Sinopsis de LOS PAZOS DE ULLOA

Emilia Pardo Bazán inicia esta nueva manera de narrar cuando se encuentra ya en su madurez creadora y guarda relación con las maneras de Galdós o Balzac: narración de amplio trazado, que desborda la extensión de la novela y necesita un marco más amplio y de la cual el retorno de los personajes o la reiteración de escenarios son manifestaciones estructurales. En la Pardo Bazán la longitud de las novelas parece estar sobre todo en función del estudio psicológico de los personajes, más que en el análisis de aspectos sociológicos o históricos, de la visión totalizadora de una época o de una clase social, como sucede en Galdós. (De la Introducción de Marina Mayoral)

17 reseñas sobre el libro LOS PAZOS DE ULLOA

Qué mejor momento para leer este clásico que en el Centenario de la muerte de Emilia Pardo Bazán (1921-2021). Me acerqué a él al conocer un poco de la vida de la autora. Una mujer muy culta, feminista y rebelde en una época muy complicada para todo ello. Con una vida amorosa muy interesante. Pensé que de una mujer así no podía salir un libro aburrido como me temía que seria. Y, efectivamente, no me equivoqué. Ha sido un placer descubrir su estilo literario lleno de crítica y humor, con unas descripciones bellísimas aún hablando de situaciones horribles, asquerosas y feas, mediante las que logra transmitir las emociones de los personajes. Típicas de la reina, ella, del naturalismo español. Esta novela es una crítica a la aristocracia rural ya decadente en la Galicia de finales del siglo XIX, encarnada por Don Pedro Moscoso, marqués de Ulloa (que en realidad no lo es) entre otros. Un bruto, ignorante, inútil y perezoso que vive en un entorno decrépito, mísero y lleno de podredumbre. Con él vive su astuto administrador, Primitivo, que encarna la maldad, el egoísmo y la traición, y su hija Sabel, la criada, sometida por su padre y su amo. En contraposición está la burguesía en las ciudades pequeñas, lugares asfixiantes llenos de envidia, chismes y apariencia, donde los prejuicios hacia la mujer pueden condenarla al mínimo desliz, sin ningún horizonte para ella. Y aquí encontramos a la familia del marqués y en especial a Nucha encarnando a la mujer sumisa y abnegada, sufridora y víctima. También supone una crítica al clero, representado por Julián, nuestro protagonista. Un sacerdote inocente, ingenuo y sin experiencia, un antihéroe ante un camino de aprendizaje y con una sensibilidad difícil de gestionar en un entorno tan hostil. El amor hacia Nucha, un amor platónico y espiritual, es típico que aparezca en novelas de esa época. La debilidad de la carne enfrentada a la religión, como si no fueran humanos, como si no pudieran despertar en su corazón sentimientos hacia los demás. Y finalmente tenemos también una crítica hacia la política representada por caciques preocupados por su posición económica y sus propios intereses, sin ningún ideal ni objetivo de prosperidad. Una novela pesimista, donde las circunstancias, el ambiente y el entorno donde se encuentran sus personajes les llevan a la tragedia. Con una visión realista, nada utópica y muy creíble. El desenlace redondo, con un final abierto que no hubiera sido necesario darle continuidad, aunque seguramente acabaré leyendo la segunda parte porque me puede más la curiosidad.


Primer libro de Emilia Pardo Bazán. Y es una historia llena de pasión, con personajes muy bien definidos y lucha por mantener el lugar que cada personaje cree tener por derecho propio. La historia permite contrastar la vida de las ciudades con la vida rural de Galicia, al norte de España en el siglo 17. En un estilo naturalista me recordó en algún nivel a la escritora inglesa George Eliot. En alguna parte perdí el hilo de la historia con la explicación de la situación política, que en mi opinión, interrumpió la acción que venia en un punto álgido. Otros escritores como la misma Eliot, hubiese incluido estas explicaciones al inicio para luego concentrarse en la historia. Bueno, a lo menos me leeré la segunda parte de esta historia para saber cómo cierra esta historia. (lista 2021 Abril: leyendo clásicos)


🎧 ¡Qué grata sorpresa me he llevado! Siempre miré a Dª Emilia como una remilgada romántica, carente de cualquier consciencia social que la hiciese ver algo más allá de su entorno casi aristocrático, frívolo, sensiblero. Pues no, me equivoqué y de lleno. Toda su obra está repleta de guiños. Qué digo de guiños, de ostentosos y pocos disimulados aspavientos en favor de los más desfavorecidos. Cada frase, cada párrafo lleva un destacado tinte de denuncia social, de feminismo muy adelantado para su época. Nos descubre el paisaje de la Galicia profunda, de sus insalvables desigualdades, como los usos y costumbres medievales se resisten a ser destruidas, superadas, enterradas para siempre. La mujer, sea de la clase social que sea, siempre anda sometida a la tutela masculina, primero el padre, luego el marido. Repasa uno y otro de los hechos latentes, un cura que se debate entre el amor a Dios, a su sometimiento a la fe ciega o la entrega y redición a los seres humanos que sufren, aman, padecen en su entorno. Un médico entregado de lleno a la ciencia y sus beneficios, lector de Darwin. En fin, un hermoso y crudo retrato del siglo XIX. La imagen final de la obra no puede ser calificada más que de impactante. Algo sublime que antecede al punto y final de la novela.


