1. ALIBRATE
  2. CIENCIA FICCIÓN Y FANTASÍA
  3. LAS PUERTAS DE LA CASA DE LA MUERTE. MALAZ: EL LIBRO DE LOS CAÍDOS II

CIENCIA FICCIÓN Y FANTASÍA

LAS PUERTAS DE LA CASA DE LA MUERTE. MALAZ: EL LIBRO DE LOS CAÍDOS II

STEVEN ERIKSON

Calificar:

8,2

23 votos

Sinopsis de LAS PUERTAS DE LA CASA DE LA MUERTE. MALAZ: EL LIBRO DE LOS CAÍDOS II

Debilitado por los acontecimientos en Darujhistan, el Imperio de Malaz se halla al borde de la anarquía. En el vasto dominio de las Siete Ciudades, en el desierto Santo Raraku, la vidente Sha'ik y sus seguidores se preparan para el Torbellino, la sublevación profetizada desde hace mucho tiempo. Será un brote de fanatismo que envolverá al imperio en un salvajismo y una sed de sangre sin precedentes. Estallará uno de los conflictos más sangrientos de su historia y surgirán nuevos destinos y leyendas... En las minas de otaralita, Felisin sueña con vengarse de su hermana, que la condenó a una vida de esclava. Los ahora proscritos Abrasapuentes, Violín y el asesino Kalam han jurado devolver a Apsalar a su patria y matar a la emperatriz Laseen.

6 reseñas sobre el libro LAS PUERTAS DE LA CASA DE LA MUERTE. MALAZ: EL LIBRO DE LOS CAÍDOS II

Las puertas de la casa de la muerte Segundo libro de Malaz. Después de todo lo que nos costó entrar en la historia en el primero, en este cambiamos de continente y de protagonistas. Hemos abandonado Genabackis y ahora estamos en el continente Siete Ciudades. Enseguida conocemos a nuevos personajes, Felisin hermana del Capitán Paran, que se encuentra cautiva por culpa de su hermana. En otro escenario nos encontramos con dos “bichos” que hablan mucho, uno es Ikarium que es un mestizo jaghut y el otro es Mappo, un trell, muy buen tio. Estos están en un desierto y buscan algo, qué será será. Por otra parte, tenemos a los soldados Wickanos del Séptimo ejercito del cual un tal Coltaine es el puño supremo. Entre los mandos de este ejercito hay un poco de lío, y en medio tenemos a un historiador, Duiker, que tiene una idea. Estos tienen una amenaza de rebelión de un tal Kobolo Dom, un puño renegado que piensa liarla parda. Cuando veíamos al fantasma de Paco Martínez Soria otra vez entre nosotros, vemos a cuatro personajes del libro anterior. Ya tenemos referencia, a estos tíos no los vamos a perder de vista. Además, son competentes, tenemos a Kalam, una autentica fiera, Violín, un soldado veterano competente, Absalar (Lástima) otra fiera, todos Abrasapuentes. Junto a ellos, Azafrán, un ladrón amigo de Absalar. Encima, la misión que tienen la conocemos enseguida, ves, no es tan difícil. También conoceremos a una tal Sha’ik. Bueno, estos escenarios una vez presentados se van a mover, cada vez que acudamos a ellos va a ocurrir algo, algunas veces lo entenderemos enseguida y otras, más adelante (o no). Lo que hay que comprender es que aquí nada queda estático, todo se mueve hacia su destino, ya sea por las sendas que se abren de pronto o por el camino que llevan los personajes. También tendremos a unos conocidos del libro anterior, unos lindos mastines, mascotas del señor de las sombras Tronosombrío. Ocurre como en las antiguas películas del oeste cuando el indio rastreador se bajaba del caballo y ponía el oído a tierra para oír a los perseguidores, cada vez están más cerca. Eso ocurre aquí, mientras más se acerca el final, más ruido hay. Es cierto que Erikson da una de cal y otra de arena, cuando parece que lo entiendes va el tío y te pone otra situación que te hace dudar. No hay que obsesionarse con esto porque en realidad no vamos a conseguir entender todo. Aquí está el gancho de la saga para bien y para mal.


Me encanta este universo, pero detesto como lo cuenta Erikson. Ese sería mi resumen de este libro. Creo que no he tenido una relación amor-odio tan grande con un libro como con este, que finalmente se ha tornado en cierta indiferencia sobre un aspecto que al principio era lo que me mantenía atado a él: los personajes. La nota, probablemente no le haga justicia, le he puesto 3 estrellas pero le podía haber puesto 2 como 4, incluso he pensado en no valorarla, y para explicarme, tengo que entrar en terreno spoiler. SPOILER ALERT!!! Al inicio se me atragantó muchísimo, y gran parte era debido a que cada vez que leía Kindle me decía que el capítulo duraba más de una hora a mi ritmo de lectura, eso me mataba y podía pasar perfectamente un mes hasta que lo retomaba de nuevo. Además me costaba entender que estaba pasando exactamente: nueva localización, nuevos personajes, nuevas razas, nuevos ejércitos, nuevos magos... provocaba que leyese, pero no entendiese (de hecho me leeré algún resumen para ver que he entendido todo) Pero a la vez, cada vez que leía, por esos inicios, los personajes conseguían imbuirme de ganas de continuar leyendo: Kalam, Violin, Apsalar y la badass bitch Felisin. Llegó un momento (cuando empecé con el primero de la Rueda del Tiempo, no recomiendo a nadie leer dos sagas tochas a la vez) en que me forcé a leer un capítulo a la semana los domingos para no dejarlo. Durante toda esta lectura tan larga, el principal problema es que el apego a los personajes se ha ido diluyendo, y el final, donde el libro debería ser explosivo, fue un ... bien y qué? - Coltaine y Duiker crucificados? bah, que se jodan, por pesados... ojala entender algún día toda esta trama - Que a Kalam le clavan un puñal... impasible me quede - Laseen convence a Kalam ... ¿después de dar tantas vueltas? Bueno, vale, algo más entendible, ya que de paso, ella no estaba allí - El porqué de tener que leer un resumen: entender el viaje de Violin, Apsalar, Azafrán, Icarium, Mappo, Pust ... no me ha quedado muy claro que ha pasado ahí. Y su punto fuerte... este universo - Quiero saber más, bueno, quiero saber que son las putas Sendas (que hasta dentro de 3 libros no lo sabré) pero aquí se han ido dejando pinceladas ... ¿son reinos? ¿son tuberías para viajar? ¿se extrae poder de ellas?. Recuerdo que en el primer libro estaba obsesionado con ellas, con sus nombres: Omtose Phellack, Tellan, Kurald Galain ... era algo que me fascinaba en el primer libro, y aquí, no se, no le he visto tanto peso, bueno, mejor dicho, no me han fascinado tanto (a pesar de meterse con un barco en una de ellas, o que se hayan usado mucho) - Las razas ¿ancestrales? T’lan Imass, Jaghut, Forkrul Assail - La variación del tiempo, miles de años transcurridos... He ojeado el prologo de Memorias de hielo y empieza hablando de hace 298 mil años atrás - Los ancestrales... Descubrir quien es Tronosombrío ha sido el momento más épico de este libro para mí - Tramas: comó, porqué y para qué mataron o se mataron Kellanved y Danzante; Laseen tiene mucho que revelar; Felisin como diosa qué ¿eh? A pesar de lo duro que me ha sido leerlo, tengo muchas ganas de continuar descubriendo este universo, me tomaré un par de meses de descanso de leer fantasía tras acabar el primero de la rueda del tiempo, y probablemente en verano comience Memorias de Hielo... aunque conociendome, lo mismo lo empiezo tras acabar esta reseña. La sensación que me queda de este libro es que han sido varios movimientos de ajedrez en el tablero, pero sin concretar ningún ataque, mucho movimiento de fichas para el futuro, por lo tanto el futuro será el que dicte sentencia final sobre este libro.


