Calificar:

8,6

2.8k votos

Sinopsis de MATAR A UN RUISEÑOR

Una novela que trata sobre la injusticia racial y la destrucción de la inocencia. Muestra una comunidad dominada por los prejuicios raciales, la desconfianza a lo diferente, la rigidez de los vínculos familiares y vecinales, asi como con un sistema judicial sin apenas garantías para la población de color. Jean Louise Finch evoca una época de su infancia en Alabama, cuando su padre, Atticus, decidió defender ante los tribunales a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca.

145 reseñas sobre el libro MATAR A UN RUISEÑOR

Mientras leía este libro me he hecho varias veces la misma pregunta: ¿por qué se ganó un premio pulitzer? Ciertamente no por su calidad literaria. Es un relato medianamente bueno que se queda en lo mediano. Ni brilla, ni resplandece. ¿Entonces por qué? Es fácil. Por la dichosa manía que tienen los norteamericanos de lavar sus culpas por siglos de maltratos hacia negros y nativos americanos. "Matar a un ruiseñor" es para los estadounidenses como 5 padres nuestros para un católico en pleno confesionario. Parecen creer que premiando una obra en la que UN blanco defiende a UN negro, les brindara el tan mentado perdón por las aberraciones raciales de siglos, y podrán verse a sí mismos como el pueblo justo y redimido que creen ser,. Pues no ganaré amigos con esta reseña, pero dar un premio porque es políticamente correcto no borra el pasado ni soluciona el presente.En cuanto al libro en sí, no vayan buscando la historia típica del juicio emotivo y aleccionador porque se llevarán una decepción. Hay juicio, pero solo dura como mucho tres capítulos. El resto son las vivencias y pensamientos de una nena de 8 años en un pueblo sureño y bastante cerrado.De corte autobiográfico te deja la idea de que racista no se nace sino que se hace, por lo que habría un período de tiempo en la vida de cada niño limpio de prejuicios y pre conceptos.Como dije, el libro no está mal. Trata de acercarnos una leve critica a la sociedad norteamericana tildándola básicamente de hipócrita. Lamentablemente, para mí, el hecho de haberlo premiado es una hipocresía en sí , llena de moralina y falsa autocritica de una sociedad que al día de hoy sigue maltratando a la gente de color.


Imprescindible. Un clásico que permanece vigente por la temática que aborda, por su calidad literaria, por la época en que se escribió y porque la discriminación, la injusticia y el miedo a la diversidad, por desgracia, siguen estando presentes. Matar a un Ruiseñor, cuenta desde la mirada de una niña llamada Scout la historia de su padre, el abogado Atticus Finch, que en un pueblo ficticio de Alabama, es el encargado de defender a un hombre negro llamado Tom Robinson, acusado de violar a una muchacha blanca de nombre Mayela Ewell. La historia comienza como una llamita que pugna por crecer, sostenida por los juegos infantiles de niños que se divierten, al mismo tiempo que tratan de entender al mundo de los mayores; para luego ser un fuego alimentado por las pasiones y enredos en un pueblo tradicional medio anclado en el pasado, con raíces en la cultura esclavista y segregacionista; para de una vez transformarse en una hoguera en que se consumen las fallas y las imperfecciones del ser humano, esas que han estado, están y seguirán estando mientras hayan homo sapiens caminando sobre la faz de la Tierra, con esa capacidad tan manifiesta para que en sus comportamientos exista la crueldad, la mentira y la maldad. Pero queda prometida la esperanza, abierta la ilusión. Mientras hayan Atticus Finch, podrá primar en nosotros la luz de la justicia, el reconocernos como iguales en nuestra diversidad y hacer que prime el respeto, la inclusión y la fraternidad. Ya tengo una respuesta más completa para cuando me pregunten quienes son mis personajes literarios favoritos. Sumé gracias a este libro a uno de los grandes. Porque “La auténtica valentía es cuando sabes que tienes todas las de perder antes de comenzar, pero comienzas a pesar de todo”.


