y profundo en la evacion de la responsabilidad emocional para con los involucrados. Definitivamente tienes que leerlo no uno, sino varias veces para poder apreciar lo que en su subconsciente nos regala el 煤ltimo poeta maldito de Norteam茅rica.


Mediante temas tan controversial en la actualidad, como alcoholismo, sexualidad, drogadicci贸n y dem谩s Bukowski junto a Chinaski refleja c贸mo se puede interpretar situaciones de personas en diferentes momentos como la soledad, las adicciones, el amor y el desamor. Una lectura atractiva con un final interesante


Este autor fue toda una sacudida de realidad para mi, para conocer como escribe hay que conocerlo bien, en toda su obra grotesca y recalcitrante, racas un poco y hay sentimientos profundos, particularmente recomiendo sus relatos cortos y sus cuentos. Echen un vistazo a alg煤n otro escritor de la generaci贸n beat


Cayendo en ocasiones en la repetici贸n, Bukowski nos entrega una obra muy personal donde su alter geo, Henry Chinaski, debe cargar con el peso de la vejez de su autor y el de su propio cuerpo. "Mujeres" es una novela sobre el desenfreno tard铆o. Sobre lo que uno pierde con los a帽os y trata de recuperar en el ocaso de la vida. Con el caracter铆stico humor negro que lo hace 煤nico, esta m谩s que ser una lectura desvergonzada y obscena, es una recapitulaci贸n de experiencias sexuales, et铆licas y llenas de una falta de rumbo. Di谩logos divertidos, tal vez un poco excesivos.


Hay cierto morbo en la intenci贸n de todo lector, creo impajaritablemente que cuando abrimos un libro lo hacemos por la curiosidad de querer conocer lo que pasa en la vida de los dem谩s, por eso nos pasamos largas horas frente a las delicadas hojas de un texto bien elaborado. Sabemos que eso que leemos es ficci贸n, pero tambi茅n sabemos que eso que ficcionalizamos es la vida misma contada de diferentes formas. Eso me ocurri贸 hace d铆as con el libro 鈥淢ujeres鈥 de Charles Bukowski, un libro aparentemente burdo, escrito de forma escueta, en ocasiones mis贸gino y repleto de im谩genes sexuales combinadas con mucho, mucho alcohol. Lo descubr铆 de forma m谩s bien accidental, una amiga ya me hab铆a hablado de 茅l, y en uno de mis casuales visitas a las librer铆as de la ciudad, lo encontr茅, fue algo as铆 como una cita a ciegas, cuando vi su lomo, una bella edici贸n de Anagrama, de inmediato me sent铆 atra铆do, sin dudarlo quise llev谩rmelo y que hiciera parte de mi a煤n humilde biblioteca. El mismo d铆a que lo tuve conmigo comenc茅 a leerlo, de inmediato tuve la sensaci贸n de que es uno de esos libros que al abrirlos sientes cierta atracci贸n, una conexi贸n que no solo proviene de su textura, sino tambi茅n de sus letras y de lo que ellas encarnaban tras de s铆. Henry Chinaski, un nombre que adem谩s de sonoro, resulta ser el alter ego perfecto de su creador, un hombre dips贸mano, a veces mis贸gino, bastante promiscuo, poeta y bebedor empedernido, un escritor venido a m谩s que vive su licenciosa vida a costa de su lacerante literatura. Un personaje que nos comienza a contar en primera persona todas sus aventuras y desventuras con el alcohol y las mujeres, pero que en medio de tan turbulentas historias nos comienza a develar un ser cargado de angustias, de vac铆os, un ser que ya no ve posible el suicidio porque ya no hay tiempo, porque la vida ya lo ha arrastrado hasta sus confines, no obstante su vida es un ir y venir de encuentros, sensaciones y desaires con el mundo. Un ser al que le llegan y le llueven propuestas para sentir, pero muy pocas para estar. 鈥淢ujeres鈥 es un libro que aparenta ser mon贸tono, pues en 茅l vemos en casi todos sus cap铆tulos, casi la misma estructura, no obstante en sus intersticios, en sus entrel铆neas encontramos abismos que nos llevan a pensar y a repensar un mundo de vac铆os, quiz谩 esos sobresaltos nos adentran en la verdadera personalidad de Chinaski, esa que nos es vedada cuando leemos solo de forma superflua todas sus infortunadas o quiz谩s afortunadas aventuras, pues es ah铆, en esos intersticios donde podemos ver al verdadero personaje, un ser lleno de dudas, un ser que nos golpea con sus subrepticias reflexiones, un ser que nos muestra su verdadera cara, y que en ella vemos reflejado un hombre que quiz谩 va intentando encontrar un camino lleno de incertidumbres. M谩s cuando el personaje est谩 en el ocaso de su vida y piensa que de ah铆 en adelante solo lo espera un camino arduo donde el mundo es incierto y ni la poes铆a, ni el calor de los cuerpos lo pueden salvar. Leer 鈥淢ujeres鈥 es encontrar el exceso, el extremo del placer, la vida al l铆mite, pero tambi茅n es encontrar la soledad en medio de la multitud de la compa帽铆a, es ver que el mundo no es solo sentir, es evidenciar que los placeres no son capaces de colmar la existencia, que la vida requiere de pausas y que en esas treguas radica la placidez del ser, la placidez del estar. El lector que desee conocer a Chinaski, debe despojarse de sus prejuicios y permitirse entrar en un mundo donde todo es posible, donde la sordidez se combina con el placer y donde la racionalidad no est谩 desprovista de la pasi贸n. Complejas dicotom铆as a las que no enfrentamos diariamente. La literatura se crea sin manique铆smos, sin paradigmas aceptados socialmente, Bukowski supo interiorizarlo a la perfecci贸n, por eso quien desee entrar en su mundo, quien desee conocerlo, debe hacerlo con una mente abierta que le permita entrar en los entresijos, a veces s贸rdidos, a veces po茅ticos, (porque hasta en el caos encontramos un bello orden que nos seduce de forma imperiosa), de su peque帽o microcosmos de excesos. Solo si eres un lector de esta 铆ndole podr谩s ver con ojos m谩s clarividentes el mundo de caos y belleza que hay en Henry Chinaski, personaje que funge en toda la obra como su verdadero creador: Bukowski.


A simple vista parece s贸lo una historia sobre borracheras y sexo, pero mientras m谩s te adentras en sus paginas, puedes ver que es pr谩cticamente un poema a la mujer, as铆 c贸mo al amor y al dolor.


Libro entretenido, donde bukowski describe a su alter ego, con bastantes descripciones expl铆citas de relaciones sexuales, se habla tambi茅n de alcoholismo y consumo de drogas.


No suelo abandonar libros , pero este tube que hacerlo , la falta de una trama consisa que le permite al autor irse por las ramas y pensamientos para esta 茅poca fuera de foco. Quien lo quiera se lo cambio por alg煤n libro que valga la pena.


Ver m谩s rese帽as