Calificar:

8,6

3.1k votos

Sinopsis de MATAR A UN RUISEÑOR

Una novela que trata sobre la injusticia racial y la destrucción de la inocencia. Muestra una comunidad dominada por los prejuicios raciales, la desconfianza a lo diferente, la rigidez de los vínculos familiares y vecinales, asi como con un sistema judicial sin apenas garantías para la población de color. Jean Louise Finch evoca una época de su infancia en Alabama, cuando su padre, Atticus, decidió defender ante los tribunales a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca.

184 reseñas sobre el libro MATAR A UN RUISEÑOR

Imprescindible. Un clásico que permanece vigente por la temática que aborda, por su calidad literaria, por la época en que se escribió y porque la discriminación, la injusticia y el miedo a la diversidad, por desgracia, siguen estando presentes. Matar a un Ruiseñor, cuenta desde la mirada de una niña llamada Scout la historia de su padre, el abogado Atticus Finch, que en un pueblo ficticio de Alabama, es el encargado de defender a un hombre negro llamado Tom Robinson, acusado de violar a una muchacha blanca de nombre Mayela Ewell. La historia comienza como una llamita que pugna por crecer, sostenida por los juegos infantiles de niños que se divierten, al mismo tiempo que tratan de entender al mundo de los mayores; para luego ser un fuego alimentado por las pasiones y enredos en un pueblo tradicional medio anclado en el pasado, con raíces en la cultura esclavista y segregacionista; para de una vez transformarse en una hoguera en que se consumen las fallas y las imperfecciones del ser humano, esas que han estado, están y seguirán estando mientras hayan homo sapiens caminando sobre la faz de la Tierra, con esa capacidad tan manifiesta para que en sus comportamientos exista la crueldad, la mentira y la maldad. Pero queda prometida la esperanza, abierta la ilusión. Mientras hayan Atticus Finch, podrá primar en nosotros la luz de la justicia, el reconocernos como iguales en nuestra diversidad y hacer que prime el respeto, la inclusión y la fraternidad. Ya tengo una respuesta más completa para cuando me pregunten quienes son mis personajes literarios favoritos. Sumé gracias a este libro a uno de los grandes. Porque “La auténtica valentía es cuando sabes que tienes todas las de perder antes de comenzar, pero comienzas a pesar de todo”.


En este caso Harper Lee escribió lo que se convertiría en uno de los libros más famosos de Estados Unidos, al que le dieron un Pulitzer (en 1961, se publicó el libro en 1960) y al que se estudia en muchos colegios ingleses haciendo así que aparezca en muchas series (todos hemos oído hablar de este libro infinidad de veces). Por lo que nos cuentan normalmente de este libro podemos esperar un juicio que nos haga reflexionar sobre el racismo, pero el libro no está enfocado solo en este aspecto. Nuestra protagonista es Scout, una niña que se dedica a hacer travesuras con su hermano mayor Jem. En estas travesuras se nos muestra como vivía la gente antaño y cómo ve el mundo una niñita que debe enfrentarse a temas a los que no le encuentra sentido como el racismo, la diferencia entre el hombre y la mujer o cómo se comportan los adultos por temas más políticos. Atticus, su padre (su único padre porque no tienen madre), es abogado y acepta defender a un negro acusado de violar a una mujer blanca. En el libro vemos la forma de actuar de distintas personas que vamos entendiendo lentamente, por ejemplo, al principio no entendemos el comportamiento de Boo Radley, pero al final nos deja entender el porqué de su encerrona en casa. Vemos también el porque la gente quiere aparentar y hace cosas que no piensa o no quiere solo por la sociedad, que es de lo que trata básicamente este libro. Podemos entender que la gente desprecia a los negros solo porque es lo que esta aceptado por la sociedad y que los que no están de acuerdo tienen miedo a contradecirlo y ayudar a esta parte de la sociedad que también son personas y a que puedan tener los mismos derechos. Al ser nuestra protagonista una niña pequeña nos transmite el mensaje de que todos somos buenos hasta que nos corrompen, un niño no es racista hasta que le enseñas a serlo. A mí personalmente me encantaron las historias y la perspectiva de Scout. Aún que la historia se hacía un poco lenta al principio ya que aparecen los chicos jugando toda la primera parte entiendo que es para contextualizar y presentarnos a los personajes. No es simplemente una historia simple que te haga reflexionar, sino que tiene un trasfondo muy duro y que, en su medida, tristemente, aún podría ser vigente. Desde que llegas al juicio el libro se te pasa volando.


¿Realmente la sociedad avanza? No lo tengo tan claro. Es una de las lecturas que considero imprescindible por la visión realista que da de la sociedad en general. Scout tan sólo es una niña cuando su padre, abogado, decide defender a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca. El pueblo hace tiempo que ha dictado sentencia porque quién sino iba hacer tal brutalidad. Se nos contará la historia desde la mirada del entorno de nuestra pequeña protagonista que intenta comprender cómo son los seres humanos que la rodean, valorando las diferentes visiones. La ternura es innata en los niños, el odio no pero todo se puede aprender. A mí, sinceramente, el libro me parece una maravilla lo que me fastidia es que 70 años después de su publicación siga siendo tan actual lo que en él nos relata, que el ser humano siga siendo tan mezquino, hipócrita e inculto que justifique su odio en ideales absurdos porque sí, sin ninguna razón coherente.


