Calificar
8,7 73 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de LOS LANZALLAMAS

Finaliza la novela de Los siete locos. No hay tragedia; la aniquilacion es racional, científica, como lo es la guerra química o bacteriológica. Este y otros aspectos convierten a Roberto Arlt en uno de los pocos narradores en lengua española que han ofrecido una interpretación del caos y la incertidumbre del mundo contemporáneo.

Año de publicación:1931

3 reseñas sobre el libro LOS LANZALLAMAS

La vida durante los últimos días, bajo el fulgor de Los Lanzallamas, se reduce a recrear la tristeza de personajes que como Erdosain, privados de cualquier esperanza, van por las calles de ciudades tenebrosas, soñando con inventos imposibles, tramando revoluciones para acabar con el orden social impuesto por la clase capitalista. Arlt ha reemplazado la tragedia por el concepto de complot, como dice Piglia: el héroe ya no se enfrenta a las cadenas del destino, sino al estado y sus maquinaciones para someter, engañar y anular al individuo, que se pierde a sí mismo tras la ilusión del trabajo, la propiedad, el dinero, el eterno consumo. La única alternativa de libertad es la que busca El Astrólogo a través de su Academia Revolucionaria, financiada por rufianes y proxenetas: la sociedad vive la mentira del capitalismo y está enferma, hay que curarla infestándola con los cánceres que la han pervertido; es necesario sembrar el caos, aniquilar a hombres, mujeres, niños y ancianos mediante ataques químicos, como si fueran moscas sobre la carroña. Este gerente de la monstruosidad no es peor que quienes ya ostentan el poder: manipula, controla, utiliza a cualquier infeliz que se le acerca, como ellos, lo hace para lograr sus fines altruistas. Hechizado por esos planes de purificación y exterminio social, Erdosain se debate entre la locura y la pena, lo que era suyo está perdido para siempre: Elsa, el amor, la dignidad; en su mente no hay más que dolor o remordimiento; quiso hundirse hasta el fango, lo hizo con maestría, consagrando sus últimos días a causas inútiles y a crímenes absurdos. Sufrió lo indecible porque su genio no encajaba en una colectividad de mediocres, de castrados mentales, nadie le supo corresponder, ni siquiera los dementes con los que se refugió en pos de una revolución de quimeras. La prensa lo sataniza cuando escribe al final:        En el tren de las nueve y cuarenta y cinco se suicidó el feroz asesino Erdosain.Surge aquí una contradicción entre los múltiples sentidos que a través del personaje y sus acciones plantea la novela y el relato periodístico que todo lo simplifica, reduciendo el sentido a simples estereotipos. El drama de una vida versus la superfluidad de la información que busca entretener a las masas. No en vano Arlt fue periodista, su estilo y profundidad de escritor, no engranaban con las prensas de los periódicos para los que trabajó, donde sus artículos o aguafuertes eran habitualmente recortados por la censura editorial. 


De lectura imprescindible como parte del díptico los Siete locos - Los lanzallamas.


Resalto sus peculiares y largos soliloquios sobre el ser humano y su escencia.


Más libros del autor ROBERTO ARLT


LA ISLA DESIERTA

ROBERTO ARLT

Calificación General:8,4

LOS SIETE LOCOS

ROBERTO ARLT

Calificación General:8,4

AGUAFUERTES

ROBERTO ARLT

Calificación General:8,3

También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA