Calificar
8,4 117 votos

Sinopsis

Una obra que concentra contenido filosófico y en la que se plantean las cuestiones más extremas que un hombre pueda hacer. Fiódor M. Dostoievski escribe «Memorias del subsuelo» en un momento social y político bastante complejo, al que se une la delicada situación personal por la que el autor estaba atravesando: su mujer se moría y su tormentosa relación sentimental con una joven le causaba dudas y remordimientos que incidían en una evidente crisis personal. El resultado de esa situación histórica, personal, vital y anímica. «Memorias del subsuelo» es una obra contradictoria, no exenta de matices. En forma de diálogo, un hombre sin nombre ni identidad concreta, excepto la de ser un funcionario, como se presenta a sí mismo desde las primeras páginas, va narrando las memorias de su tragedia personal. Dostoievski logra crear con él uno de los mejores y más impactantes antihéroes de su ingente producción novelística, como lo son Raskólnikov o Iván Karamázov, un sujeto retórico de difícil imitación, en el que las raíces eslavófilas y el innegable rechazo a la imposición burocrática se aúnan en todo un tratado.

Año de publicación:1864

6 reseñas sobre el libro MEMORIAS DEL SUBSUELO

"Memorias del subsuelo" es un retrato minucioso, de tipo psicológico, de un funcionario anónimo que se deja llevar por los más viles pensamientos y actitudes. Desprecia a las personas y es incapaz de tener un sentimiento bueno o humilde. Es casi el reflejo de una sociedad cada vez más enferma y materialista en la que vivimos, casi de tipo psicopática, donde cada uno busca su satisfacción personal sin importarle el resto. O es más, con la intención de molestar si puede, de volver al otro infeliz para poder ser feliz él mismo. Lamentablemente, conocemos a personas así y es por ello que el libro me ha removido profundamente y quería que terminara cuanto antes.


Una hermosa alegoría del resentimiento social, justificado o no. Creo que todos tenemos algo del protagonista. Me gustó mucho, y parece haber sido escrito ayer.


Si están a punto de leer a Dostoyevski y este libro cae en sus manos no esperen una trama precisa que vaya de un punto al otro. Memorias del subsuelo podría considerarse, de alguna forma, un monólogo iracundo. Es protesta y deseo y envidia; es un hombre que no puede hablar más que consigo mismo sobre el mundo a su alrededor. El desahogo que presenta el personaje de Dostoyevski en la novela raya en lo despreciable. Y, sin embargo, no podemos evitar sentir empatía por él, conmoción y hasta lástima. Una gran obra llena de dolor y golpes a la pared.


Con "Memorias del subsuelo" Fiódor Dostoyvski comienza una segunda etapa del autor, donde pasa de la novela social rusa "Pobres gente" a la novela de ideas para ahondar en la condición humana en el complejo contexto político-social de la sociedad rusa del siglo XIX. Como toda novela rusa del siglo XIX, su escritura es densa y a veces lenta. Sin embargo, esta novela corta es imprescindible leer por la fuerza del personaje principal si se quiere profundizar en otras obras más famosas del autor como "Crimen y castigo", "Los hermanos Karamazov", "El idiota" o "Los demonios".


Me sorprendió para bien este libro de Dostoievsky. Oscuro, íntimo, profundo.


La novela se organiza en dos partes. En la primera, el narrador y protagonista, encabeza un monólogo donde expone un profundo sentido de autoconciencia. Desde subsuelo ascienden, con un tinte de neurosis, expresiones de contradicción y paradoja humana. La segunda parte está constituida por la narración de la historia propiamente dicha. "El hombre corriente debe evitar caer en el fango; pero el héroe aunque caiga, jamás podrá ensuciarse completamente. Por lo tanto yo puedo revolcarme en el fango". La superioridad de la cual se vanagloria el personaje, le concede una especie de licitud para someter moralmente y humillar. Y a su vez, es esa misma inteligencia la que le otorga licencia para el autoescarnio y la bajeza. Gato y ratón a la vez. Subyace en todo momento un sufrimiento genuino que es punto de partida y punto de llegada. Es goce, es vicio. Una novela plagada de filosofía y psicología aunque más no sea por fuera del canon. Muy buena.