El libro recibió el premio Pullitzer, espero que por la crítica que está representa al racismo, la injusticia y la hipocresía y no simplemente para expiarse de culpa. También la historia está bien escrita, por momentos confusa, pero tiene un hilo narrador apremiante. Además siempre admiraré el papel de Aticcus, es asombroso como este personaje ha influido en mi vida. Está escrito desde la perspectiva de una niña que percibe desde su inocencia la lucha del indomable e intachable carácter de su padre, un abogado, al decidir defender a un hombre afroafricano acusado de violar a una adolescente blanca en el contexto de un prejuicioso Estados Unidos de los años 20. Racismo, ética y caridad son algunos de los elementos que hacen de esta novela ganadora del premio Pullitzer.


"Recordad que matar a un ruiseñor es un pecado, ellos no hacen nada más que derramar el corazón, cantando para nuestro deleite, por eso, es pecado matar a un ruiseñor". Esta frase es muy significativa en el mensaje de la obra de Harper Lee, además de dar titulo al libro, forma parte de la educación, repleta de valores, que Atticus Finch le trasmite a sus hijos, Scout, narradora de la historia y Jeremy, su hermano mayor. Los juegos de Scout, Jem y su amigo Dill, se centran en el misterio de la casa Radley, donde habita Bob, un hombre misterioso que despierta la curiosidad de los niños. Su interés se centra en conseguir ver al enigmático Bob, (Un ruiseñor) que nunca sale de casa, pero que, de alguna manera, siempre está ahí. El juego y la tranquilidad de los niños se ve alterado por los rumores e insultos de familia y vecinos hacia su padre, el abogado Atticus Finch, encargado de la defensa de Tom Robinson, ( otro ruiseñor) acusado injustamente por violar a una mujer blanca. Atticus, hombre de gran valor moral, ayuda a sus hijos a comprender y respetar todas las opiniones, sin dejarse nunca llevar por la ira, pero siendo siempre fieles a sus propios valores. Harper Lee, pone de manifiesto la injusticia de una sociedad donde los prejuicios sociales marcan la vida de sus gentes, donde el color de la piel es suficiente para juzgar, donde el bien y el mal tienen color. "Ustedes saben la verdad, y la verdad es que algunos negros mienten, algunos negros son inmorales, algunos negros no merecen la confianza de estar cerca de las mujeres... blancas o negras. Pero ésta es una verdad que se aplica a toda la especie humana y no a una raza particular de hombre" Ahí quedan las palabras que Harper pone en boca de Atticus, quizá nos vengan bien para pensar.


Me lancé a leer este libro casi a ciegas, sin haber visto la película y sabiendo sólo que iba de un juicio donde se acusaba a una hombre negro por haber violado a una mujer blanca. Y sí, en el libro se relata la firme defensa del abogado Atticus Finch en un proceso judicial donde Tom Robinson es acusado injustamente, pero el caso trasciende solamente en una cuarta parte de la novela. Y, aunque el juicio tiene un peso muy grande y forma la base de otros acontecimientos, el libro es mucho más que eso. La novela transcurre en Maycomb, un pueblo ficticio de Alabama, en los años 30, donde podremos observar las costumbres de sus gentes llenas de prejuicios, con un racismo muy interiorizado, donde asoman pequeños vestigios de cambio que quedan ocultos por el miedo. En ese entorno observaremos también los juegos infantiles y las jornadas escolares de dos hermanos, Jem y Scout, de 13 y 8 años respectivamente, hijos de Atticus, y su amigo Dill. Scout es una niña tan ingenua como perspicaz, temperamental y con gran inteligencia, amante de la lectura y del saber. Y es a través de esa mirada infantil que vamos a conocer esta historia. Para mí, los libros narrados desde la perspectiva de un niño siempre son más especiales, por su sinceridad y transparencia. Un punto de vista lleno de inocencia y ternura, con dosis de picardía e insolencia. Podríamos decir que se trata de una novela de crecimiento, en la que esos niños, después de observar la forma de actuar de la gente del pueblo ante los hechos acontecidos, perderán la inocencia con brusquedad y abandonaran una etapa, dejando atrás los juegos y las trastadas, para empezar una de nueva donde la impotencia y la frustración por querer cambiar el mundo les llenará de rabia y realidad. Unos niños educados por un padre en el que impera lo justo, una padre que sabe escuchar y que se esfuerza por enseñarles el camino correcto, dándoles lecciones de vida con su propio ejemplo, que dista mucho del comportamiento esperado para la época. Un libro lleno de simbolismo, donde cada detalle es importante. Partiendo del propio título, que cobra sentido como metáfora a lo largo de toda la historia. Una novela para leer con calma, de forma pausada y disfrutarla poco a poco. Una narración que va calando a medida que avanza la lectura, con unos personajes entrañables, muy bien definidos, que se quedarán en mi corazón para siempre. Y un broche final precioso.


