Calificar
8,4 206 votos

Sinopsis

Los siete locos, primera parte de un díptico que se completa con Los lanzallamas. En Los siete locos, Augusto Remo Erdosain, desesperado ante la falta de dinero y perspectivas, comete un robo en la compañía azucarera en la que trabaja. Erdosain se considera a sí mismo un inventor y justifica este primer delito como el medio para realizar su mayor anhelo: la rosa de cobre. Pero el robo culmina con la humillación cuando quede al descubierto. En busca de un préstamo para devolver el dinero, Erdosain se encuentra con el farmacéutico Ergueta, el primer loco, quien lo conducirá hasta el Astrólogo, líder de una revolución que pretende cambiar el orden social imperante a través de una despiadada revolución.

Año de publicación:1929

9 reseñas sobre el libro LOS SIETE LOCOS

Librazo. Profundas ideas y visiones adelantadas para la época. Yo creo que, en 1929, Arlt se adelantó a muchos eventos y escrituras posteriores: el primer golpe de estado argentino, la indolencia de El extranjero de Camus, a la distopia de 1984 de Orwell y hasta al personaje gris de La tregua de Benedetti. Hay que leerlo.


Lo que más me sorprendió fue saber que fue escrito hace 90 años !!! El autor adelanta la idea de una dictadura militar, y de la fácil manipulación de las masas por la prensa, y mediante la difusión de fantasías religiosas. Interesantísimo! Encontré varios factores comunes entre los personajes de este libro y los del primero que leí de Arlt ( El juguete Rabioso), sin ser uno continuación del otro: - Todos los personajes son segregados sociales. - El personaje principal se sabe inteligente y con potencial de inventor, pero en ninguno de los libros logra concretar sus brillantes ideas, sólo las roza tangencialmente. -El protagonista siente un fuerte resentimiento por sentirse ajeno a las clases sociales más acomodadas, de las que adivina felicidades y con frecuencia fantasea con ser salvado azarosamente por algún millonario ignoto. Estos puntos me parecieron interesantes, tal vez como posible reflejo de la personalidad del autor.


Me quedó esta frase: "Lo que llamamos locura es la descostumbre del pensamiento de los otros."


Quiero como Erdosain y el Astrólogo fundar una secta secreta para subvertir el orden establecido y reducir a cenizas esta sociedad enferma, quiero ser un criminal y destruir los valores en los que se funda la democracia, mediante el empleo de la mentira metafísica tan necesaria para la existencia del hombre y la promesa de un nuevo régimen justo pero cruel, totalitario e implacable, quiero ejecutar acciones que siembren la confusión y el caos, solo por el placer de ver cómo arde este país y se derrumba en su inmundicia. Los siete locos de Roberto Arlt todavía siguen hablando con su agresivo lenguaje en mi cabeza, recordándome a cada instante que la única forma posible de afirmar la existencia y de ganarse la libertad en una civilización de esclavos es repudiar la hipocresía, la banalidad y la estupidez que la sustentan; hay que buscar la diferencia, no caminar como un cordero hacia el abismo en el que la gente vulgar se sacrifica a sí misma entre carcajadas. Es necesario purificar al hombre a través de la violencia, la mentira y el dinero, sucedáneos universales de la felicidad.


"Aparte de que Güiraldes es argentino por su preocupación metafísica. Eso es característico: ya sea Hernández, ya sea Quiroga, ya sea Roberto Arlt. —¿Roberto Arlt? —No le quepa ninguna duda. Muchos tontos creen que es importante por su pintoresquismo. No, Martín, casi todo lo que en él es pintoresco es un defecto. Es grande a pesar de eso. Es grande por la formidable tensión metafísica y religiosa de los monólogos de Erdosain. Los siete locos está plagado de defectos. No digo de defectos estilísticos o gramaticales, que no tendría importancia. Digo que está lleno de literatura entre comillas, de personajes pretenciosos o apócrifos, como el Astrólogo. Es grande a pesar de todo eso. Se sonrió." Ernesto Sabato, Sobre heroes y tumbas.


No puedo creer que Arlt haya escrito esta novela. Esta obra es existencialismo en estado puro (y escrita 11 años antes de ‘La Náusea’!). El monólogo interior que desarrolla el personaje principal en toda la obra es sublime. Que pena que el mismo Arlt haya sido sufrido la suerte de relego social que sus personajes, se merecía estar junto con la élite borgiana y cortazariana.


Magistral...


Una pintura descarnada y cruel, pero realista. No nos resultan ajenas las ideas delirantes de sus personajes, así como sus intenciones detrás de ellas. Pero, lo que más me impresionó fue el vacío existencial de Erdosain. Libro muy arduo, pero, vale la pena.


Ver más reseñas