1. ALIBRATE
  2. CIENCIA FICCIÓN Y FANTASÍA
  3. LIBRES, IGUALES, JUSTOS (LA SEGUNDA REVOLUCIÓN #3)

CIENCIA FICCIÓN Y FANTASÍA

LIBRES, IGUALES, JUSTOS (LA SEGUNDA REVOLUCIÓN #3)

COSTA ALCALÁ

Calificar:

8,4

22 votos

Sinopsis de LIBRES, IGUALES, JUSTOS (LA SEGUNDA REVOLUCIÓN #3)

Tras la aparición del Águila Blanca, la situación en Nylert se ha vuelto insostenible. La sociedad se divide. El odio está cada vez más presente. El viejo orden de los Dominio ya es más que una amenaza. #SegundaRevolución Lórim, Kózel y sus compañeros del Liceo, por un lado, y el detective Brynn junto con los pocos aliados que le quedan en la Guardia, por el otro, tendrán que encontrar la manera de derrotar al Águila Blanca aunque eso signifique jugar a su mismo juego, un juego muy peligroso. Se avecina una Segunda Revolución que podría devolver el trono a los Indrasil o desterrarlos, esta vez, para siempre.

6 reseñas sobre el libro LIBRES, IGUALES, JUSTOS (LA SEGUNDA REVOLUCIÓN #3)

No tengo palabras para describir todo lo que me gustó esta trilogía. Sinceramente, entré sin tener ninguna expectativa, y no esperaba para nada conseguirme con este gran mundo inventado por Costa y Alcalá. En los tres libros de esta trilogía ha habido acción, peleas, descubrimientos, secretos... Pero en este hubo más acción que en los demás, y cómo lo sufrí y lo disfruté. Ha sido un libro muy agridulce, el miedo que tuve por si moría alguno de mis personajes favoritos me mataba, y saber cómo se resolverían todos los problemas que habían me animaba a seguir y seguir leyendo sin parar. Sin duda nunca voy a olvidar a los personajes de esta historia que se volvieron mis bebés, amo a todos y cada uno de ellos (tal vez un poquito más a Vann y Lórim, pero es que es imposible no amarlos un poco más), con sus distintas personalidades, sus poderes, sus defectos y todo lo demás. La amistad que tienen es hermosa y envidiable a la vez, más que todo entre Kózel, Nero y Lórim. ¿Y el romance? VIVÍ por esto, porque por fin todo fluyó mejor. Las escenas en las que Vann y Kózel entrenaban me encantaba, aunque solo hubo como una o dos, las viví, era muy intenso y reñido todo. Y por fin, POR FIN, Vann narró mucho más en esta tercera entrega, lo cual me encantó porque antes casi ni narraba. Y la evolución que hubo entre Kástor y Enzo lo amé, al igual que con Denna (que aunque todavía no la amo, sí le tomé algo de cariño) y con Lórim. Y Nero, sus cálculos con azar siempre me encantaba leerlos. En fin, puedo decir que se volvió de mis trilogías favoritas sin duda alguna, tal vez ayudó que entrara sin expectativas ni ningún hype, pero de todas formas me parece un muy bien cierre de trilogía y, en general, amé todos los libros. Para los amantes de la fantasía, de los poderes, de las revoluciones... Con un mundo con historia y bien estructurado, esto es lo que están buscando. Los personajes y su historia será muy difícil de olvidar.


Acabar de leer una trilogía trae consigo un sentimiento que mezcla satisfacción y nostalgia. Los autores han creado un mundo genial con unos personajes inolvidables; ninguno es perfecto y se cuestionan los valores de unos y otros. La situación política de la ciudad es la trama principal. Yo sí recomiendo esta trilogía a todo aquel que disfrute con la fantasía.


Un libro repleto de acción que pone punto y final a esta trilogía. Es cierto que me ha saturado un poco tanta batalla, pero creo que no había mejor forma de acabar esta historia. Echaré de menos a cada uno de los personajes! 😊


La vida es mejor cuando tienes a alguien que evita que tus errores sean irreparables. Romperse no es malo, ni es motivo de vergüenza. Solo significa que ya estás listo para volver a recomponerte. El poder el verdadero poder no lo dan los ejércitos. Tras conquistarlo, el único modo de conservar el poder, es convencer a la gente, a todos, amigos y enemigos, que tenemos el derecho a ostentarlo A veces las palabras de otro tienen menos fuerza que nuestros propios remordimientos.


