1. ALIBRATE
  2. NOVELA ROMÁNTICA
  3. MEMORIAS DE AFRICA

Calificar:

7,7

81 votos

Sinopsis de MEMORIAS DE AFRICA

Recién casada, una joven danesa, hija y hermana de militares, aristócrata y refinada, viajó a África, a Kenya, donde permaneció durante diecisiete años. Esa experiencia dio lugar a una novela que es una encendida declaración de amor a unos paisajes, a unas gentes y a unas culturas que se situaban en el polo opuesto de lo que había sido su pasado familiar y social. Una obra imprescindible que fue llevada al cine con gran éxito.

COMPRAR EN PAPEL

15 reseñas sobre el libro MEMORIAS DE AFRICA

Cuando cogí el libro de la biblioteca, estaba en la estantería de "grandes relatos de aventuras". En esta misma página se clasifica como novela romántica. No creo que sea ninguna de las dos cosas. Sino una autobiografía. Una verdadera declaración de amor al continente africano. La cultura, sus gentes, su paisaje, su filosofía. Karen Blixen nos cuenta cómo fue su vida en su lugar favorito del mundo. Para nada es el relato épico que esperaba encontrarme. Pero lo que he visto ha sido aún mejor: una narración delicada y detallista de personas, paisajes, momentos, anécdotas... Todo repleto de reflexiones que nos acercan a la mentalidad y las costumbres de los nativos y la naturaleza, de tintes poéticos y filosóficos. Es realmente enternecedor y agradable de leer. Una historia bellísima, conmovedora que me cautivó y me rompió el corazón en pedazos una y otra vez. El final me dejó en una nube, casi que aturdida, y es que es una historia que merece la pena leer y madurar a fuego lento, despedazándola poco a poco y sintiendo nosotros mismos el aire fresco de las colinas de Ngong acariciar nuestra piel, la tierra del suelo en los pies y el rugido de los majestuosos leones a los lejos en cada página. Muy recomendado, de mis libros favoritos.


Leído hace tiempo📖 Oh...que gran historia de amor, Narrada de forma perfecta.. «Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong...»


"Yo tenía una granja en África ". La protagonista de esta novela viaja desde la fria Dinamarca a Kenia, para casarse con un hombre que está allí instalado en una granja. Ella desarrollará un amor profundo por el paisaje y sus gentes, sus amados kikuyos, hasta el punto que cuando lo pierde todo, le pide de rodillas a un mandatario inglés que permita quedar a vivir a los masai en aquellas tierras. Tb hay una bella historia de amor con un hombre tb profundamente enamorado de Africa, pero amante de su independencia por encima de todo.


Esta novela es uno de mis tesoros mejor guardados. Más que una historia de amor entre una mujer valiente y un hombre que, ante todo necesita ser libre, es la historia de una gran mujer, una mujer que viniendo de donde venía no dudó en afrontar sola un mundo desconocido, con gente como los colonos británicos con los que no encajaba por su liberalidad en ciertos temas morales, y al que se adaptó y amó a pesar de perderlo todo. Aún así lo que no perdió nunca fue su esencia como persona y como mujer.


Es mi película favorita, la veo una vez al año y a pesar de haberla visto tantas veces, las lágrimas siguen aflorando. Una historia de valentía y orgullo, con una clase, que solo los que han nacido para luchar y salir adelante tienen, aceptando la derrota con serenidad.


Desde hace años esta novela ha estado pendiente de leer en mis estanterías . No la había leído pensando que sería una historia romántica al ver esta imagen de la película en la cubierta. Nada más lejos, la película y el libro no tienen nada que ver. Narrada con una gran sensibilidad, la autora nos cuenta a modo de memorias los 17 años que vivió en África a principios del siglo XX. En la novela nos muestra el entorno social de la época, las costumbres de los nativos y otros habitantes del país, los paisajes, el día a día de ese entorno inhóspito y difícil pero también nos muestra la amistad, el amor a la naturaleza, a las personas y a los animales (a pesar del concepto que se tenía en esa época sobre la caza y sobre las cuestiones raciales muy diferente al que tenemos hoy en día) y el colonialismo imperante. He disfrutado muchísimo el libro, me ha maravillado su modo de narrar tan poético y filosófico. Parecía que estuviera viendo a través de sus ojos las colinas de Ngong, las tradiciones ancestrales y sus costumbres, tan opuestas al modo de vida europeo. Días después de terminar la novela sigo con una sensación de vacío, echo de menos esa tierra, el sonido del viento, el rugir de los leones.... Seguiré leyendo a esta autora pues me he quedado con ganas de más.