Tengo muchos sentimientos encontrados con este libro, y dudo poder hacer una reseña que explique todo lo que pienso del mismo.El principio me gustó muchísimo. En cuestión de horas me había devorado capítulos y capítulos. Comenzó con un ritmo ideal, con personajes que conocíamos e intercalando con algunos nuevos, que se nos iban presentando de a poco. Me gustó mucho el hecho de que en este segundo libro se haya dado más importancia a la introspección de los personajes. Ahora podíamos leer sus pensamientos a manos de ellos, en primera persona. Podíamos ver sus dudas y también los razonamientos que hacían para resolver ciertos problemas. Creo que eso hizo que pudiera conectar mucho mejor con todos ellos y que pudiera conocerlos en profundidad, o al menos más que en el primer libro.Hubo muchas revelaciones que me dejaron con la boca abierta y me sorprendieron bastante, porque no las esperaba.Sin embargo, casi a mitad del libro, el ritmo cambió. El libro se volvió aburrido, no pasaba nada, los personajes no avanzaban o, me retracto, avanzaban pero no iban a ningún lado. Duilker fue un personaje que me gustó mucho por la manera en que pensaba, pero todo su punto de vista se me hizo aburrido e insufrible. No podía avanzar. Felisin, por el otro lado, también se me hizo insoportable. Sus capítulos eran demasiado exagerados, pero me gustó su punto de vista y lo que se planteó con este personaje. Creo que se exploró una fasceta de las personas (principalmente mujeres, pero a todos nos pasa por igual) donde buscamos algo como el cariño, el amor o lo que sea de una manera tan desesperada que nos cegamos. Creemos que lo poco que tenemos es eso que buscamos, que lo conseguimos con mucho trabajo, y nos aferramos a aquello con todas nuestras fuerzas por miedo a perderlo. Y por miedo a quedarnos sin nada, tampoco nos arriesgamos a buscar más. También me gustó su egoismo y la manera en que se enojaba con los demás. "Ella los había salvado y se había sacrificado para mantenerlos vivos, y ellos ni siquiera se lo agradecían". Ellos nunca le habían pedido eso, e igualmente Felisin los culpaba en cierta manera por todas las cosas que había sufrido. El crecimiento tanto de ella, como del grupo y de la amistad puede verse a lo largo de cada uno de los capítulos y me gustó el punto al que llegaron. Creo que éste fue el grupo que más creció.Mi punto de vista favorito fue el de Fiddler(Violín), aunque fue el que menos capítulos tuvo. También me encantaba Kalam, hasta que en las últimas páginas se volvió un poco aburrido pero luego volvió a remontar. Icarium y Mappo también fueron personajes muy interesantes, aunque no vemos mucho de ellos ni se los desarrolla en profundidas. Simplemente se da vueltas y vueltas en el único (o únicos) problemas que tienen ambos y que los relacionan (y que son bastante tristes, por cierto).El final fue mi parte favorita. Cerca del 70% del libro todo comenzó a tener sentido, los caminos comenzaron a entrelazarse, las tramas a cerrarse y la acción a desarrollarse. Todo volvió a adquirir ese ritmo del inicio y no podía soltar las páginas. El final me gustó mucho y aunque fue triste, fue interesante y relevante para la historia. Me gustó mucho uno de los enfrentamientos y conversaciones que Kalam tuvo en las últimas páginas.Y ese epílogo... Steven, ¿qué necesidad de dejar las cosas tan abiertas? A pesar de todo, a pesar de que me gustó, me aburrió y me volvió a gustar, me sentía muy perdida en varios momentos. A veces los personajes saltaban de un escenario a otro sin explicación alguna, se daban respuestas que no tenían nada que ver o sacaban conclusiones que nunca explicaban o ni siquiera daban una mínima pista. Comprendo la manera de narrar del autor y comprendo lo que quiso creer. No tengo ningún problema en sacar mis propias conclusiones, pero a veces podría haber sido un poquito más claro el libro. Siento que así no lo disfruto completamente, porque no termino de comprender, de tomar o de registrar qué está pasando o a qué se refieren. Y definitivamente no tengo ganas de leer 10 libros para luego releerlos y recién ahí poder entenderlos.Además, siento que muchas veces salen "monstruos", "bichos", "seres supremos", "seres completamente malévolos y poderosos e indestructibles", de la nada. En un momento nadie habla de ellos y al siguiente uno se acuerda, lo despierta, y todos le temen. Todo sucede de una manera tan repentina que no llego a sentir la importancia de los mismos ni el inminente peligro. Como si pasasen desapercibidos. En esto veo bastante la influencia del rol, se siente como si fuera una carta que estuviera escondida y se saca en el momento de necesitarla, sin previa presentación o introducción.Siento que el mundo es demasiado grande, pero al menos por ahora no es ni lejos tan complejo como me lo imaginaba. Solo tiene demasiados lugares, mundos, "universos paralelos" o como se los quiera llamar. La magia está interesante, pero no es nada de otro mundo.


Sabor agridulce... Los personajes, prácticamente todos nuevos con respecto al primer libro, me ha costado empatizar con ellos, la historia te lleva a un ritmo endiablado hacia algun lugar... ¿El lugar? Ni idea... Me ha parecido un libro de travesía hacia el siguiente libro que espero me guste mas. Kalam y violin mis personajes favoritos, la historia que se entrelee entre Mappo e Icarium muy chula e intrigante.. las partes del historiador Duiker un tanto largas y con regusto extraño, la verdad que le va bien a su parte de historia, la huida de los refugiados es bastante cruenta...


La continuación de “Los jardines de la luna” y segunda entrega de está decalogía nos sigue sorprendiendo con la extensión y complejidad del universo creado por su autor, sistemas de magia bastantes intricados, un panteón de dioses nuevos y antiguos en lucha frenética por poder y por no ser olvidados, engaños y mentiras políticas en busca de no perder el poder del imperio frente a la rebelión que se alza cada vez con más fuerza. Aunque extrañe la aparición de un personaje tan fuerte como Anomander Rake, esta entrega nos presenta nuevos personajes como Icarium y Mappo con historias más oscuras y con muchas más incógnitas que logran aumentar la intriga del lector de gran manera. La historia nos sigue llevando por las sendas mágicas de la mano de las diferentes especies y razas de sus protagonistas, pero en esta ocasión uno de los aspectos que más resalto de la historia son las épicas lecciones de estrategia militar, llevadas a cabo por Coltaine y su ejército mientras buscaban salvar la vida de los refugiados para poder escapar del aliento del Embozado.


El segundo volumen me ha parecido más vibrante que el primer tomo. La acción va mucho más rápida, se suceden centenares de nuevos personajes, con lo cual es recomendable seguir esta saga tal y como lo recomienda la editorial, Nova, en este caso. No decepcionará al lector más entusiasta, como me ha pasado a mi.