En este caso Harper Lee escribió lo que se convertiría en uno de los libros más famosos de Estados Unidos, al que le dieron un Pulitzer (en 1961, se publicó el libro en 1960) y al que se estudia en muchos colegios ingleses haciendo así que aparezca en muchas series (todos hemos oído hablar de este libro infinidad de veces). Por lo que nos cuentan normalmente de este libro podemos esperar un juicio que nos haga reflexionar sobre el racismo, pero el libro no está enfocado solo en este aspecto. Nuestra protagonista es Scout, una niña que se dedica a hacer travesuras con su hermano mayor Jem. En estas travesuras se nos muestra como vivía la gente antaño y cómo ve el mundo una niñita que debe enfrentarse a temas a los que no le encuentra sentido como el racismo, la diferencia entre el hombre y la mujer o cómo se comportan los adultos por temas más políticos. Atticus, su padre (su único padre porque no tienen madre), es abogado y acepta defender a un negro acusado de violar a una mujer blanca. En el libro vemos la forma de actuar de distintas personas que vamos entendiendo lentamente, por ejemplo, al principio no entendemos el comportamiento de Boo Radley, pero al final nos deja entender el porqué de su encerrona en casa. Vemos también el porque la gente quiere aparentar y hace cosas que no piensa o no quiere solo por la sociedad, que es de lo que trata básicamente este libro. Podemos entender que la gente desprecia a los negros solo porque es lo que esta aceptado por la sociedad y que los que no están de acuerdo tienen miedo a contradecirlo y ayudar a esta parte de la sociedad que también son personas y a que puedan tener los mismos derechos. Al ser nuestra protagonista una niña pequeña nos transmite el mensaje de que todos somos buenos hasta que nos corrompen, un niño no es racista hasta que le enseñas a serlo. A mí personalmente me encantaron las historias y la perspectiva de Scout. Aún que la historia se hacía un poco lenta al principio ya que aparecen los chicos jugando toda la primera parte entiendo que es para contextualizar y presentarnos a los personajes. No es simplemente una historia simple que te haga reflexionar, sino que tiene un trasfondo muy duro y que, en su medida, tristemente, aún podría ser vigente. Desde que llegas al juicio el libro se te pasa volando.


¿Realmente la sociedad avanza? No lo tengo tan claro. Es una de las lecturas que considero imprescindible por la visión realista que da de la sociedad en general. Scout tan sólo es una niña cuando su padre, abogado, decide defender a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca. El pueblo hace tiempo que ha dictado sentencia porque quién sino iba hacer tal brutalidad. Se nos contará la historia desde la mirada del entorno de nuestra pequeña protagonista que intenta comprender cómo son los seres humanos que la rodean, valorando las diferentes visiones. La ternura es innata en los niños, el odio no pero todo se puede aprender. A mí, sinceramente, el libro me parece una maravilla lo que me fastidia es que 70 años después de su publicación siga siendo tan actual lo que en él nos relata, que el ser humano siga siendo tan mezquino, hipócrita e inculto que justifique su odio en ideales absurdos porque sí, sin ninguna razón coherente.


El libro recibió el premio Pullitzer, espero que por la crítica que está representa al racismo, la injusticia y la hipocresía y no simplemente para expiarse de culpa. También la historia está bien escrita, por momentos confusa, pero tiene un hilo narrador apremiante. Además siempre admiraré el papel de Aticcus, es asombroso como este personaje ha influido en mi vida. Está escrito desde la perspectiva de una niña que percibe desde su inocencia la lucha del indomable e intachable carácter de su padre, un abogado, al decidir defender a un hombre afroafricano acusado de violar a una adolescente blanca en el contexto de un prejuicioso Estados Unidos de los años 20. Racismo, ética y caridad son algunos de los elementos que hacen de esta novela ganadora del premio Pullitzer.


Tengo que empezar esta reseña con el típico "No eres tú, soy yo" , no puedo decir que el libro sea realmente malo lo que si puedo decir es que; no logró enamorarme. Entiendo muy bien lo que quiso hacer la autora: retratar a la sociedad Norteamericana de aquellos tiempos, plasmando un poco de sus propias vivencias y reflejándose así misma en la pequeña Jean Louise o para más fácil Scout. Scout: hija del abogado Atticus Finch y hermana del cuatro años mayor Jeremy( Jem), nos cuenta sus aventuras infantiles desde que tenía seis años. A través de estas aventuras, podemos ver cómo Atticus Finch trata de criar a sus hijos con los valores adecuados. A si mismo Scout nos cuenta; cuando su padre tiene que defender a un hombre de color acusado de violar a una mujer blanca. El mensaje es claro, la descriminacion, el racismo y la hipocresía, se aprende, no se nace con ello. Hasta aquí vamos bien pero... Las primeras 50 páginas se me hicieron eternas y en varias ocasiones me descubrí pensando en la inmortalidad del cangrejo,la historia lleva un ritmo muy, muy lento al menos en la primera parte, la segunda parte se pone un poco más interesante e incluso entretenida y el final me gustó, al menos siento que aquí le dió un tinte algo realista y el mensaje final es bonito y creo que eso salvó un poco el libro para mí. Al final es como tener la receta perfecta para hacer el pastel más delicioso del mundo; pero si no los mezclas adecuadamente, te puede quedar algo rico pero nada fuera de lo normal.