Tengo que empezar esta reseña con el típico "No eres tú, soy yo" , no puedo decir que el libro sea realmente malo lo que si puedo decir es que; no logró enamorarme. Entiendo muy bien lo que quiso hacer la autora: retratar a la sociedad Norteamericana de aquellos tiempos, plasmando un poco de sus propias vivencias y reflejándose así misma en la pequeña Jean Louise o para más fácil Scout. Scout: hija del abogado Atticus Finch y hermana del cuatro años mayor Jeremy( Jem), nos cuenta sus aventuras infantiles desde que tenía seis años. A través de estas aventuras, podemos ver cómo Atticus Finch trata de criar a sus hijos con los valores adecuados. A si mismo Scout nos cuenta; cuando su padre tiene que defender a un hombre de color acusado de violar a una mujer blanca. El mensaje es claro, la descriminacion, el racismo y la hipocresía, se aprende, no se nace con ello. Hasta aquí vamos bien pero... Las primeras 50 páginas se me hicieron eternas y en varias ocasiones me descubrí pensando en la inmortalidad del cangrejo,la historia lleva un ritmo muy, muy lento al menos en la primera parte, la segunda parte se pone un poco más interesante e incluso entretenida y el final me gustó, al menos siento que aquí le dió un tinte algo realista y el mensaje final es bonito y creo que eso salvó un poco el libro para mí. Al final es como tener la receta perfecta para hacer el pastel más delicioso del mundo; pero si no los mezclas adecuadamente, te puede quedar algo rico pero nada fuera de lo normal.


Es complicado leer un libro que ha dado pie a una de tus películas preferidas y sin duda una obra de arte de la historia del cine. Es inevitable que cada página que leía mi cabeza se iba a las escenas de la película y me ha costado bastante apreciar la calidad del libro, sin duda excelente ya que el guion se ciñe mucho al libro y se permite pocas licencias. Tras enrollarme un poco con mis sensaciones paso a hablar del libro. Nos cuenta la historia de un pequeño pueblo, Maycomb, Alabama, visto desde los ojos de la pequeña Scout Finch hija de un abogado viudo, Atticus Finch. En la primera parte del libro nos cuenta las aventuras y travesuras de la protagonista y de su hermano mayor, Jem y de un nuevo amigo, Dill. Gracias a sus andanzas conocemos a los vecinos del pequeño pueblo y los problemas que conlleva vivir en el sur de E.E.U.U en los años 30 del siglo pasado. Uno de los principales problemas será la base de la segunda parte del libro, Atticus deberá defender a un ciudadano negro acusado de violación de una chica blanca, lo que ocasionará muchas veces el rechazo de sus vecinos y más problemas para los pequeños Finch, incapaces de entender que significa el racismo que está tan presente en ese pueblo y en esos años. No voy a desvelar el resultado del juicio ni el sorprendente final del libro ya que habrá muchos jóvenes que no hayan leído el libro ni visto la película por esa alergia que se extiende al cine en blanco y negro. Cualquiera de los dos es muy recomendable, la película de 1962 dirigida por Robert Mulligan y que le aportó a Gregory Peck su único Oscar y el libro que le otorgó el Pulitzer a Harper Lee en 1961.


MÁS LIBROS DEL AUTOR HARPER LEE


VE Y PON UN CENTINELA

HARPER LEE

Calificación General: 7,0Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


RELATOS I

JOHN CHEEVER

Calificación General: 9,1Por leer

PLÁSTICO CRUEL

JOSÉ SBARRA

Calificación General: 8,8Por leer

FRASES DEL LIBRO MATAR A UN RUISEÑOR

Uno no comprende de veras a una persona hasta que considera las cosas desde su punto de vista...


Publicado porjrrc99

(...), hay cierto tipo de hombres a los que hay que disparar antes incluso de saludarlos, y aún así no se merecen ni la bala.


Publicado pormidoriAG

Atticus decía que para ser cortés había que hablar a las personas de lo que les interesaba, no de lo que pudiera interesarnos a nosotros.


Publicado pormidoriAG

El verdadero coraje es cuando sabes que estas vencido antes de comenzar , pero comienzas de todos modos y lo superas sin importar nada .


Publicado porAnge Gómez

Llorar por el infierno que las personas hacen vivir a otras personas… sin pensarlo siquiera. Llorar por el infierno que los blancos hacen vivir a los de color, sin pensar que son también personas.


Publicado porGeloblanco

Fue en momentos como estos cuando pensé que mi padre , que odiaba las armas y nunca había estado en ninguna guerra , era el hombre más valiente que jamás haya existido .


Publicado porAnge Gómez