1. ALIBRATE
  2. CLÁSICOS UNIVERSALES
  3. MEMORIAS DEL SUBSUELO

Calificar:

8,4

177 votos

Sinopsis de MEMORIAS DEL SUBSUELO

Una obra que concentra contenido filosófico y en la que se plantean las cuestiones más extremas que un hombre pueda hacer. Fiódor M. Dostoievski escribe «Memorias del subsuelo» en un momento social y político bastante complejo, al que se une la delicada situación personal por la que el autor estaba atravesando: su mujer se moría y su tormentosa relación sentimental con una joven le causaba dudas y remordimientos que incidían en una evidente crisis personal. El resultado de esa situación histórica, personal, vital y anímica. «Memorias del subsuelo» es una obra contradictoria, no exenta de matices. En forma de diálogo, un hombre sin nombre ni identidad concreta, excepto la de ser un funcionario, como se presenta a sí mismo desde las primeras páginas, va narrando las memorias de su tragedia personal. Dostoievski logra crear con él uno de los mejores y más impactantes antihéroes de su ingente producción novelística, como lo son Raskólnikov o Iván Karamázov, un sujeto retórico de difícil imitación, en el que las raíces eslavófilas y el innegable rechazo a la imposición burocrática se aúnan en todo un tratado.

16 reseñas sobre el libro MEMORIAS DEL SUBSUELO

"Memorias del subsuelo" es un retrato minucioso, de tipo psicológico, de un funcionario anónimo que se deja llevar por los más viles pensamientos y actitudes. Desprecia a las personas y es incapaz de tener un sentimiento bueno o humilde. Es casi el reflejo de una sociedad cada vez más enferma y materialista en la que vivimos, casi de tipo psicopática, donde cada uno busca su satisfacción personal sin importarle el resto. O es más, con la intención de molestar si puede, de volver al otro infeliz para poder ser feliz él mismo. Lamentablemente, conocemos a personas así y es por ello que el libro me ha removido profundamente y quería que terminara cuanto antes.


Lo peor es que logra siempre que nos veamos reflejados, aunque sea en este miserable ser, en su pasión por hacer daño y sufrir por ello el calvario de los remordimientos, de la vergüenza. Anticipa lo mejor de Crimen y Castigo, el delirio desesperado y desesperante de un pobre diablo devorado por el dolor, la miseria, el tormento de la imaginación, la extrema sensibilidad enferma. Y aun así quién no se ha mirado con sinceridad y visto la miseria dentro, esperando aparecer sin motivo, por ver que pasa. Es verdad que la primera parte es mas complicada, embrollada, pero anticipa el relato delirante de la segunda, sin el que quizás perdería profundidad.


Si están a punto de leer a Dostoyevski y este libro cae en sus manos no esperen una trama precisa que vaya de un punto al otro. Memorias del subsuelo podría considerarse, de alguna forma, un monólogo iracundo. Es protesta y deseo y envidia; es un hombre que no puede hablar más que consigo mismo sobre el mundo a su alrededor. El desahogo que presenta el personaje de Dostoyevski en la novela raya en lo despreciable. Y, sin embargo, no podemos evitar sentir empatía por él, conmoción y hasta lástima. Una gran obra llena de dolor y golpes a la pared.


La novela se organiza en dos partes. En la primera, el narrador y protagonista, encabeza un monólogo donde expone un profundo sentido de autoconciencia. Desde subsuelo ascienden, con un tinte de neurosis, expresiones de contradicción y paradoja humana. La segunda parte está constituida por la narración de la historia propiamente dicha. "El hombre corriente debe evitar caer en el fango; pero el héroe aunque caiga, jamás podrá ensuciarse completamente. Por lo tanto yo puedo revolcarme en el fango". La superioridad de la cual se vanagloria el personaje, le concede una especie de licitud para someter moralmente y humillar. Y a su vez, es esa misma inteligencia la que le otorga licencia para el autoescarnio y la bajeza. Gato y ratón a la vez. Subyace en todo momento un sufrimiento genuino que es punto de partida y punto de llegada. Es goce, es vicio. Una novela plagada de filosofía y psicología aunque más no sea por fuera del canon. Muy buena.


