Sinopsis de MUJERES DE NEGRO

Gabriela y Juana, madre e hija, viven los años de la guerra civil en una ciudad castellana cuyo ambiente les resulta incómodo y asfixiante. Gabriela se ha quedado viuda, su marido ha sido fusilado por sus ideas republicanas y subsiste dando clases en la escuela privada, ya que no tiene acceso a la pública debido a sus ideas políticas, hasta que decide aceptar la proposición de matrimonio que le hace Octavio, un misterioso millonario mexicano que se llevará a madre e hija a su hacienda de Puebla. Allí, lejos del núcleo de exiliados españoles, va transcurriendo la vida de ambas mujeres. Sobre un fondo de sucesos históricos, evocados a la luz nostálgica de la memoria y del desgarro del exilio, asistimos a la intensa relación de Gabriela y Juana, al amor de la hija por su madre, oscilante entre la dependencia y la rebeldía. Juana evoluciona hacia un mundo de deseos y proyectos que choca con la hermética personalidad de la madre, austera y enlutada, marcada por la mística del deber y un puritanismo laico de raíces castellanas. Juana, que rechaza por instinto el pesimismo vital de las mujeres de negro que han habitado su vida, después de varios años de exilio decide regresar al Madrid de la posguerra y se integra a una universidad que ensaya sus primeros conatos de rebeldía.

2 reseñas sobre el libro MUJERES DE NEGRO

Esta vez es Juana, la hija de Gabriela, quien relata la época en la que le toca vivir. Conforme va creciendo va sintiendo la imperiosa necesidad de recomponer un pasado perdido en las brumas de su memoria, el que se desarrolla en los años de su infancia y en el contexto de la guerra civil española. Su padre fusilado por sus ideas republicanas y su madre apartada de la profesión por esas mismas ideas conformaron un contexto social en el que resultó insoportable la vida.“Estábamos viviendo una guerra y esta guerra no sólo se desarrollaba en los frentes sino también en los corazones y en las cabezas de las personas de la retaguardia”.Y Gabriela decidió cambiar de retaguardia para darle otra oportunidad a sus vidas. Desde el otro lado del océano los sentimientos de pérdida y desarraigo perturban a Juana en su identidad, y conforme pasan los años consigue ir madurando sus emociones hasta convertirse en una adolescente con inquietud por la vida y por su futuro. La fisonomía de Juana no se define en ningún momento de la novela, en mi opinión un recurso muy acertado que resulta en el protagonismo absoluto de sus emociones como hilo conductor de su historia. Esta segunda parte de la trilogía de Josefina Aldecoa retrata el periodo histórico que transcurre entre la guerra civil española, la postguerra y la dictadura de Franco, a través de los ojos y las emociones de una joven cuya visión del mundo se va conformando a través de los años en un mensaje de esperanza.


Continúa Josefina Aldecoa contándonos la historia de Gabriela y de su hija Juana, es ésta última la que nos la cuenta en esta ocasión. Gabriela vive en México donde continuará con sus labores didácticas junto a su esposo, y Juana su hija regresa a España para continuar sus estudios. España sigue vaya las directrices del franquismo y muchos exiliados esperan para volver a casa. Juana se hace mayor y va teniendo inquietudes que parecen heredadas de su padre. Muy tierna novela la que nos presenta Aldecoa, sin caer en el exceso ni en los extremos puntos de vista que podían presentarse en la época. Nos la deja abierta para rematar en la última de la trilogía.....continuaremos.


MÁS LIBROS DEL AUTOR JOSEFINA R. ALDECOA


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA