Calificar
8,8 8 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de LOS PECES NO CIERRAN LOS OJOS

Seix Barral incorpora en su catálogo a uno de los grandes escritores de la literatura actual.«El único verdadero escritor de categoría quepor ahora ha dado el siglo XXI» Corriere della Sera.«Nacer y crecer en Nápoles agota el destino: vaya uno donde vaya, ya lo ha recibido como dote, mitad lastre, mitad salvoconducto.» Un hombre recuerda el verano de sus diez años en un pueblo costero cerca de Nápoles, los años en que se anhela un futuro desde el que sólo se puede mirar atrás. Entre la pesca y los libros, los paseos en solitario y los encuentros con los muchachos del barrio, transcurren sus días, hasta que conoce a una niña sin nombre que le descubre el peso de palabras como amor o justicia.    A los diez años, la edad se escribe por primera vez con dos cifras. La inquietud y el deseo de crecer son más fuertes que la apariencia física; torpe cascarón el cuerpo infantil. Y permanece intacta la necesidad de protección que cura el calor de las historias familiares, la presencia de una madre y el contacto de la mano amiga.   Nombrado escritor de la década por el Corriere della Sera, y galardonado con los premios France Culture, Femina Étranger, Laure Bataillon o Petrarca, Erri De Luca es uno de los autores italianos más leídos y admirados en más de veinte países: «El único escritor auténtico que por ahora nos ...

Año de publicación:2016

2 reseñas sobre el libro LOS PECES NO CIERRAN LOS OJOS

Erri De Luca nació en Nápoles, Italia, en 1950, comenzó a publicar a los 40 años, es autodidacta y su vida fue un constante derrotero, metalúrgico, albañil, chofer, artesano y militante revolucionario. Recientemente ha declarado “Para mi la escritura es una convocatoria de ausentes. Por ejemplo, mi padre, aunque no está aquí, preside mi escritura”. Ha sido traducido a más de una veintena de idiomas, y todas sus obras fueron traducidas al francés, en Francia es un autor muy valorado. A sus 65 años es el escritor contemporáneo más prestigioso de Italia y Europa. Es un autor prolífico, publicó más de cincuenta obras entre ellas: Aquí no, Ahora no (1989), Tú, mío (1998), Tres caballos ( 1999), El peso de la mariposa (2009). Ha sido galardonado con el Premio France Culture y Femina Etranger en Francia y el Premio Petrarca en Alemania. Los peces no cierran los ojos, es una inmensa novela plasmada en pocas páginas, es difícil de clasificar, si se trata de una autobiografía, auto ficción, o una ficción, quizás ubicarla no sea lo más importante, solo dejarse llevar en la lectura por su intensidad, y tomarla como quien come pequeñas porciones de torta, saboreándola y dejándose llevar por la prosa emotiva y explícita. Está ubicada en espacio y tiempo, se desarrolla en Nápoles y en una isla cercana, que describe con pinceladas mágicas y muy desgarradora los tiempos en los cuales se transita la vida en esos lugares de Italia. Respecto al tiempo la novela está entre dos momentos, la pos guerra donde ubica al protagonista en sus 10 años y va yendo y viniendo desde esa época a su edad adulta y más actual. De Luca como principal protagonista por su rol y pensamiento, puede percibirse como un cuerpo transparente, que permite al lector verlo en su interior con lo físico y mental fluyendo sin detenerse, y que además es como un ser etéreo entre los lugares, los hechos actuales y del pasado y otros protagonistas secundarios. Pero más que ello afloran sus grandes temores de niño temporal que le toco vivir y un imperioso deseo de dejarse atrás y salir de su cuerpo encapullado en el cual se siente atrapado y buscarse en otro encontrando un nuevo y joven yo. Hay un sabor a infancia robada, con este ser al cual le atraviesan cuestiones muy fundantes, algunas de ellas arraigadas del espacio cultural geográfico y temporal , y Nápoles y su tiempo son parte de su definición y constitución. En un pasaje de la novela dice: “ La infancia había sido una guerra, a mi alrededor morían más los niños que los viejos”. Al niño fantasma, solitario, triste, introvertido y gran lector, observando el mundo adulto en forma muy escrutadora, se le suman las esquirlas de la guerra que hicieron mella primero en sus padres y la relación de pareja que tuvieron y perdieron, los sueños de los resabios de la pos guerra tratando de migrar a lugares más esperanzadores, y la gran idea y búsqueda de utopías revolucionarios como parte también de un espacio para vivir mejor. La prosa de la novela es tan contundente y explícita que pone todo el tiempo las emociones y sentimientos a flor de piel, sin filtro y es por ello que su cuerpo transparente nos permite verlo vibrar en cada momento. De Luca parece transitar su camino como búsqueda personal y lo hace como “Los peces que no cierran los ojos” ¿es quizás un exponente de la generación europea del Siglo XX que continúa buscándose sin lograrlo? ¿Ha sido la escritura asumida como una forma de librar sus batallas y no dejar partir a sus ausentes y no animarse al amor? Son quizás estas preguntas retóricas las cuestiones que nos plantea la obra e igualmente nos ofrece bastante más con palabras dichas y no dichas, e impulsando al lector a llegar a la página 124 lenta y emotivamente, como sin querer dejar ir el libro, y una vez allí en el punto de fin, el mismo autor nos invita a otro desafío, nos proyecta hacia el infinito.


«La primera pareja humana, creada en un jardín el sexto día, tuvo por encima de ella la primera noche inconmensurable. Sin saberlo ellos, despuntó en sus cuerpos el apetito, la sed, el entusiasmo y el sueño. La primera noche, desconocida, les pareció a ellos el resto del día primero, desmigajado en puntitos de luz. No sabían si regresaría el sol, de modo que se abrazaron. Las bocas se vieron juntas e inventaron el beso, el primer fruto del conocimiento. Era mercurio, aquel conocimiento, un líquido sensible a la temperatura de los cuerpos. Sé de esa primera vez porque tuve yo también aquella hora en la boca, en un instante idéntico al de ellos, sobre una arena de playa, con el cielo descubierto sobre la cabeza»


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro LOS PECES NO CIERRAN LOS OJOS

"Le debo la liberación del verbo amar que en mi vocabulario estaba bajo arresto"

Publicado por:

MagdalenaBM