Sinopsis

Seis monólogos en los que se formulan, desde su infancia hasta sus últimos años, seis vidas múltiples y dispares. En Las olas, Woolf presenta un grupo de seis amigos cuyas reflexiones, que están más cercanas a los recitativos que a los monólogos interiores propiamente dichos, crean una atmósfera como de olas que es más cercano a un poema en prosa que a una novela con una trama central.1​ El «flujo de conciencia» de estos personajes, es decir, la corriente preconsciente de ideas tal como aparece en la mente, se diferencia del lógico y bien trabado monólogo tradicional. Conforme van hablando los seis personajes o «voces» alternativamente, Woolf explora conceptos de individualidad, el yo y la comunidad. Cada personaje es distinto, pero juntos componen una imagen sobre una conciencia central silenciosa. Bernard es un narrador, buscando siempre una frase elusiva y apta (algunos críticos ven al amigo de Woolf, E. M. Forster como una inspiración); Louis es un extraño, que busca la aceptación y el éxito (algunos críticos ven aspectos de T. S. Eliot, a quien Woolf conoció bien, en Louis); Neville (que pudo basarse en parte en otro conocido de Woolf, Lytton Strachey) desea el amor, buscando a una serie de hombres, cada uno de los cuales se convierte en el objeto actual de su amor trascendente; Jinny es una personalidad social, cuyo Weltanschauung se corresponde con su belleza física y corpórea; Susan huye de la ciudad, prefiriendo el campo, donde se enfrenta a las emociones y las dudas de la maternidad; y Rhoda está abrumada por la ansiedad y sus inseguridades, siempre rechazando el compromiso humano, buscando siempre la soledad (como tal, Rhoda recuerda el poema de Shelley «The Question»; parafraseado: Reuniré mis flores y las regalaré--Oh! ¿A quién?). Percival (basado en parte en el hermano de Woolf, Thoby Stephen) es el héroe semejante a un dios pero con fallos morales, héroe de los otros seis, quien muere a mediados de la novela en una búsqueda imperialista de la India colonial dominada por los británicos. Aunque Percival nunca habla a través de un monólogo propio en Las olas, los lectores acaban sabiendo muchos detalles de él por los otros seis personajes que lo describen repetidamente y reflexionan sobre él a lo largo del libro.

Año de publicación:1931

6 reseñas sobre el libro LAS OLAS

Esta novela es poesía. Para entender la sensación de leerla móntate en la siguiente visión: Estas en un bote pequeño expuesto al batir de las olas, como si fueras la estatua de yeso de una procesión, siente como te agita el paso de los que te cargan, siente como te mece el movimiento traicionero de las olas. Ahora imagina que estás en una habitación totalmente oscura y que alguien enciende la luz, lo ves todo en un impulso rápido por tratar de retener en la memoria los obstáculos porque tu deseo es salir de ese cuarto sin golpes ni caídas y, de repente, vuelves a quedarte a oscuras con una sensación de insatisfacción. Nuevamente encienden la luz, pero la habitación ha cambiado y con ella la posición de las cosas y obstáculos. Algo así es leer esta novela. Es poesía. Hay frases profundas, personajes que sólo conocemos por sus pensamientos. Bernard, Louis, Rhoda, Neville, Linny y Susan. Pero son tan rápidos que terminaras confundiendo quién es quien en algún momento. Destellos de Luz iluminarán por un breve momento tu conocimiento de la historia y después te quedaras a oscuras y alguien más encenderá con su brillo en donde estas, pero será otro mundo hablando de la misma sensación. No se la recomiendo a cualquier lector, es difícil. Uno se pierde, se encuentra y se vuelve a ir. Divagas, y te golpean. Algo así como una ola. Sí, el título. Por momentos, incomprensible, tal vez porque la autora sufría de bipolaridad, fue ultrajada por sus hermanastros y sufrió la muerte repentina de sus progenitores. En fin, Tomate tu tiempo, y a nadar.


Acepto que dude continuar le lectura de este libro. Resistí su aparente vaguedad, su estructura polifónica (6 personajes, expresándose en monólogos interiores, soliloquios hilvanados con filigrana). Seis voces evocan con intensidad los recuerdos de la infancia y la primera adolescencia desde el distanciamiento de la edad madura. Diálogos, emociones, pensamientos, sensaciones, todo fluye en un solo tapiz de delicado y minucioso trazo que evoca el flujo y reflujo constante y eterno, pero siempre mudable, del mar. A mi me fue cautivando un lenguaje poético delicioso, un flujo suave, exquisito en cada párrafo. Sin duda, una obra revolucionaria, moderna; una propuesta novedosa para narrar historias tan humanas, atadas a ese fluir del tiempo, un tiempo marcado por el sonido suave de las olas del mar. “Las olas” es sin duda la obra por excelencia de Virginia Woolf, y si ella ha quedado como una de las creadoras más vigentes de su tiempo, esta novela sigue siendo su obra más emblemática. Aunque hay que tener mucha paciencia desde el principio para leerla, no se la pueden perder.


Esta novela para mí fue toda una experiencia, aunque al final me parece ya muy repetitiva y creo que bien pudo ser la mitad de sus páginas la manera en la que Virginia nos da a conocer las personalidades de estos 6 personajes en forma de olas que se van sucediendo desde su infancia hasta la adultez y que van rompiendo una tras otra sobre esta playa que es la vida me parece exquisita💓


Difícil lectura, pues lo sentimientos cuesta expresarlo.


Maravilloso, aunque a veces resulte pesado. Virginia Woolf crea personas, no personajes, y uno acaba conociéndolos al leer su obra.


Hermoso paralelo entre las olas y la vida. De difícil lectura, para leer concentrado.