Calificar:

6,0

7 votos

Sinopsis de MALLEUS MALEFICARUM

El Malleus maleficarum es,sin dudas, el más famoso de los libros sobre brujería que se haya escrito hasta el presente.También conocido como "El martillo de los brujos", está considerado la obra más infame de la Historia. Las razones sobran para calificarlo de esta manera: fue durante tres siglos (a partir de 1486; año de su primera edición) el recurso fundamental que la inquisición puso en manos de sacerdotes, magistrados y jueces católicos y protestantes en su combate contra el culto a la brujería.En sus páginas el lector encontrará, con curiosidad a veces, con horror casi siempre; la descripción de diferentes actos considerados impuros o inspirados por el demonio, pero además el consecuente castigo que debían recibir los responsables de tales hechos. Así, las inenarrables torturas mentales y físicas a que fueron sometidas aquellas personas que el poder unificado de los dos reinos, el celestial y el terrenal, consideraba culpables de herejía cobran una crueldad y un realismo nunca vistos ni antes ni después en el devenir humano.Heinrich Kramer y Jacobus Sprenger idearon este manual de instrucciones sanguinario y atroz que es el Malleus son la venia del Papa Inocencio III; quien legitima por bula sus dichos y sus consecuencias. Inquisidores de pura cepa; al nivel del mismísimo Torquemada, estos dos monjes dominicos legaron para la posteridad el reflejo de una larga época oscura que dejó un tendal de miedo y sangre, de dolor e injusticia tanto en Europa como en los territorios pendientes y dependientes de ella. La palabra fría y sin alma de este texto, sus preceptos filosos como un escalpelo, la hoguera como símbolo y razón ineludible en su accionar y el sombrío y estrecho concepto de la vida que con esta herramienta, la religión impuso a buena parte de la humanidad son una huella imposible de borrar.Aquellos que consideren que el conocimiento del pasado humano es indispensable para la comprensión de su presente, hoy tienen en sus manos una auténtica fuente, la primera y más importante de todas, respecto de la Inquisición y su indigno legado a la humanidad.

1 reseñas sobre el libro MALLEUS MALEFICARUM

En la Edad Media muchos eran los pesares de la vida, enfermedades y muertes injustificadas y misteriosas. La religión se solía quedar corta a la hora de dar explicaciones o consuelo a los sufridos individuos, por lo que buscando una respuesta o ayuda necesaria, acabarían apareciendo las curanderas y otro tipo de variopintos personajes que, a través de plantas, ritos, rezos o creencias diferentes, intentaron explicar aquello a lo que la religión ( no existía el pensamiento científico) no daba respuesta. Es así como surgieron las mal llamadas brujas. Mujeres en su mayoría. Con las mejores o las peores intenciones pero, en definitiva, nulo poder para cambiar acontecimientos, por muchos amuletos, hechicerías o miradas asesinas que echaran. La omnipresente iglesia católica olfateó que el rebaño se le podía dispersar y decidió tomar cartas en el asunto creando la Inquisición. Jacobo Sprenger y Heinrich Kramer fueron dos inquisidores alemanes que unieron sus fuerzas para redactar, en 1487, uno de los libros más odiados de la Humanidad: el Malleus Maleficarum o Martillo, azote de las Brujas. Basándose en obras de San Agustín, Santo Tomás de Aquino o Nicolás Eymerich, detestado inquisidor catalán, los alemanes escribieron un manual que sirvió de guía a todos los inquisidores europeos, detallando qué objetos, actuaciones, dichos y hechos eran sospechosos del abominable pecado de la brujería, qué métodos de tortura utilizar para extraer la información, cómo actuar ante la duda y finalmente, el castigo a recibir en caso de que se probara que la susodicha era una sierva de Satán. Imagina… No eran necesarios grandes requisitos para ser quemada en la hoguera. Bastaba con que encontraran un muñeco en tu casa, que la vaca del vecino enfermara y dijera que se debía a un mal de ojo, o que tu marido tuviera un mal día para que... voila! te enfrentases a un juicio por brujería. Pero, no había que preocuparse, no. Ellos te asignaban un abogado (que tuviera su beneplácito, claro) y, además, se necesitaban dos testigos para condenarte. Eso sí, no te decían sus nombres no sea que los maldijeras. Si aún así existían dudas, quedaba la opción del martirio (de lo más diverso para que el torturador no se aburriera). Y si resulta, que tras varios días de tortura caías en un profundo malestar, incapaz de hablar o sostenerte en pie siquiera, era prueba concluyente de que eras una bruja y estabas lista para la hoguera. Tus bienes se los repartían entre los inquisidores y los testigos. No es de extrañar con semejante código penal, que las acusaciones por brujería se extendieran a lo largo y ancho de Europa y se acabaran exportando a América. Un libro abominable. Escrito por seres inhumanos, ciegos de ira y odio en una época terrible. Da auténtico miedo la gente que vive con tanto odio, criticando y condenando al que no piensa igual, creyendo que son poseedores de la verdad y guardianes de la fe, sintiéndose mejor persona que los demás. Mucho cuidado. Estos tip@s no murieron en la Edad Media, todavía pululan por ahí. Por sus palabras y obras los reconoceréis.


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN RELIGIÓN Y FILOSOFÍA


FRASES DEL LIBRO MALLEUS MALEFICARUM

que el demonio tiene más intención y deseo de tentar a los buenos que a los malvados; aunque en verdad tienta a los malvados más que a los buenos, porque los primeros tienen más aptitud que éstos para responder a su tentación.


Publicado porEdd62