NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN

LAS LEGIONES MALDITAS (TRILOGÍA DE ESCIPIÓN #2)

SANTIAGO POSTEGUILLO

Calificar
9,2 381 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de LAS LEGIONES MALDITAS (TRILOGÍA DE ESCIPIÓN #2)

Segunda parte de la trilogía sobre el estadista y militar romano Escipión el Africano vencedor de Aníbal en la batalla de Zama. La historia de las legiones que desafiaron a Aníbal. Publio Cornelio Escipión, conocido por el apodo de Africanus, era considerado por muchos el heredero de las cualidades militares atribuidas a su padre y a su tío. Pero de ellos no sólo había recibido estos magníficos atributos, sino también algunos enemigos, entre otros Asdrúbal, el hermano de Aníbal, y el general púnico Giscón, quienes harían lo posible por acabar con su enemigo y masacrar sus ejércitos. Los enemigos también acechaban en Roma, donde el senador Quinto Fabio Máximo, en una jugada maestra, obliga a Escipión a aceptar la demencial tarea de liderar las legiones V y VI que permanecían desde hacía tiempo olvidadas en Sicilia. Así, según creía el senador, lograría deshacerse del último de los Escipiones. Pero otro era el destino de las legiones malditas que, de la mano de Africanus, lograrían cambiar un capítulo de la historia.

Año de publicación:2008

56 reseñas sobre el libro LAS LEGIONES MALDITAS (TRILOGÍA DE ESCIPIÓN #2)

Junto con Publio Cornelio Escipión, llamado por todos Aficanus y sus más leales centuriones y tribunos: Cayo Lelio, Marcio, Silano, Mario, Terebelio, Digicio y Cayo Valerio, lucharemos en esta cruenta y agotadora segunda guerra Púnica. Nos enfrentaremos al poderoso Cartago y Conquistaremos Hispania. Volveremos a Roma, donde con mucha dificultad y negociaciones poco ventajosas, convenceremos al senado Romano para viajar a África, haciendo escala en Siracusa, con la intención de conquistarla. Posteguillo nos lleva muy de cerca hasta las situaciones que sucedieron en esta importante etapa, mezclando hechos históricos de manera magistral y, a la vez, haciéndonos admirar, querer e incluso odiar a sus personajes. Yo no podría afirmar que esos caracteres sean los reales, demasiados años para poder, en mi opinión, asegurarlo. Pero, me encantaría que fuese así. Desde un punto de vista actual, a miles de kilómetros de los valores de nuestra sociedad, parece increíble que se pueda morir y matar con tanta valentía y honor. Si lo miramos con objetividad, todo se basa en la conquista y el poder, eso, aquí y ahora nos parece terrible, sin embargo, allí y con Posteguillo, loable y admirable. Otra forma de ver las cosas, así es la historia, y a mí, me encanta. Batallas magistrales que marcaron la historia ideadas por inteligentes estrategas: Africanus, Aníbal, y al que, aunque aquí resulta odioso, no se le puede quitar sus méritos, Fabio Máximo, a estas alturas de la historia, más político que militar. Una lucha a tres, los dos primeros con mucho más honor que el último, de eso no cabe duda, siempre, eso sí, desde la mirada de Posteguillo. En esta segunda parte de la obra dedicada a Africanus, el que tiene todo el protagonismo, lógicamente es Escipión, junto con sus legati de confianza y las legiones malditas, desahuciadas por cobardes y a las que él cubre de honor, sirviéndose de justicia, bondad y mano dura, cualidades propias del carácter del Plubio que Posteguillo nos presenta. Veremos a un Escipión en toda su humanidad, tomando decisiones ineludibles y al vez sufriendo por ellas, dudando, sintiéndose solo y admirando y confiando en sus seres queridos. Un personaje tan cruel como humano. “Las batallas se pueden ganar con el corazón, pero las guerras solo se pueden ganar con la cabeza” Las mujeres tiene un protagonismo pequeño en esto de las guerras púnicas, pero algunas hay para poder nombrar, todas bellas, eso sí: Sofonisba, Hija del enemigo número uno de Aníbal entre los suyos, el general Giscón, mujer inteligente, manipuladora y sin escrúpulos que intenta, entre bastidores, derrotar al ejercito de Escipión, y Netikerty, esclava egipcia encargada de dar un toque romántico a la historia. Posteguillo nos enseña cosas, muchas cosas, y no solo de la guerra, nos habla de los autores de teatro de la época y sus reivindicaciones, nos introduce en el calendario romano, en sus costumbres sociales, en la organización política, en sus peculiares costumbres religiosas y su visión del más allá, dedicándole un bonito y emotivo capitulo, que a mí, por cierto, me ha encantado. Una clase de historia en toda regla. El final del libro no tiene desperdicio, la batalla de Zama es magistral, La emoción está servida, la he vivido con el corazón en un puño, el estómago revuelto y lágrimas en los ojos. ¡Brutal! Y para no dejarnos tranquilos y despertar nuestro interés y curiosidad, Posteguillos nos presenta a… El rey Antíoco III de Siria. ¡Miedo me da! No sé si el pobre Escipión podrá descansar… Pronto lo sabré. :D