En este libro ocurren muchísimas cosas. Cuando lo empecé no sabía exactamente como iban a poder darle un buen final en menos de 500 páginas, con la cantidad de situaciones que faltaban por resolver. La historia se toma muchísimo tiempo en preparar el conflicto. Y luego este, se siente demasiado corto y a trompicones. Las últimas cien páginas son un cambio radical de las primeras y la rapidez con la que están ocurriendo las cosas no te deja centrarte en lo que esta pasando, porque antes de que lo esperes todo se ha terminado. Sin embargo, entiendo la necesidad de tomarse tanto tiempo en preparar bien las cosas. Porque había muchas situaciones que llevaban arrastrándose desde los libros pasados, y era necesario resolverlas en este. Concretamente, el caso de Kástor, Lórim y Vann. De entre los tres, creo que el mejor llevado ha sido Lórim. Aunque también tengo un par de quejas sobre esto. En cuanto a Kástor, sigo enfadada con la poca presencia que ha tenido el personaje desde el segundo libro. En el primero fue uno de los protagonistas y de mis favoritos. Pero desde lo que le ocurre en el segundo, no sabemos casi nada de él. Y entiendo por que situación estaba pasando y tal, pero es bastante descorazonador. Sobre todo, cuando esa situación no ha llevado a nada importante ni complicada para la trama. Lo único positivo de todo esto, es que le dan a Enzo la oportunidad de brillar y de conocerlo mejor. A parte de eso, solo me parece una excusa para apartarlo por un tiempo de la historia. Con Vann, mi problema principal es que solo se le ha dado un protagonismo real en este último libro. Siempre lo hemos visto desde una posición idealizada de Kózel y de sus propios amigos. Hasta este momento no habíamos visto cuales eran sus verdaderos sentimientos y su verdadera forma de pensar. Por una parte, esto me ha sorprendido: esperaba que fuera una persona mucho más radical y vengativa con los Indrasil, como lo era Arán. Pero se tomo mejor la revelación de Lórim de lo que me pensaba e hizo algo que nadie más hubiera hecho por sus ideales. Aunque, por otra, me hubiera gustado que se hubiera ahondado más en él antes. Y con Lórim… Pues me ha gustado mucho ver su conflicto y desesperación. Entender mejor como ese poder le consume y como a pesar de ello, lucha sin descanso para no convertirse en alguien como su padre o la propia Zaaren. Sin embargo, desde que desaparece a mitad del libro hasta que vuelve a aparecer, no sabemos absolutamente nada de él. De como se ha sentido en ese tiempo encerrado y que pensamientos pudo haber tenido. Creo que es una oportunidad desaprovechada para poder conocerle un poco mejor en los momentos más bajos de su vida y donde ya no tenía fuerzas para ser otra persona más que si mismo. Igual que tampoco hemos podido ver más que una interacción privada entre Zaaren y él, donde podrían haber hablado de muchísimas cosas. Y, por desgracia, el final que menos me gusta es el suyo. Porque nos deja una sensación esperanzadora, pero no realista con lo muy mal que estaba él con su poder. En cuanto al resto de personajes, creo que los que más me ha gustado son Denna y Enzo. Ya que, en este libro, Kózel pierde fuerza argumentativa porque no tiene mucho peso en lo que esta ocurriendo en Nylert y Nero sigue sin ser realmente una protagonista. Aunque las partes de Brynn y Elera son las más interesantes, porque daban una perspectiva más adulta y realista del conflicto. Además, la sorpresa del libro ha sido descubrir quien era su hermana. El personaje que menos me esperaba. Por último, Zaaren y Alex. Con Alex, siempre he sentido que era muy imprevisible y que no sabíamos realmente que sentía. Esta claro que es una consecuencia de Dominio, pero las pocas muestras de autonomía que mostraba no me han resultado suficientes para comprenderlo. Y, con Zaaren, ya me esperaba el final que iba a tener. Así que solo era cuestión de tiempo. En general, podría decir que me hubiera gustado que se diera más importancia a los sentimientos de los personajes, que todos hubieran tenido un desarrollo justo y con tiempo, y que el final no hubiera sido tan apresurado. No obstante, he disfrutado mucho de esta trilogía. Ha sido muy bonito poder leer los tres libros del tirón y encariñarme con cada uno de ellos. Sin duda, una buena fantasía española con un sistema de poderes super trabajado y especial.


Es un final fantástico para una gran saga, te hace sentir parte de la revolución y sientes las injusticias en tu propia piel, normalmente tengo un personaje favorito pero en esta ocasión adoro a cada uno de los protagonistas, es enternecedor como se quieren y se apoyan los unos a los otros, los amigos son la familia que se elije. Me ha encantado.