Una hermosa alegoría del resentimiento social, justificado o no. Creo que todos tenemos algo del protagonista. Me gustó mucho, y parece haber sido escrito ayer.


Esta novela se divide en dos partes. En la primera, un narrador protagonista sin nombre se confiesa de ser un tipo malo, un antisocial, un enfermo. Lo cuenta en segunda persona. Se dirige a los lectores, pero con cierta intimidad, como en un diario personal. Se jacta de encarnar la piel de un hombre más inteligente que el resto, lo que le provoca ejercer actitudes misantrópicas. Sin embargo, reconoce la envidia que le causa la simpleza de los demás y, en simultáneo, la atracción por querer ser parte del entorno y, también, de confrontarse con él. . Entonces, dos cosas básicas de esa primera sección: por un lado, un chabón genial, un culto, un diferente, un superior de la raza humana; por otro lado, un estúpido, un pobre tipo, un cobarde que, a pesar de todo, necesita sostener relaciones “reales” para demostrarle a alguien esa intelectualidad que (a mí entender) a nadie le interesa. Dos versiones de un mismo hombre que en conjunto forman un histérico. . En el segundo tramo, este fulano relata una anécdota como para justificar lo que dice en la primera parte. Cuenta que siempre fue un odiado por sus compañeros de colegio y que a él también le caían todos para el culo. De todas formas, sigue yendo a ver, de vez en cuando, a uno que se traga un poco más. Un día se encuentra con ese y con otros dos y organizan una juntada. Nadie lo quiere invitar, pero él va igual. Todo ese proceso de no querer ir, pero en realidad saber que sí o sí irá, le causa unos problemas terribles en la bocha. La cuestión es que sale todo mal, se pelea con todos, nadie lo banca, lo dejan medio tirado, los persigue y se termina quedando con una prostituta. Con esta mujer también se hace el crack y después tampoco termina bien. . Es un libro para odiar al personaje, pero también para plantearse hasta dónde nos puede llevar la propia vanidad. Deja unas cuantas más reflexiones interesantes. Me causó tanta antipatía y tanta pesadez que terminó por gustarme un montón.


La primera parte me ha resultado un tanto tediosa, una argamasa de teorías filosóficas sobre las condición humana. En la segunda parte se anima la novela, pasamos de la teoría a la práctica: la narración de la convivencia del protagonista con el odio. Es un soliloquio tétrico y funesto en el cual habla un misántropico y desesperado personaje que no quiere estar solo ni acompañado. Un ser asocial, desgraciado, cuyo sentimiento de inferioridad sobrepasa e impide sentir amor o amistad de manera ordinaria.


Memorias del subsuelo fue escrita cuando la primera esposa de Dostoievski agonizaba en su lecho de muerte. Es considerada una novela psicológica por la gran carga introspectiva. El "hombre del subsuelo" es una persona que bordea la mediana edad y recuerda un hecho fatal de su vida. Se ambienta en la Rusia zarista donde los puestos burocráticos definen a las personas. Este tiene un odio mortal a sí mismo. Incluso con las primeras frases del libro: "Soy un hombre enfermo... Un hombre malvado", nos indica cómo va la descarnada historia al mejor estilo de Dostoievski.


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR FIODOR DOSTOYEVSKI


CUENTOS

FIODOR DOSTOYEVSKI

Calificación General: 9,1Por leer

LA MANSA

FIODOR DOSTOYEVSKI

Calificación General: 9,0Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN CLÁSICOS UNIVERSALES


FRASES DEL LIBRO MEMORIAS DEL SUBSUELO

Mi voluntad; mi libre albedrío; mi capricho, por insensato que sea; mi fantasía sobreexcitada hasta la demencia...


Publicado porSynnel27

"...todo se realiza de acuerdo con las leyes fundamentales y normales de la conciencia refinada, y mana de ella directamente, tanto, que es por completo imposible no sólo cambiar, sino, generalmente, reaccionar de algún modo"


Publicado porTauro