Calificar
8,4 45 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

«¿Hasta dónde puede llegar la literatura? En este libro dedicado a la vida y la muerte de su hijo Daniel, Piedad Bonnett alcanza con las palabras los lugares más extremos de la existencia. La naturalidad y la extrañeza conviven en sus páginas igual que en su mirada conviven la sequedad de la inteligencia y el latido más intenso de la emoción. Buscar respuestas es sólo un modo de hacerse preguntas, de negociar con las preguntas, de saber cuántas preguntas caben en una obsesión. Es también una forma de seguir cuidando al hijo más allá de la muerte, de defenderlo contra el frío, comprarle ropa nueva, preguntarle por los estudios y por su arte.» Luis García Montero

Año de publicación:2013

11 reseñas sobre el libro LO QUE NO TIENE NOMBRE

No tiene nombre porque no hay palabra alguna que exprese el sentimiento de la pérdida de un hijo para una madre, máxime cuando la muerte se produce como una opción voluntaria El libro escrito bajo la desgarradora serenidad de Piedad Bonnet autora colombiana ante el suicidio de Daniel, su hijo de 28 años en Nueva York en 2011, nos desgrana el corazón roto de una madre que ve como su hijo debido a una enfermedad de tipo mental se suicida precipitándose al vacío, triste final después de años de lucha. Duro pero recomendable, alejado de dramatismo y lágrima fácil


Recomendación de mi hija que me insistió en que lo leyera. Partir diciendo que me lo lloré todo, porque a lo complejo de la muerte del hijo, se le suma lo doloroso que es tener un hijo con una enfermedad psiquiátrica. Creo que es una de las reflexiones más profunda y descarnada de lo que se siente ante la irrupción de la enfermedad, de todos los problemas que se sufre, de los prejuicios propios y de la sociedad, a parte de la frustración que se tiene ante la medicina que parece que aún está en pañales y de los médicos que pareciera que improvisan o que lejos de darte certezas, a veces te golpean con su indiferencia y que a lo que yo agregaría, según mi propia experiencia, pone en valor la importancia de ingresar a redes de padres, porque al compartir la experiencia de otras familias que han pasado por lo mismo, te permite entender mucho mejor lo que nos está pasando. Lo otro que impacta es la conclusión que logra finalmente entender y respetar a su hijo como a un ser adulto, autónomo y que sus decisiones son legítimas, más allá del propio dolor.


Este es un libro que no puede dejar a nadie indiferente. Bellísimo relato biográfico sobre la tragedia de la enfermedad y el duelo ante la pérdida de un hijo. En esta lúcida y contundente narración, Piedad Bonet no abandona del todo la poesía y, con un preciso, transparente y sencillo lenguaje, bucea hacia las más profundas reflexiones. Muy recomendado. | Marzo 2013.      


Una historia triste y desgarradora que quebranta el alma de aquellos que sabemos cuan fuerte es el amor por un hijo y cuan duro sería perderlo. Piedad Bonnett a través de este relato, hace una catarsis sobre la pérdida. Cuenta su propia historia y cómo asimila el duelo por la ausencia de su hijo Daniel, un joven con problemas de salud que lo llevaron hacia la muerte. Esta, es sin duda, una historia conmovedora que nos hace sentir el dolor de una madre a la que le cuesta aceptar que su hijo ya no está y muchas veces guarda la esperanza de aquello que ya no es, que ya no puede ser, simplemente porque la muerte nos lo arrebata. “Porque los muertos solo tienen la fuerza que los vivos les dan y si se la retiran…” Justamente eso, dejan de existir.


Este libro narra con genialidad uno de los episodios más tristes de la vida de la escritora, la pérdida de su hijo. A medida que pasan las páginas acompañamos a la escritora en cada uno de los momentos que tuvo que sufrir con entereza la enfermedad de su hijo. Es una gran historia que conmueve al lector en cada una de sus páginas


"De qué tamaño es el dolor del que se despide de sí mismo? Daniel amaba su cuerpo, lo cuidaba, lo llenaba de mimos, lo vestía con esmero. ¿Sintió dolor al saber que lo abandonaba, que se abandonaba para siempre? Pero Daniel también debía odiar aquel cuerpo que lo traicionaba, que lo agredía, que lo exponía al miedo, a la confusión, al delirio, y que de forma solapada lo hacía diferente a los otros, frente a los que se veía forzado a representar serenidad y cordura. Y muchas veces debió odiar la vida, esa que tanto amaba, por haberlo escogido a él, precisamente a él, para sacrificarlo." De los textos más bellos que he leído últimamente. Melancólico, fuerte y reflexivo. Gran obra.


Son muchas las páginas que entre poetas, novelistas, dramaturgos y científicos han escrito intentando dilucidar el dolor, la oscuridad y la luz, lo irreparable para el que continua y el descanso para el agobiado, ese definitivo abandono en el que nos sumerge la muerte, y a pesar de ello no deja de tener aire imaginativo que, para algunos, la misma este durante mucho tiempo en un juego de seducción no elegido. Es admirable el poder de construcción del relato que logra la autora, con la expansión del sentimiento a través del lenguaje, del uso práctico y a la vez poético del idioma, esté resulta de una forma casi inexplicable, acogedor en el amor de madre y, estremecedor y sombrío en el dolor de quien dio todo por ver feliz a su hijo, pero la oscuridad termino arrebatándoselo y mostrando así, que en muchos aspectos era un desconocido. El recuento de los episodios de dolor y de felicidad, intentado reconstruir paso a paso el camino andado, posiblemente no buscando alivio, si no haciéndolo con el afán de quien su intelecto lo obliga a querer comprender las razones y momentos previos que se esconden tras un suicidio, el dolor descarnado, pero conscientemente lidiado por una madre a la que ni siquiera sus autores más amados pueden con sus versos darle sosiego o explicación a su perdida, pues en verdad, los tormentos de la mente, el dolor de la lucha diaria, el temor a nunca ser, solo pueden llegar a tener explicación en quien en algún momento a contemplado con desdén el abismo con ansias puras de entregarse a él. Un libro sobrecogedor y extremadamente valioso por la valentía de su autora.


Leer este libro te hace pensar cómo debe ser perder un hijo, y sobre todo pasar por un problema familiar tan difícil. La escritora tiene una gran habilidad de describirlo, como una forma de tratar el duelo.


Ver más reseñas

También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA