Calificar
7,3 949 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES

Reflexión sobre las alegrías del enamoramiento, las desventuras de la vejez y, lo que sucede cuando sexo y amor se juntan para darle un sentido a la existencia.Nos encontramos ante un relato aparentemente sencillo pero cargado de resonancias, una historia narrada con el excepcional estilo y la maestría en el arte de contar de los que solo es capaz el autor colombiano. Un viejo periodista decide festejar sus noventa años a lo grande, dándose un regalo que le hará sentir que todavía está vivo: una jovencita virgen, y con ella «el principio de una nueva vida a una edad en que la mayoría de los mortales están muertos». En el prostíbulo llega el momento en el que ve a la mujer de espaldas, completamente desnuda. Ese acontecimiento cambia su vida radicalmente. Ahora que conoce a esta jovencita se encuentra a punto de morir, pero no por viejo, sino de amor. Así, Memoria de mis putas tristes cuenta la vida de este anciano solitario, un apasionado de la música clásica, nada aficionado a las mascotas y lleno de manías. Por él sabremos cómo en todas sus aventuras sexuales (que no fueron pocas) siempre dio a cambio algo de dinero, pero nunca imaginó que de ese modo encontraría el verdadero amor.

Año de publicación:2004

62 reseñas sobre el libro MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES

Dicen que para el amor no hay edad pero siempre he creído que va más relacionado a que te puedes enamorar a cualquier edad más que al hecho de la edad de la pareja. En esta historia conocemos a un hombre que al cumplir 90 años pide en su putero de confianza a una virgen de quien se termina enamorando. Este relato me creó sentimientos encontrados, por un lado me alegra el hecho de que por una vez en su vida este hombre haya experimentado lo que es el enamoramiento pero también me da tristeza la soledad de su vida y que desde mi perspectiva, el triste siempre fue él.


Putas, ¿cuantos hombres las tratan asi? Si son aquellas dulces musas que por motivos distintos al que solemos escupir, se aventuran ante los brazos de samaritanos ansiosos y curiosos. Asi dulcemente abre el telon para regalarnos una historia que viene y va, joven o maduro, somos hambrientos, esta en nuestro ser. Pero, nos declaramos inocentes ante ese mundo que es propio de nosotros. Nos ponemos ante los ojos de un hombre que respeta y ama a sus putas, tanto que son parte de su vida y lo rebela a aires sin miedo, porque se siente un hombre, es un hombre. Que gracias a un contacto suyo conoce a quien para el sera la piel mas suave, las curvas mas acarameladas y un mundo timido de sensualidad. Memorias de mis putas tristes es uno de esos libros que te ofrecen ojos que no nos atrevemos a arriesgar en vida. Psdt. Aun no tuve mi primera vez (entre dulcineas rentables).


#5 Quién no se ha sentido solo, desbastado y convencido de que ya nada será mejor, motivado por la marcha de ese amor tan idealizado. Es una magnífica narración, donde en primera persona el protagonista nos hace participes de sus amores de una noche. De su vida de soledad con los clásicos, tanto de la literatura como de la música, su trabajo en el periódico, con su publicación dominical. Regalando al lector, sus vivencias durante 90 años, acabados de cumplir. Se centra en la víspera de su cumpleaños 90, cuando llama a Rosa Cabarcas, la dueña del burdel, para que le consiguiera una virgencita para esa noche, ella logró conseguirla y él comienza a conocer el amor a sus 90 años. Pasan acontecimientos, todos en ese amor entre real y platónico, con el cual su vida cambia, sus gustos cambian, se siente alegre y romántico, todo esto reflejado en su columna dominical que le vale reconocimiento así como miles de cartas de enamoradas despachadas. Es una historia, donde se ve la vida pasada a los ojos, permitiendo pensar un poco sobre los misterios que nos aguardan en cada momento de nuestra vida. Él gozó de incontables mujeres pero al final siente que el amor le llegó con quién menos buscó. Genial la maestría del autor para presentarnos los avatares del personaje principal, su psiquis, anhelos y la fuerza de luchar por vivir más que soportar sus años.


“No se puede evitar lo que unos creen de uno” La trama toca temas controversiales, una realidad incapaz de taparse con un dedo, uno de ellos es la prostitución infantil; el relato no tiene mucho que desear, quizás así como el personaje descubras un placer inverosímil. Con lecturas como esta, con la una verdad a cuestas, sin urgencias ni obstáculos quizás se halle dicho placer o un nudo gordiano, ¡Quién sabe! “El sexo es el consuelo que uno tiene cuando no le alcanza el amor." Cuando un viejo piensa en la víspera de sus 90 años, arremete contra el los recuerdos de su vida, la sensación que provoca es nostalgia, acompañada de pesares, de las cosas que pudieron haber sido y no lo fueron. Son esos años en que al despertar en la mañana sientes el peso de todas las decisiones tomadas y que te han guiado a donde estas, y es donde se da cuenta tarde, donde aprende demasiado tarde lo que ya no tiene remedio; solo queda darse una “licencia poética”, morirse de amor. “Siempre había entendido que morirse de amor no era más que una licencia poética.”


Un libro corto dónde Márquez, aborda la soledad de un hombre que ha decidido vivir solo y atravezar las décadas abrigado al amor fugaz de las acompañantes nocturnas. Hace una clara descripción de cada una de las mujeres que han pasado por su cama, hasta descubrir el amor a los 90 años en una pequeña adolescente que no fue capaz de tocar.


