Sinopsis de MOSQUITOS

La señora Maurier, protectora de las artes, invita a un nutrido y excéntrico grupo de artistas, intelectuales y prohombres de Nueva Orleáns a pasar unos días en su yate y navegar plácidamente por el lago Pontchartrain y el inevitable Mississippi. Pronto la cubierta del Nausikaa se ve poblada de escultores, poetas, novelistas, diletantes y alguna que otra lolita, pero el encuentro entre exquisitos rápidamente deviene farsa. A través de unos personajes frívolos, ociosos e intrigantes, básicamente fútiles y mediocres, Faulkner nos presenta su peculiar visión sobre la jet-set sureña de la época, a la que fustiga sin piedad. La cháchara incesante de esta camarilla es parangonada al insufrible zumbido de esos insectos diminutos y obstinados, legión inevitable y odiosa, que asolan nuestros veranos y dan título al libro. Tras el dardo afilado de Faulkner subyacen reflexiones nada cómicas sobre la creación, la vejez y el deseo.

1 reseñas sobre el libro MOSQUITOS

"Olvidar la pena-repitió con su voz áspera-.Solamente un idiota no tiene penas; solo un imbécil podría querer olvidarlas. ¿Qué otra cosa hay en el mundo tan fuerte como ésa para pegársele a uno en las entrañas?" El segundo libro de William Faulkner, publicado en 1927, es una fuerte crítica al mundo del arte, los supuestos artistas y los mecenas de Nueva Orleans, al sur de los Estados Unidos. Todo comienza cuando la Señora Maurier, persona del jet-set local invita a un grupo de artistas a pasar unos días a bordo de un crucero a través del Lago Pontchartrain. El relato va describiendo día por día. El elenco variopinto incluye a los sobrinos de la anfitriona, al señor Talliaferro, un mecenas, varios colados y artistas de todo tipo. La idea de la Señora Maurier es agasajarlos y regodearse de cultura y arte. Los artistas tienen como objetivo aprovechar el viaje y divertirse, emborracharse, y sacarle el jugo a la situación. Al fin del primer día el barco encalla en el lago y deben esperar tres días a que vengan a rescatarlos. Faulkner se aprovecha de esta anécdota para mostrar una sociedad mediocre y snob, tanto de los artistas como del resto. Los supuestos "cultos" no son otra cosa que seres mezquinos, fracasados que se creen mucho más de lo que son, borrachos empedernidos y maleducados. En el caso de la Señora Maurier y sus sobrinos, personajes aburridos y caprichosos con muy poco que ofrecer. La crítica del autor es feroz,sin piedad, llevando al ridículo a todos los tripulantes, convirtiendo esos días en un infierno plagado de mosquitos que hacen más terrible la travesía. No es el mejor Faulkner, pero vale la pena dejarse llevar por el oleaje del Mississippi.


MÁS LIBROS DEL AUTOR WILLIAM FAULKNER


SARTORIS

WILLIAM FAULKNER

Calificación General: 8,8Por leer

LUZ DE AGOSTO

WILLIAM FAULKNER

Calificación General: 8,5Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA