Calificar:

9,0

133 votos

Sinopsis de LO QUE NO TIENE NOMBRE

«¿Hasta dónde puede llegar la literatura? En este libro dedicado a la vida y la muerte de su hijo Daniel, Piedad Bonnett alcanza con las palabras los lugares más extremos de la existencia. La naturalidad y la extrañeza conviven en sus páginas igual que en su mirada conviven la sequedad de la inteligencia y el latido más intenso de la emoción. Buscar respuestas es sólo un modo de hacerse preguntas, de negociar con las preguntas, de saber cuántas preguntas caben en una obsesión. Es también una forma de seguir cuidando al hijo más allá de la muerte, de defenderlo contra el frío, comprarle ropa nueva, preguntarle por los estudios y por su arte.» Luis García Montero

45 reseñas sobre el libro LO QUE NO TIENE NOMBRE

Esta fue una de mis primeras lecturas del mes, una que me dejó reflexionando y me impactó. Me dio a conocer algo de lo que yo ignoraba muchos aspectos. En esta narrativa Piedad Bonnett nos cuenta lo que sintió y como afrontó la muerte de su hijo Daniel. Como muchas preguntas se quedarán sin respuesta, como entonces se da cuenta que el suicidio de su hijo fue la liberación para la enfermedad mental que lo aterraba día a día. La historia de Daniel contada por la mano de su madre me resultó conmovedora; como alguien que tenía un talento increíble dudaba de si, como tuvo pequeños momentos en que los verdaderamente fue feliz y lo supo. Como Daniel sabía que estaba enfermo, y que remotamente siempre contempló la opción del suicidio; una liberación, un futuro en el que ya no tendría carga sobre sus hombros. Paz, nada de voces en su cabeza, nada de ensimismamiento, de retraimiento, de tristeza. Piedad nos da conocer sobre las enfermedades mentales, las cuales se encuentran llenas de críticas y palabras conscientemente erróneas, y conocemos que son más difícil de que lo que realmente parecen. Es sufrimiento, es ahogo, tristeza, es saber que por toda tu vida tendrás un defecto que siempre será una piedra en el camino, y por sobre en tu futuro. No imagino lo duro que debe ser para una madre perder a su hijo, preguntarse si realmente lo conocía, si realmente él quería aquella muerte por sí mismo. Sin duda Daniel se quedó entre las palabras de su madre; ahora también su historia reside en mí, y no será olvidado, vivirá eternamente en esa narrativa. Les invito que visiten su blog y puedan ver el talento que tenía con la pintura: www.danielsegurabonnett.blogspot.com Por mi parte tiene 5/5 ⭐. Está muy bien escrita, es lo que diré, puesto que lo considero algo muy intimo de Piedad. Algo con lo que debes tener un gran valor para exponer al mundo. ¡Muchas gracias por leerme! 💜📖😊 11/6/2021


Me resulta muy difícil señalar claramente lo que he sentido con esta lectura. No hay palabras para hacerle justicia. Hablar de lo que sientes por un hijo es enumerar y describir tantas y tantas sensaciones desde que nace y cómo va cambiado tu vida desde que empieza la suya; ver crecer a tu hijo, vivir con él todas sus experiencias , sufrir sus pesares y celebrar sus éxitos es algo que no tiene precio. Pero no hay palabra para definir fielmente lo que significa perder un hijo, sobrevivir a él y aprender a vivir sin él. Si además tu hijo termina con su vida por voluntad propia, eso ya no tiene nombre. Resulta inaudito, va contra natura, inexplicable, inconcebible, inabarcable, insufrible el dolor, el pesar, la culpa, el vacío y el estado de desequilibrio de un padre ante esta situación. Para rizar más el rizo, saber que tu hijo sufre una enfermedad de la que es esclavo y sobre la que a penas puedes decidir, que empiezas por no aceptar, que luchas por frenar, buscar soluciones, que terminas por aceptar y que sabes que lo lleva hasta el abismo en ocasiones ,es indecible. He vivido ambas experiencias. Ver cómo una persona muy cercana a mí perdía a su hijo, sin poder hacer nada, inexplicablemente, sin poder darle el último abrazo, sin poder ver su última sonrisa, sin escuchar sus últimas palabras y sé que es algo que cambia no sólo la vida de sus padres sino la de toda una familia. He sufrido la pérdida de un ser querido que se ha ido desvaneciendo y ha acabado abruptamente con su vida y eso es una experiencia única que no se olvida, que no se deja de sentir ,que te marca para siempre, hay un antes y un después desde entonces. Lo que escribe Piedad Bonnet es una descripción fiel, precisa, sobrecogedora sobre esta experiencia. Me parece de una sinceridad y amabilidad infinitas cómo desnuda su alma y nos muestra todo su sufrimiento; dejarse ver cómo vivió la enfermedad de su hijo y cómo transcurrió todo su proceso de duelo me parece un acto valiente y enormemente humano. Un homenaje a quien fue su hijo, un chico inteligente, un gran artista con tal sensibilidad que no pudo soportar más el dolor. Entenderlo, aceptarlo y compartirlo me han hecho descubrir a una gran escritora y a una mejor persona. Visitar el blog (http://danielsegurabonnett.blogspot.com/) que su familia creó para preservar su obra me parece un precioso homenaje para dar luz no solo al hijo sino también al artista. Ha sido el testimonio más emotivo que he leído en este año y quizá una de las lecturas más especiales de toda mi vida. INOLVIDABLE


Lo que no tiene nombre es una autopsia hecha por la autora para comprender cómo se mató su hijo y llegar a la última fase del duelo: la aceptación. Por eso no es un libro dirigido a nosotros los lectores. Es ella misma metiendo aguja para sacar hilo, desenredando hechos y llegando a una conclusión. Es ella revelando sus sentimientos y emociones, abriéndose y compartiendo. Y eso me causa mucho conflicto. No puedo empatizar con ella, aunque trato de imaginarme su dolor. Me molesta. Sentimientos aparte, me parece una obra importantísima que menciona lo culpables que son la ignorancia, el miedo y la vergüenza a la hora de hablar de trastornos mentales, a los que ni siquiera les queremos llamar por su nombre. Pero lo tienen y no nombrarlas no las hará desaparecer.


A través de la información que tuve la oportunidad de revisar previo a realizar la lectura, pensé que el libro de Piedad Bonnett trataba sobre la muerte. La muerte de su hijo. Pues estaba muy equivocado, toda vez que el texto se enfoca en el camino que se tiene que transitar para llegar a ella. Lo que no tiene nombre es precisamente ese tránsito que demuestra y permite evidenciar la vulnerabilidad en la cual nos encontramos. No se trata del duelo como tal, o de las pruebas que tiene que pasar una madre para afrontar la pérdida de su hijo, sino que es mucho más feroz, se trata sobre el conocimiento que se tiene acerca de cuál será la forma que empleará aquel destino indiscutible. Está claro, todos tendremos el mismo, pero en este caso ese destino se ve de una forma inminente, una forma cruda y visceral. Un camino corto, que, asegura la autora, consistirá en la toma de la decisión para acabar con la propia vida, para abandonar las presiones que son impuestas por la sociedad o, pero aún, las que se creen tener. Me sorprendió agradablemente la valentía que tuvo la madre y la familia, persona que, a pesar de conocer sobre la condición de la enfermedad, permitieron seguir viviendo a Daniel, dejaron que fuera quien quería ser, que enfrentara su destino. Reprimieron ese temor legítimo para que la vida de sus ser querido fuera lo más normal posible. Es de los mejores mensajes que me dejó el libro. Ese instituto paternal impuesto por el instituto de supervivencia no nos deja actuar acordemente en ocasiones, pues impide que se crezca a través de las experiencias propias. Lo que no tiene nombre hace relación también, o al menos así lo veo, con la actualidad de la relación médico-paciente. Veo una crítica bien dura al sistema de salud, en donde pareciera que se hubiese olvidado cuál es la finalidad del servicio. Que se hubiera olvidado un aspecto tan importante y fundamental cómo ponerse en los zapatos del prójimo. Mírame a los ojos doctor! Explícame!, no se lo mismo que tú! Un libro de fácil lectura, con menciones a otros textos literarios que permiten conocer un poco más a la autora; con una historia sobre la lucha incansable de una madre; sobre la balanza entre el dejar ser y él intervenir para proteger; con un mensaje muy potente sobre lo inevitable. Gracias libro!