Memorias de mis putas tristes, es una novela corta escrita por Gabriel García Márquez, nos narra la vida de un amante veterano que se describe a sí mismo de esta manera: “Nunca he ido a la cama con una mujer que no pagó… el momento en que tenía cincuenta hubo 514 mujeres con las que yo había estado al menos una vez… Mi vida pública, en cambio, carecía de interés: los dos padres muertos, un soltero sin futuro, un periodista mediocre… y un favorito de los caricaturistas por mi fealdad ejemplar”. Sus devaneos amorosos empiezan siendo aun puber en un prostíbulo del pueblo, donde una damisela ya entrada en años se deleita con la energía amorosa de este. El joven se inicia en el mundo del sexo sin límites ni compromisos, Esta experiencia tan profunda hace que mire a las mujeres como seres con quienes no puede entablar una vida de pareja, sino que las relaciones que entabla se basan en sensaciones de posesión y de enamoramiento sin mayores esperanzas.Gabo en esta obra una vez más hace evidente su maestría al momento de describir las mentes y de las vidas de hombres amantes que se pasan toda la vida entre imaginaciones, pensamientos, pequeñas historias comunes y corrientes, soñando con amores de juventud que van a reaparecer en la vejez, como queriendo dar fuerza a la mente incansable, sobre el cuerpo que se va desgastando, como asignando grandes poderes a los recuerdos y a las historias personales, capaces de ser contadas y recordados al final de la vida, para darle sentido, para explicarla. Pero cuando las memorias no pasan de ser recuerdos de noches pasajeras con mujeres abandonadas, las explicaciones no fluyen, las historias quedan a medio contar y la única compañera es la soledad, otro de los temas recurrentes del gran escritor.


Gabriel Garcia Marquez aborda un tema que ya otros autores lo han tocado, el amor de una persona mayor, por una joven. Me vienen a la mente obras como la Vladimir Nabokov, Lolita; la de Joyce Carol Oates, La hermosa doncella; cada una de las obras con un punto de vista similar pero que difieren en el hilo de la trama y su desenlace. Para Gabriel Garcia Marquez, el protagonista es un viejo periodista que al parecer opina que ya no le falta nada porque vivir, ha tenido mujeres que pudo comprar con dinero de su bolsillo, pero nunca a tenido amores y esta experiencia de vida está por cambiar, cuando siente un irrefrenable deseo por una joven adolescente, al parecer una joven prostituta, que hace sentir en él, sentimientos fuertes que ya había creído muertos, el amor. Puede una tan grande diferencia entre edades ser suficiente, para que este sentimiento, no nazca y crezca en el tiempo; él es ya una persona muy mayor, con más un pie para la tumba que para correr una maratón que lo lleve ha ésta. El arte del ganador del Nobel de Literatura se complace en describir esta situación, haciéndonos volver a sentir el proceso de enamoramiento, esa deliciosa sensación que nos permite hacer muchas locuras y ser felices al hacerlas. Quien no ha amado, nunca ha vivido.


Una novela corta un poco floja donde García Márquez tocó temas como la soledad en la vejez y la infamia del negocio de la sexualidad de las niñas vírgenes y lo que esta dispuesto a hacer y pagar un anciano de noventa años por esta. Disfrute de esta lectura y narración de un excelente lector por medio de un audio libro.


Ver más reseñas

También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES

El sexo es el consuelo que uno tiene cuando no le alcanza el amor.

Publicado por:

Lizana Tarín

El amor me enseñó demasiado tarde que uno se arregla para alguien, se viste y se arregla para alguien, y yo no había tenido para quien.

Publicado por:

Lizana Tarín

La fama es una señora muy gorda que no duerme con uno, pero cuando uno despierta siempre está mirandonos desde la cama.

Publicado por:

Lizana Tarín

“El sexo es el consuelo que uno tiene cuando no le alcanza el amor”.

Publicado por:

Teresa Aidee

“Le tomé el pulso para sentirla viva. La sangre circulaba por sus venas con la fluidez de una canción que se ramificaba hasta los ámbitos más recónditos de su cuerpo y volvía al corazón purificada por el amor”.

Publicado por:

Teresa Aidee

Sentí en la garganta el nudo gordiano, de todos los amores que pudieron haber sido y no fueron.

Publicado por:

Lizana Tarín

“La noche del cinco de diciembre la besé por todo el cuerpo hasta quedarme sin aliento: la espina dorsal, vértebra por vértebra, hasta las nalgas lánguidas, el costado del lunar, el de su corazón inagotable”.

Publicado por:

Teresa Aidee

“La edad no es la que uno tiene sino la que uno siente”.

Publicado por:

Teresa Aidee

“Aquél fue el principio de una nueva vida en una edad en que la mayoría de mortales están muertos”.

Publicado por:

Teresa Aidee

“Abrí mi corazón a las delicias del azar. Estoy loco de amor”.

Publicado por:

Teresa Aidee

“Hoy sé que no fue una alucinación, sino un milagro más del primer amor de mi vida a los noventa años”.

Publicado por:

Teresa Aidee

“Morirse de amor no era más que una licencia poética”.

Publicado por:

Teresa Aidee

“A quien me lo pregunta le contesto siempre con la verdad: las putas no me dejaron tiempo para ser casado”.

Publicado por:

Teresa Aidee

“Uno de los encantos de la vejez son las provocaciones que se permiten las amigas jóvenes que nos creen fuera de servicio”.

Publicado por:

Teresa Aidee

“El amor me enseñó demasiado tarde que uno se arregla para alguien, se viste y se perfuma para alguien”.

Publicado por:

Teresa Aidee