Me ha encantado, no pensé que me fuese a gustar, puede que las primeras 100 páginas no me hayan enganchado pero, las siguientes me tenían tan atrapada es que Scoutt va contando su vida de pequeña, como pasaba el tiempo con su hermano Jem, cuando ella regreso a la escuela y no se sentía a gusto ya que le limitaban su aprendizaje, los problemas que tenía el pueblo que vivía con las personas de color dada la época, las muchas cosas que fue aprendiendo a los largo de esos años en los que va viendo tantas cosas que para ella no son justas porque se supone que todos somos semejantes, todos somos uno. Y su padre tratando de darles una buena educación sin prejuicios.


Como ya sabréis, este clásico estadounidense de Harper Lee tuvo un éxito instantáneo tras su publicación en 1960. Y a día de hoy, sigue causando la misma sensación que antaño porque el mensaje sigue siendo actual y más necesario que nunca. El tema central de la obra es la injusticia racial que se hace con un negro al acusarlo, falsamente, de haber cometido una violación sexual a una niña blanca. También es un guiño hacia el sistema judicial de los Estados Unidos, que no ofrece ningún tipo de garantía a la población negra. El veredicto estaba claro desde el principio, a pesar de que Atticus luchó contra viento y marea en su defensa. Atticus es un ejemplo de moral y de integridad, siempre poniendo la justicia por delante y a pesar de todas las habladurías de la vecindad. Lo que más me sorprende del personaje es su capacidad para mantener la calma en todo momento y no perder nunca la compostura, ni durante el proceso judicial, ni en el juicio, ni con sus dos hijos, a los que explica pacientemente todo con detalle, dándoles una educación basada en la igualdad, libertad y, por supuesto, la justicia. La autora nos muestra en su narrativa la gran discriminación que "existía" en Estados Unidos hacia ciertas personas, pero ya no solo por ser de otra raza (Tom Robinson), sino también por ser pobres (familia Ewell) o, simplemente, por prejuicios del pasado (Radley) y/o del presente (Atticus). Si escribí "existía" es porque considero que sigue existiendo y no solo en los Estados Unidos, sino alrededor de todo el mundo. Aunque, aparentemente, las cosas están avanzando positivamente, todavía queda mucho que luchar. Personalmente, creo que este odio se da porque la sociedad tiene miedo a lo que ve diferente, miedo a lo desconocido (como en el caso de Radley) y por eso hay que visibilizarlo. Como he señalado en el párrafo anterior, la obra trata el tema de las diferentes clases sociales, pero también hace hincapié en la destrucción de la inocencia de los hijos de Attinson, los roles de género y los sentimientos encontrados de compasión, impotencia y rabia ante una situación tan injusta como la presente. Una historia verdaderamente conmovedora. Para los amantes de la obra, os recomiendo echarle un ojo a la novela gráfica, ilustrada por Fred Fordham.


MÁS LIBROS DEL AUTOR HARPER LEE


VE Y PON UN CENTINELA

HARPER LEE

Calificación General: 6,9Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


LA HIJA DEL ESTE

CLARA USON

Calificación General: 8,7Por leer

RELATOS I

JOHN CHEEVER

Calificación General: 9,4Por leer

FRASES DEL LIBRO MATAR A UN RUISEÑOR

Simplemente, el hecho que hayamos perdido cien años antes de empezar no es motivo para que no intentemos vencer."


Publicado pormarenpergamino

Miss Caroline parecía no darse cuenta de que los andrajosos alumnos de la primera clase... , muchos de los cuales habían cortado algodón y cebado puercos desde que supieran andar, eran inmunes a la literatura de imaginación."


Publicado pormarenpergamino

Ese Robinson estaba casado legalmente, dicen que era honrado, iba a la iglesia y todo eso, pero cuando se presenta el momento definitivo resulta que esa capa exterior es terriblemente delgada. EN ELLOS SIEMPRE SALE A LA SUPERFICIE EL NEGRO."


Publicado pormarenpergamino

_A mi nada me da mas asco que un blanco de baja estofa se aproveche de la ignorancia de un negro."


Publicado pormarenpergamino

El tribunal designó a Atticus para defender al negro. Atticus se proponía defenderle. HE AHÍ LO QUE NO LES GUSTABA DEL CASO. Realmente, una se quedaba confundida."


Publicado pormarenpergamino

jamás iba de caza, no jugaba póker, ni pescaba, ni bebía, ni fumaba. Se sentaba en la sala y leía


Publicado porKathyrodriguez