Calificar
8,6 2.5k votos

Sinopsis

Una novela que trata sobre la injusticia racial y la destrucción de la inocencia. Muestra una comunidad dominada por los prejuicios raciales, la desconfianza a lo diferente, la rigidez de los vínculos familiares y vecinales, asi como con un sistema judicial sin apenas garantías para la población de color. Jean Louise Finch evoca una época de su infancia en Alabama, cuando su padre, Atticus, decidió defender ante los tribunales a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca.

Año de publicación:1960

77 reseñas sobre el libro MATAR A UN RUISEÑOR

Mientras leía este libro me he hecho varias veces la misma pregunta: ¿por qué se ganó un premio pulitzer? Ciertamente no por su calidad literaria. Es un relato medianamente bueno que se queda en lo mediano. Ni brilla, ni resplandece. ¿Entonces por qué? Es fácil. Por la dichosa manía que tienen los norteamericanos de lavar sus culpas por siglos de maltratos hacia negros y nativos americanos. "Matar a un ruiseñor" es para los estadounidenses como 5 padres nuestros para un católico en pleno confesionario. Parecen creer que premiando una obra en la que UN blanco defiende a UN negro, les brindara el tan mentado perdón por las aberraciones raciales de siglos, y podrán verse a sí mismos como el pueblo justo y redimido que creen ser,. Pues no ganaré amigos con esta reseña, pero dar un premio porque es políticamente correcto no borra el pasado ni soluciona el presente.En cuanto al libro en sí, no vayan buscando la historia típica del juicio emotivo y aleccionador porque se llevarán una decepción. Hay juicio, pero solo dura como mucho tres capítulos. El resto son las vivencias y pensamientos de una nena de 8 años en un pueblo sureño y bastante cerrado.De corte autobiográfico te deja la idea de que racista no se nace sino que se hace, por lo que habría un período de tiempo en la vida de cada niño limpio de prejuicios y pre conceptos.Como dije, el libro no está mal. Trata de acercarnos una leve critica a la sociedad norteamericana tildándola básicamente de hipócrita. Lamentablemente, para mí, el hecho de haberlo premiado es una hipocresía en sí , llena de moralina y falsa autocritica de una sociedad que al día de hoy sigue maltratando a la gente de color.


El libro recibió el premio Pullitzer, espero que por la crítica que está representa al racismo, la injusticia y la hipocresía y no simplemente para expiarse de culpa. También la historia está bien escrita, por momentos confusa, pero tiene un hilo narrador apremiante. Además siempre admiraré el papel de Aticcus, es asombroso como este personaje ha influido en mi vida. Está escrito desde la perspectiva de una niña que percibe desde su inocencia la lucha del indomable e intachable carácter de su padre, un abogado, al decidir defender a un hombre afroafricano acusado de violar a una adolescente blanca en el contexto de un prejuicioso Estados Unidos de los años 20. Racismo, ética y caridad son algunos de los elementos que hacen de esta novela ganadora del premio Pullitzer.


Me ha encantado, no pensé que me fuese a gustar, puede que las primeras 100 páginas no me hayan enganchado pero, las siguientes me tenían tan atrapada es que Scoutt va contando su vida de pequeña, como pasaba el tiempo con su hermano Jem, cuando ella regreso a la escuela y no se sentía a gusto ya que le limitaban su aprendizaje, los problemas que tenía el pueblo que vivía con las personas de color dada la época, las muchas cosas que fue aprendiendo a los largo de esos años en los que va viendo tantas cosas que para ella no son justas porque se supone que todos somos semejantes, todos somos uno. Y su padre tratando de darles una buena educación sin prejuicios.


