1. ALIBRATE
  2. CLÁSICOS UNIVERSALES
  3. LOS TIGRES DE MOMPRACEM

Calificar:

8,0

26 votos

Sinopsis de LOS TIGRES DE MOMPRACEM

Los tigres de Mompracem (italiano: Le tigri di Mompracem) es una novela de aventuras del escritor italiano Emilio Salgari. Es la primera obra del ciclo

2 reseñas sobre el libro LOS TIGRES DE MOMPRACEM

Qué pesado se me ha hecho este libro. Especialmente cuesta arriba a partir de la mitad. Y es que la primera novela de Sandokán es muy de su época y ha envejecido terriblemente mal. Hay dos aspectos cruciales en el libro que no ayudan: su ferviente corriente romántica en el que el amor y la muerte está por encima de la coherencia; y su exagerado y dramático carácter latino. Creo que no he visto más símbolos de exclamación por página en mi vida. Cualquier diálogo es un drama en sí mismo. Y Marianna, la Perla de Labuán de la que se enamora tan perdidamente Sandokán y que tiene dieciséis o dieciocho años a lo máximo, habla como una señora de sesenta (pero no de las de ahora, sino como las de Vox). El argumento es bastante contradictorio: Sandokán, el pirata invencible y más temido del Índico, manda a su lugarteniente Yáñez a ver si de verdad la Perla de Labuán es tan bella como dicen. Éste vuelve y le confirma que sí. Él va con su barco y tripulación a comprobarlo en persona. Los ingleses le revientan el barco y la tripulación. Herido y naufrago, es recogido por el tío de Marianna (la Perla) que es un Lord inglés y lo confunde con un príncipe. Le cura las heridas y lo hospeda en su mansión. Allí conoce a Marianna y se enamora tanto, que manda a la mierda su imperio pirata y a sus hombres por el amor que siente por ella. Que si “qué desdichado soy que pierdo mi reino por el amor”, “qué mal que te conociera” (has ido con tu barco y tripulación adrede, amigo) y tantas cursilerías que solo esperas que le maten y que en realidad el Sandokán de todas las novelas que vienen por detrás en realidad sea otro tío que le reemplace, rollo el pirata Roberts de La princesa prometida. O Yáñez, que es un tío competente y el que realmente está detrás de la fama y el éxito de Sandokán. Esto es solo el principio de la novela. No desvelo más. Pero no esperéis que la cosa mejore. Sandokán es un parguela, un fanfarrón insufrible que vende la moto de no haber perdido batalla, de no saber lo que es el miedo, de ser querido por sus hombres, de tener un reino y una reputación terrible. Pero lo cierto es que pierde casi todas las batallas que hay en la novela, en cuanto tiene oportunidad se hace pasar por otro para que no lo encarcelen o ejecuten, que vende y sacrifica a sus hombres por su egoísmo, que en las batallas va el primero pero lleva siempre guardaespaldas como escudos humanos… Y no verás planificar una sola estrategia decente. Todo lo propone Yáñez, él acepta pero se lleva el mérito ante sus hombres… En fin, una novela que no me ha gustado nada. Que tiene algunos puntos interesantes como su anticolonialismo, los cambios que provocó la llegada de la locomoción por vapor a la navegación… Pero que sufre de una teatralidad de baratillo y de personajes un poco inaguantables… ¡Lo siento Emilio Salgari, su Sandokán y su estilo no son para mí! ¡Venganza! ¡Sangre! ¡Mi reino por no leer más al Tigre de Malasia!


La última vez que leí este libro tenía unos ocho o nueve años. Debo decir que no recuerdaba demasiado, excepto que su protagonista era un pirata. No voy a detenerme en un análisis profundo del libro. Por un lado porque no lo vale -es un simple relato de aventuras- y por otro porque ya hay reseñas y estudios mucho más exhaustivos y van más allá de lo que yo puedo aportar. Sí voy a decir un par de cosas que noté ahora que soy adulto Uno: el pobre Sandokán fue otra víctima del imperialismo inglés. Era un príncipe despojado de su reino porque su gobierno no respondía a los intereses británicos en las islas de Asia. Básicamente fue robado de su título, hogar y posesiones por no actuar servilmente a favor de una fuerza invasora. Te banco Sandokán. Dos: Incluso un fiero pirata puede enamorarse a primera vista y de una mujer con la que aparentemente no tiene nada en común. Pero cuando empezamos a repasar, en realidad ambos son de alta alcurnia. Él, vuelto salvaje por la necesidad, y ella con una crianza agreste por gusto. Marianna no está tan lejos entonces de lo que desearía un hombre como Sandokán. Tres: al enamorarse y ser correspondido Sandokán sabe que deberá dejar su vida y buscarse una nueva porque no es vida para un hombre casado. Triste saber que simplemente ponerse en pareja le haga dejar su estilo de vida, pero por sobre todo lo deje sin la posibilidad de reivindicar su honor perdido. Sobre todo si Marianna lo conoció siendo pirata y lo aceptó así. ¿Por qué decidir (sin consultarle a ella además) dejar su forma de vida? Del final no voy a decir mucho, pero el fantasma del romanticismo andaba sobrevolando ese siglo XIX.


MÁS LIBROS DEL AUTOR EMILIO SALGARI


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN CLÁSICOS UNIVERSALES