Sinopsis de MIS DOCUMENTOS

«Mi padre era un computador y mi madre una máquina de escribir», apunta Alejandro Zambra en las primeras páginas de este libro de relatos, que bien puede leerse como una novela, o como once breves novelas archivadas en la carpeta Mis documentos. A veces parece que hablara un mismo personaje, trasunto del autor, que recuerda sus desventuras como estudiante y como profesor, o que registra su malhumorado intento de superar el tabaquismo («Qué cosa más absurda, realmente: querer vivir más. Como si fuera, por ejemplo, feliz»). Pero la ilusión de una vida propia, fomentada por la famosa carpeta de Windows, se rompe pronto: los documentos de uno son, en el fondo, los documentos de todos, parece decirnos Zambra, en especial si se habita un país que necesita indagar en el pasado. Con el fino sentido de la ironía y la precisión que ya le conocemos, con humor y melancolía, con espíritu paródico, con aliento lírico y a veces con rabia, Alejandro Zambra traza la anodina existencia de unos hombres que se repliegan en una idea antigua de la masculinidad, o el tránsito de unos seres pendulares que apuestan sus últimas fichas al amor. La incesante búsqueda del padre, la obsolescencia de objetos y de sentimientos que parecían eternos, el desencanto de los jóvenes de la transición («La adolescencia era verdadera. La democracia no»), la impostura como única forma de arraigo, y la legitimidad del dolor, son algunos de los temas que cruzan este libro. Mis documentos muestra a un autor que consolida y proyecta hacia lugares nuevos el personal estilo forjado en Bonsái (descrita por Junot Díaz en The New York Times como «un puñetazo en la mandíbula»), La vida privada de los árboles («Una obra sorprendentemente entera y resonante», según The Complete Review), y Formas de volver a casa, una novela sobre la cual la crítica ha sido elocuente: «Un magnífico lenguaje, a la sombra de Carver: precisión, tristeza, crueldad, ternura» (Joaquín Arnáiz, La Razón); «Una de las mejores novelas chilenas en mucho tiempo» (Tal Pinto, The Clinic); «Formas de volver a casa eleva a Zambra al lugar de los escritores vivos que simplemente debemos leer» (Clancy Martin, Bookforum); «Un talento asombroso» (Adam Thirlwell, The New York Times Book Review).

5 reseñas sobre el libro MIS DOCUMENTOS

De la cruza de la aparente obsolescencia, y la modernidad tecnológica, resulta este conglomerado de relatos que involucran mucho más que simples reflexiones, entre ficcionales y anecdóticas, todas ellas son atravesadas por una sociedad que le ha costado superar un pasado incierto, y arribar a un presente dubitativo. Una serie de historias que bien podrían ser una misma, en diferentes momentos, donde la soledad, la dificultad de asumir esa condición de ser humano social y no pesan sobre los personajes que narran desde sus debilidades y fortalezas, que cuentan anecdóticamente para solapar un mucho de lo que no pueden desprenderse, y apelan a la memoria, como culpable de sus olvidos, sus fracasos, tropiezos. Dificultades, Recuerdan, recuerdan, recuerdan, pero con toda certeza no como fue exactamente, sino como conviene a su necesidad de supervivencia. El largo camino, de el deseo de ser escritor, que transita por la docencia, para culminar en el logro de la meta alcanzada, escribir, ser leído, considerado, reconocido, Es autobiografía, es ficción, no lo sé. Pero es una muy reconfortante manera de “ escuchar” las historias que Zambra con su peculiar estilo nos narra desde su cuaderno de notas, y que nos hacen ver reflejados en mas de una. Para mí “ Camilo “ , “ Larga Distancia “, “Gracias” “ Instituto Nacional “ y “ Vida en Familia “ destacan, pero cada cual puede obtener un algo ( o un mucho ) de alguno


Conjunto de relatos, cuentos, reflexiones. Pueden ser aurobiográficos o no; no lo sabemos.Creo igual que en todos se ve un hilo conductor. Hay reflejos, reminiscencias a la infancia y adolescencia de los personajes (o del autor). Hay un contexto político y social que está presente - la dictadura chilena y Pinochet - y que sobrevuela todas las historias relatadas en el libro. Es mi primera aproximación al autor y me gustó. Como en todo libro de cuentos y relatos algunos me gustaron mucho y otros no tantos.