Matar a un Ruiseñor es una novela que se desarrolla en Maycomb Alabama. Harper Lee se representa a si misma en el papel de Scout, una niña intrèpida, atrevida y curiosa, recordando su niñez cuando asistia a los juicios junto a su padre y su inseparable amigo, Truman Capote. La historia gira en torno al tema de injusticia racial (tristemente aún vigente no solo en tribunales). Es una novela dirigida a adolescentes pero perfectamente la podes leer a cualquier edad y partirte de la risa junto a Jem y Scout de madre ausente pero con un padre que siempre supo contestar a sus inquietudes y trató en lo possible de tratarlos como adultos y hablarles siempre con la verdad. En un mundo donde nadie quiere defender negros allí está Atticus.


Extraordinario. Es una obra muy vigente aún hoy, y de incalculable valor si nos detenemos en el hecho de que fue escrita en 1960 por una mujer, en el estado de Alabama. Debe haber sido una obra revolucionaria. Los valores, los personajes, las situaciones, hay capas y más capas en este libro, ideal para discutir con otro lector, lamentablemente muchas apreciaciones no pueden hacerse aquí para no arruinarle la experiencia a quien aún no ha leído el libro. Sin adelantar argumento, y solo a modo de ejemplo, el personaje de Calpurnia, que cambia su lenguaje según a quien se dirija, el comportamiento de los hombres como turba y la diferencia con como se manifiestan como seres individuales, los prejuicios de clase, de sexo, hay un sinfín de valores, de apreciaciones que se ponen en juego en esta historia mas allá del racismo. Buen libro para iniciar a un adolescente en la lectura, libro entrañable y apto a los más jóvenes, siempre teniendo en cuenta que hay un proceso judicial por violación en el mismo, con lo cual no diría que es apto para niños. Es muy reconfortante leer un clásico como este, y lejos de sentirme defraudada reconocer la validez de su fama y trascendencia.


¿Que fue antes, el huevo o la gallina? Eso me pasa con este libro, no se vi la película primero y leí la novela después o viceversa. Pero da igual, es de las pocas ocasiones en que las dos me encantan. Creo que la película en blanco y negro, con la presencia imponente de Gregory Peck, es un clásico. Y no puedo imaginar a Atticus Finch con otro aspecto. Creo que sobre este libro se ha dicho tanto, que no puedo añadir gran cosa, sola una, que en su momento me llamó la atención, la niña Scout es el alter ego de la autora y su amiguito Dill lo es del escritor Truman Capote. No hay que olvidar que es un libro basado en experiencias de la infancia de la propia autora.


Este libro se convirtió en el libro sobre discriminación racial más leído en Estados Unidos durante todo el siglo XX, recibió varios premios, entre los principales: Pulitzer y la medalla presidencial de la libertad. Un gran libro, escrito con un gusto exquisito y que cuenta desde el inocente punto de vista de unos niños, la realidad de la sociedad de blancos-negros en los Estados Unidos de los años 30-40, que expone con gran acierto la desigualdad racial establecida en esa época, también aborda el aprendizaje moral, el crecimiento personal y la confrontación clásica entre el bien y el mal, expresando los hechos de una forma afectiva, y hasta cierto punto nostálgica, de la mano principalmente de Atticus, que me ha conquistado como hacía tiempo no lo conseguían los personajes de otros libros, Atticus a quien los niños llaman por su nombre en vez de papá, es un hombre justo, recto y honesto que disfruta cuidando a sus hijos cuando su trabajo lo permite, además de enseñarles valores como la defensa, la valentía y el honor intentando ser un buen ejemplo para ellos. Como abogado, es un modelo de integridad que sólo busca la justicia. Toda su lectura es fácil, aunque la primera mitad no llega a convencer al lector, del interés que muestra en la segunda mitad, a pesar de esto, cuando lo terminas te da la sensación de haber conocido muy bien a los personajes. "Los ruiseñores no se dedican a otra cosa que a cantar para alegrarnos. No devoran los frutos de los huertos, no anidan en los arcones del maíz, no hacen nada más que derramar el corazón, cantando para nuestro deleite. Por eso es pecado matar un ruiseñor".💟📖


Una gran obra maesta. Otro clásico imprescindible que me ha encantado y por supuesto recomiendo al 100 %.


Ver más reseñas