He querido reposar unos días después de la lectura para hacer una reseña, y es que Los pazos de Ulloa es de esos libros que dejan poso y que aunque no me haya parecido redondo y en los que hay momentos que se me hacía un poco pesado creo que es una obra interesante para entender la vida social en la Galicia de finales del sigo XIX. Contrapone perfectamente la decadencia de la aristocracia rural frente a los aires renovados de la sociedad mas urbanita. Consigue trasladarte a la Galicia profunda, donde la vida sigue sus propias normas y reglas y donde la naturaleza, que es un personaje más, modela el estilo de vida . Es cierto que algunos capítulos me han sobrado y alguna descripción me resultó un poco cargante, pero aun así, creo que este es un libro que recomendaría para leer.


Es una obra que se desarrolla en un ambiente rural y marca el carácter de los personajes influenciados por sus circunstancias y por su propio entorno. Se centra sobre todo en la decadencia de la aristócracia y la aparición de nuevos movimientos políticos. El tema central es la lucha entre civilización y naturaleza, siendo esta la que triunfa. Otros temas que trata, las costumbres ancestrales, la religión y la brujería, la brutalidad del mundo rural, el caciquismo, nos retrata una época concreta en Galicia. En la novela las descripciones son soberbias aunque en mi opinión pecan de un vocabulario excesivamente enrevesado y culto , por eso su lectura me ha resultado difícil. Me decidí a leerla más que por ser una obra básica de la literatura española, por ser escrita por una mujer en una época en la que encontró muchos obstáculos para lograr su merecido reconocimiento por el simple hecho de ser mujer.


Don Pedro Moscoso, Marqués del lugar, Primitivo, su mayordomo y dominador real de la zona, su hija Sabel, amanzebada con el señorito y con el que tiene un hijo bastardo, Nucha la prima y esposa de D. Pedro y D. Julián, párroco de Ulloa, componen el elenco de personajes finamente delimitados que nos muestran la realidad de una Galicia profunda, donde lo salvaje de la naturaleza y las corruptelas políticas se mezclan en este fresco naturista sólidamente edificado que disfruté al máximo.


Le doy una estrella por que no logre conectar con la historia, tal vez no sea el momento para mi... y por mucho que lo intente hasta con audio libro se me hizo muy tedioso. Tal Vez en un futuro lo intente nuevamente :/


Somos animales, y no necesariamente racionales. La naturaleza, nuestro entorno nos hacen ser como somos, nos determinan a obrar como obramos. Tristísima historia, desesperadamente cruel, con dos antihéroes condenados a no encontrarse de verdad y presentados desde el primer momento del modo menos halagüeño posible. Doña Emilia no toma prisioneros: sólo los niños bien pequeños aportan calidez y dulzura. En nuestro corazón queda la amargura de lo que pudo llegar a ser, en otra época en otro lugar, y no fue, y no hubo el menor atisbo de felicidad. "La aldea, cuando se cría uno en ella y no sale de allí jamás, envilece, empobrece y embrutece" "A usted no le obedecerá ni le hará caso jamás ningún paisano, porque es usted un infeliz; es usted demasiado bonachón. Ellos necesitan gente que conozca sus máculas y les dé ciento de ventaja en picardía."


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR EMILIA PARDO BAZÁN


INSOLACION

EMILIA PARDO BAZÁN

Calificación General: 7,8Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


LA HIJA DEL ESTE

CLARA USON

Calificación General: 8,7Por leer

RELATOS I

JOHN CHEEVER

Calificación General: 9,4Por leer

FRASES DEL LIBRO LOS PAZOS DE ULLOA

Entendía don Pedro el honor conyugal a la manera calderoniana, española neta, indulgentísima para el esposo e implacable para la esposa.


Publicado porSoniagh

...la calumnia puede empañar el cristal de la honra, no mancharlo.


Publicado pormidoriAG

Por todas partes cubre el manto de la política intereses egoístas y bastardos, apostasías y vilezas.


Publicado pormidoriAG

...en rigor la vida es una serie de aplazamientos, y sólo hay un desenlace definitivo, el último.


Publicado pormidoriAG

Él era sencillo como la paloma; sólo que en este pícaro mundo también se necesita ser cauto como la serpiente...


Publicado pormidoriAG

La aldea, cuando se cría uno en ella y no sale de ella jamás, envilece, empobrece y embrutece.


Publicado pormidoriAG