Primer libro de ficción que leo del autor (ya había leído No leer) y veo que eso de la ficción biográfica sigue tomando forma y adeptos en el mundillo literario. Personalmente me gustaron muchos de sus relatos ¿o memorias?, y pienso seguir leyendo más del autor para saber, como dijo Roberto Bolaño un día, qué es eso de la literatura latinoamericana. En este libro, podemos apreciar diversas historias que van desde el ambiente inocente y preadolescente, a relatos más encaminados a la soledad de la adultez, cosa que, a mi en particular, me gusta mucho. Los últimos cuatro relatos cambia el registro de la escritura, lo que me chocó un poco puesto que pienso debió seguir un poco más con la estructura de los primeros relatos que componen el libro. Sin embargo, crea esa atmosfera de totalidad al querer abarcar diversos tonos. En general, me gustó el libro. Relatos que volveré a releer por lo que me gustaron: Recuerdos de un computador personal, larga distancia, verdadero o falso, Camilo, Yo fumaba muy bien y Vida de familia.


Es un libro de cuentos en apariencia "ligth" con un lenguaje actual y llenos de giños generacionales, pero en el fondo describe muy bien los problemas y las angustias de hombre moderno. ¿O debería decir Millennium? Zambra ya es uno de mis autores preferidos.


Mis documentos, es el primer libro que leo de Alejandro Zambra y lo recomiendo tanto al libro como al autor, puesto que ya percibo que su escritura no me va a defraudar cualquiera sea el libro de su autoría que llegue a mis manos. Se trata de once relatos con temáticas atractivas y de lectura muy llevadera, de esos que dan ganas de terminar uno y ver qué sigue; pero es ésta una virtud de Zambra, de su tecnicismo, de la vuelta de rosca que le encuentra a una historia y que en definitiva hace que nos quedemos sin palabras y digamos por lo bajo qué bien que lo resolvió. Entre mis destacados figuran: "El hombre más chileno del mundo", es un muy buen relato corto. "Vida de familia", es uno de los que más me gustó, brillante. "Camilo", "Instituto Nacional" y "Hacer memoria", son todos relatos difíciles, duros, oscuros... pero excelentes y necesarios. Y por último "Larga distancia" una historia interesante de la que extraigo esta cita que me llamó particularmente la atención: "No solía imaginar seriamente el futuro, quizás porque confiaba en eso que llaman la buena estrella. Cuando decidí estudiar literatura, por ejemplo, lo único que sabía es que me gustaba leer y nadie me movió de ahí. En qué trabajar, qué tipo de vida quería: no sé si llegaba a pensar en esas cosas hubiera sido pura angustia. Y sin embargo supongo que, como se dice, quería salir adelante, quería surgir". Y vaya si has surgido, Alejandro Zambra!


MÁS LIBROS DEL AUTOR ALEJANDRO ZAMBRA


POETA CHILENO

ALEJANDRO ZAMBRA

Calificación General: 8,6Por leer

FACSIMIL

ALEJANDRO ZAMBRA

Calificación General: 7,7Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


LA HIJA DEL ESTE

CLARA USON

Calificación General: 8,7Por leer

RELATOS I

JOHN CHEEVER

Calificación General: 9,4Por leer

FRASES DEL LIBRO MIS DOCUMENTOS

Mi neurólogo, en cambio, está seguro. Estudió siete años medicina general, después otros tres para sacar la especialidad, y todo para terminar diciéndome esto: que fumar es dañino para la salud.


Publicado porEdd62

Qué cosa más absurda, realmente: querer vivir más. Como si fuera, por ejemplo, feliz


Publicado porEdd62

Aquella tarde mi amigo me habló sobre autores fabulosos que acababa de descubrir, sobre novelas impensadas y poemas geniales. Había recuperado la pasión, la malicia y el decoro. Y el amor a la vibración de su propia voz. Y la belleza. (Yo fumaba muy bien)


Publicado pordaniela27

Dejé de fumar debido a las migrañas, pero quizás no fue el motivo principal. Lo que pasa es que soy cobarde y ambicioso. Soy tan cobarde que quiero vivir más. Qué cosa más absurda, realmente: querer vivir más. Como si fuera, por ejemplo, feliz. (Yo fumaba muy bien)


Publicado pordaniela27

Y siguen hablando al día siguiente, como si tuvieran toda la vida por delante, dispuestos al trabajo del amor,(...) (Gracias)


Publicado pordaniela27

Nunca tuve, en todo caso, esos devaneos racionales sobre la existencia de Dios, quizás porque después empecé a creer, de manera ingenua, intensa y absoluta, en la literatura. (Mis documentos)


Publicado pordaniela27