Una historia muy triste de como se suicidó el hijo de la autora. No podes dejar de sentir. Te explica lo que vivió, desde los primeros ataques del hijo hasta su misma muerte. Lo empezas a leer con el corazón en la mano y al terminarlo te deja un vacío existencial, uno complicado de salir. Es muy difícil la situación, tanto para quien lo está viviendo como para quien lo acompaña. Cada lado tiene sus contras. Esperemos que el hijo haya ido a un mejor lugar.  ¿Cómo podes superar que tú hijo se suicide? La autora parece hacerlo a través de la escritura. Con un resultado espectacular. Es un libro con mucho sufrimiento. Ya sabes lo que va a venir.  Lo recomiendo pero con su debido cuidado, toca temas muy sensibles, como se habrán dado cuenta.


Cómo narrar el suceso más trágico en tu vida? ¿Cómo calmar tu alma y encontrar la a respuestas que quedaron en el aire? ¿Cómo llamar al dolor de perder a un hijo, si eso no tiene nombre? Piedad Bonet en esta novela nos cuenta el episodio más doloroso y largo de su vida, que termina de las espeluznante manera, con el suicidio de su hijo. Nos lleva de la mano por los años de lucha contra una terrible enfermedad, las angustias de ella como madre al ver que no puede ayudar a su hijo como quisiera, ver como se le va de las manos como agua a la que no puede atrapar. Con citas y poesía en su narración, nos comparte la manera que ha encontrado para sobrellevar la pérdida. Una historia entrañable, desgarradora, que no te deja indiferente.


No tiene nombre porque no hay palabra alguna que exprese el sentimiento de la pérdida de un hijo para una madre, máxime cuando la muerte se produce como una opción voluntaria El libro escrito bajo la desgarradora serenidad de Piedad Bonnet autora colombiana ante el suicidio de Daniel, su hijo de 28 años en Nueva York en 2011, nos desgrana el corazón roto de una madre que ve como su hijo debido a una enfermedad de tipo mental se suicida precipitándose al vacío, triste final después de años de lucha. Duro pero recomendable, alejado de dramatismo y lágrima fácil


~Como para aliviarlo, pero tal vez para aliviarme, hay días en que hago venir la imagen de mi hijo hasta donde yo estoy, para abrazarlo, darle un beso en la frente, acariciar su cabeza como hice cuantas veces pude, y decirle al oído que su opción fue legítima, que es mejor la muerte a una vida indigna atravesada por el terror de saber que el yo, que es todo lo que somos, está habitado por otro.~ Piedad Bonnett Este libro me dejo sin palabras😶, con tristeza😔 y sobre todo con una sensación abrumadora de nostalgia😓. Yo entré a este libro sin saber prácticamente nada de él y buscando sobre todo una historia “ligera” y vaya sorpresa que me lleve al darme cuenta que me adentré en una historia desgarradora, que hace imposible no reflexionar sobre todo. No quiero entrar en detalles sobre la historia, porque en realidad todo el libro gira en torno a un acontecimiento, los sucesos que llevan a que este ocurra y las consecuencias. En mi opinión🤔 el acontecimiento no es lo verdaderamente importante y haciendo un paréntesis, me encanta como Piedad relata todo lo sucedido❤ sin morbo, de una manera casi poética y siendo bastante abierta y sincera con el tema, es más, tengo la impresión de que el libro es más para ella que para nosotros los lectores🤔. Le rescató mucho como recalca la importancia de buscar ayuda profesional🤗 y como toca el tema de los trastornos mentales, porque siento que es un tema que no se toca con la naturalidad que se debería😔 y que genera mucho rechazo en las personas. Así que me generó mucha empatía la manera tan preciosa con la que Piedad exponía sus pensamientos y conocimientos respecto a este tema, al mismo tiempo que expresaba el dolor, la impotencia y las dudas que la situación le evocaba. Así que recomiendo mucho esté libro❤. Se lee en una sentada, aunque puede ser engañoso, ya que contiene más de lo que aparenta😉.


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


MÁS LIBROS DEL AUTOR PIEDAD BONNETT


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


FRASES DEL LIBRO LO QUE NO TIENE NOMBRE

Los muertos sólo tienen la fuerza que los vivos les dan…


Publicado porAnaVi4

Eres distinto, peligrosamente distinto, debía decirle su adolorida conciencia.


Publicado porAnaVi4

La vida es física.


Publicado porOrenda.Lectora

Trato de pensar en la lucha que debió librar entre el deseo de acabar y su miedo.


Publicado porBocabeille

¿De qué tamaño es el dolor del que se despide de sí mismo?


Publicado porJemita

No puedo ser ni uno ni otro. Sin droga, no soy yo. Con droga, dejo de ser yo. Yo mismo soy la cuarta pared.


Publicado porJemita