Sinopsis

Una historia donde se entrelazan destinos, la percepción de la vida americana y lo complejo de las relaciones humanas. Todo comienza con un muerto anónimo: en una carretera de Wisconsin, un día de 1990, a un hombre le estalla una bomba en la mano y vuela en mil pedazos. Pero alguien sabe quién era, y con el FBI pisándole los talones, Peter Aaron decide contar su historia, dar su versión de los hechos y del personaje, antes de que la historia y las mitologías oficiales establezcan para siempre sus falsedades o verdades a medias como la verdad. Y así, Peter Aaron escribirá "Leviatán", la biografía de Benjamin Sachs, el muerto, también escritor y objetor de conciencia encarcelado durante la guerra de Vietnam, desaparecido desde 1986, autor de una novela de juventud que le convirtió fugazmente en un escritor de culto, acaso un asesino, y angustiado agonista de un dilema contemporáneo: ¿Literatura o compromiso político? ¿Realidad o ficción?

Año de publicación:1651

3 reseñas sobre el libro LEVIATAN

Paul Auster (USA 1947) es uno de mis escritores preferidos, porque sus libros siempre sorprenden. Uno comienza la lectura y piensa “de que va la cosa” y da un giro y la historia va para otro lado y cuando piensa, ahhh va por este lado y no, no va por ahí. Este es uno de los que mas me ha gustado, lo pondría en el top five. La historia comienza más o menos así: “La historia que tengo que contar es bastante complicada, y a menos que la termine antes de que ellos den con la respuesta, las palabras que estoy a punto de escribir no significarán nada. Una vez que se descubra el secreto, se contarán toda clase de mentiras, los periódicos y las revistas publicarán sus desagradables versiones distorsionadas, y en cuestión de días la reputación de un hombre quedará destruida. No es que yo quiera defender lo que hizo, pero puesto que él ya no está en situación de defenderse, lo menos que puedo hacer es explicar quién era y ofrecer la verdadera historia de cómo llegó a estar en esa carretera del norte de Wisconsin. Por eso tengo que trabajar deprisa: para estar preparado cuando llegue el momento. Si por casualidad el misterio no se resuelve, sencillamente me guardaré lo que he escrito y nadie tendrá por qué saber nada de ello.”


La única virtud que le encuentro a este libro es que sirve de clara demostración de que Auster es un escritor de la puta madre. Porque el libro la verdad es que es medio pelo para abajo, pero se deja leer se principio a fin. Algo debe tener.


En "Leviatán", Paul Auster continua con sus fetiches particulares narrando la complejidad de la vida de una forma sencilla. El amor, la casualidad y las obsesiones se entrecruzan con unos personajes reales que tienen voz y color. De telón de fondo, como siempre, está América y sus profundos complejos, desarrollándose a la par que los acontecimientos se suceden de forma espontanea y natural. Es precisamente en esta obra donde podremos encontrar las pruebas más evidentes de una conjetura que llevo bastante tiempo defendiendo. Aunque la escritura de Paul Auster no es poética, tiene un ritmo, un alma, un "noséqué" que la hacen bella escriba lo que escriba. Ya puede escribir la carta de un restaurante chino o las instrucciones para utilizar la lavadora que su belleza seguiría intacta y yo, personalmente, le seguiría leyendo. Sin embargo, esta no es la única cualidad de su escritura. Los temas que normalmente toca suelen referirse a cuestiones filosóficas. Tratan sobre la casualidad, el azahar, la condición humana y la política. Hablan de Brooklyn, los barrios bajos y el simbolismo universal. Así que si juntamos ambos factores, una prosa ligera y temas existenciales, nos encontramos con un autor que describe de forma sencilla temas complejos. ¿Acaso se le puede pedir algo más a la literatura?