Si usted vio la película África Mía, no espere encontrar en estas memorias un relato similar, así que antes de emprender su lectura limpie su mente de esas imágenes y emprenda la lectura como si fuera una historia nueva. Lo que va encontrar son reflexiones, recuerdos de África, lo que significó para ella, los vínculos que creó con otros colonos, los propios nativos y el paisaje más que su historia personal. Y el libro está organizado como artículos independientes sobre temas sin necesariamente seguir un orden cronológico. Recomendable.


“Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong. El ecuador atravesaba aquellas tierras altas a un centenar de millas al norte, y la granja se asentaba a una altura de unos seis mil pies. Durante el día te sentías a una gran altitud, cerca del sol, las primeras horas de la mañana y las tardes eran límpidas y sosegadas, y las noches frías. La situación geográfica y la altitud se combinaban para formar un paisaje único en el mundo. No era ni excesivo ni opulento; era el África destilada a seis mil pies de altura, como la intensa y refinada esencia de un continente. Los colores eran secos y quemados, como los colores en cerámica. Los árboles tenían un follaje luminoso y delicado, de estructura diferente a la de los árboles en Europa; no crecían en arco ni en cúpula, sino en capas horizontales, y su forma daba a los altos árboles solitarios un parecido con las palmeras, o un aire romántico y heroico, como barcos aparejados con las velas cargadas, y los linderos del bosque tenían una extraña apariencia, como si el bosque entero vibrase ligeramente. Las desnudas y retorcidas acacias crecían aquí y allá entre la hierba de las grandes praderas, y la hierba tenía un aroma como de tomillo y arrayán de los pantanos; en algunos lugares el olor era tan fuerte que escocía las narices. Todas las flores que encontrabas en las praderas o entre las trepadoras y lianas de los bosques nativos eran diminutas, como flores de las dunas; tan sólo en el mismísimo principio de las grandes lluvias crecía un cierto número de grandes y pesados lirios muy olorosos. Las panorámicas eran inmensamente vacías. Todo lo que se veía estaba hecho para la grandeza y la libertad, y poseía una inigualable nobleza.” Es un libro de 1937, sobre los años que paso en Kenia entre 1913 y 1930. A mi como libro me gustó mucho y como tantos libros de memorias tienen la capacidad de resistir el paso del tiempo. Es importante mencionar el marco temporal en que fue escrito, porque el África que allí se describe hace mucho que no está, no existe. Sobre la actualidad de esta parte de África me permito recomendar “Tras los pasos de Livingstone” del catalán Xavier Moret. Obviamente también el de Isak Dinesen o Karen Christence Blixen-Finecke


MÁS LIBROS DEL AUTOR ISAK DINESEN


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN NOVELA ROMÁNTICA


FRASES DEL LIBRO MEMORIAS DE AFRICA

Pensé que el propio Lord Nelson, en Trafalgar Square, sólo tiene leones de piedra.


Publicado porClaudia Kostas

Y lentamente, como si la tierra se inclinara hacia el sol, las herbosas laderas al pie de la montaña adquirieron un color de oro pálido, y también los bosques masái que estaban más abajo.


Publicado porClaudia Kostas

Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong.


Publicado porClaudia Kostas

Las panorámicas eran inmensamente vacías. Todo lo que se veía estaba hecho para la grandeza y la libertad, y poseía una inigualable nobleza.


Publicado porNines65

Cuando se hubieron acostumbrado a la idea de la poesía, me pedían: Habla otra vez. Habla como lluvia. Por qué sentían que el verso era como la lluvia es algo que no sé. Quizá sea una expresión de aplauso, porque en África la lluvia siempre es deseada y bienvenida.


Publicado porNines65

"No me preocupa si el fuego se mezcla con la ceniza en mi muerte. Para mí, ahora, todo está bien"


Publicado porpaula1970