Publio Cornelio Escipión recoge el testigo de su padre y pretende llevar la lucha al continente africano para alejar a Anibal y sus huestes de las posesiones romanas en la península itálica. Sus propósitos no serán bien acogidos en el senado romano donde el senador Quinto Fabio Máximo, su enconado enemigo, aprueba su decisión con la condición de no comandar ninguna legión de las disponibles. Cualquier otro se rendiría pero el Escipión crea un ejército de voluntarios y rescata a las legiones malditas, aquellas desterradas y olvidadas desde que huyeron en la batalla de Cannae. En África, Publio se enfrentará cara a cara con Anibal el cartaginés, en una batalla épica, narrada al detalle. Las descripciones de Posteguillo te involucran en la lucha. Oyes los gritos de los soldados, hueles el miedo, sientes tus pies encharcados en la sangre de los caídos y contienes el aliento cuando ves acercarse a los enormes elefantes enloquecidos. Para mí es una lectura incómoda. Nunca leí un libro de histórica con tantas batallas y tan crueles. Sin embargo no puedo parar de leer. Siento que el Escipión me ha atrapado y me siento obligada a acompañarle. Y pese a tanta sangre y dolor, lo hago con mucho gusto. ¡ Nos vemos en la próxima!


LAS LEGIONES MALDITAS Comienzo diciendo que me siento un Escipión, siiiii… el mismísimo Publio Cornelio Escipión, y es que Posteguillo tiene una manera única de hacerte vivir la historia en realidad virtual… como si estuvieras dentro de los personajes, riendo, llorando y viviendo con todo detalle cada línea escrita. Este segundo tomo nos lleva directamente a la vida de un Publio ya hecho todo un hombre, a quien en el año 205 a.c. le fue entregado uno de los consulados a pesar de no cumplir con la edad requerida. Pero, debido a su popularidad y las batallas ganadas ha de llevar la conquista a África, como parte de la estrategia del Cónsul. Primero, alejar de su tierra al más grande enemigo de Roma, el general al mando de las tropas Cartaginesas, Aníbal Barca y todo su ejército; segundo, hacer rendir al Gobierno de Cartago a los pies de Roma. Publio Cornelio Escipión, pesar de la postura en contra por parte del Senado, manejado por su gran enemigo Quinto Fabio Máximo (5 veces Cónsul) y su discípulo Marco Porcio Catón, logró conseguir una gran cantidad de voluntarios y recuperó luego de once años de destierro a dos legiones olvidadas (Legiones Malditas), venció a los iberos, galos y cartagineses en Hispania, desembarcó y llevó la conquista a África, entablando y ganando varias batallas contra los más fuertes generales cartagineses, derrotándolos y humillándolos con escasos medios, hasta que el mismo Anibal Barca fue solicitado a volver a defender a Cartago, para trasladarse con sus tropas a África donde se luchó ferozmente la gran batalla de Zama. Este relato permite vivir una experiencia en los campos de batallas, la gallardía de los mejores tribunos que Roma soñara tener, la amistad entre dos grandes amigos, el respeto ganado a sudor y sangre, el juego de estrategias ejecutadas, el honor del general Aníbal Barca, las marañas de Sofonisba, la hija del General Giscón, la personalidad inigualable de cada uno de sus personajes, y de los protagonistas principales de esta obra “Las legiones malditas”, las que bien comandadas lograrían cambiar todo el capítulo de la historia, que para muchos era la caída de la gran Roma. Finalmente, además de la gran batalla de Zama, la triple derrota Aníbal y su Ejercito Cartaginés, la muerte amarga de los mejores tribunos y centuriones (los lloré como mi familia), creo que el mejor de los finales, es haber traído la esperanza del reencuentro entre dos personajes que me han encantado a través de la natalidad. Te la comiste Posteguillo, me quito el sombrero ante vos. Valoración máxima sin lugar a dudas.


Las legiones Malditas es el segundo libro de la triología que tiene como protagonistas a Escipion "el Africano" y Aníbal Barca. En este segundo volumen el libro se centra en las campañas que Escipion quiere llevar a cabo en África, siguiendo los consejos estratégicos de su padre y su tío. Pero en Roma nunca nada es tan sencillo como tomar la decisión, hay todo un mecanismo burocrático de alianzas y enemigos que hacen que cualquier decisión política y militar se vea supeditada a las ideologías de los senadores. Por tanto serán muchas las dificultades del protagonista hasta conseguir hacerse con un ejército que le granjea las victorias como para adquirir el sobrenombre de "El Africano". Si el primer libro me encantó este segundo lo ha superado. La maestría con la que Posteguillo describe las batallas, por cada flanco, las estrategias militares y todo lo relacionado con las tácticas y organización de una batalla. Es realmente sorpréndete el conocimiento histórico de este autor. A la vez que he de decir que cada uno de los magistrales discursos de los protagonistas, ya sea en el Senado de Roma, como a las legiones antes de entrar en batalla, etc, son de los que ponen el bello de punta.


Cuando pensaba que no podía superarse con la primera parte, Posteguillo lo consigue y con creces. No podría definir el libro en una palabra porque me quedaría corta. Posteguillo en esta segunda parte nos sigue narrando la historia de Publio Cornelio Escipión y en como consiguió ganarse el nombre de Africanus. En esta entrega no solo consigue describirte con gran cantidad de detalles las diferentes batallas que se van llevando a cabo (incluso al final del libro incluye dibujos de la visión general de estas) sino que también consigue adentrarse mucho más en profundidad en la personalidad de cada uno de los personajes. Sin duda las legiones malditas no es un simple libro de guerra, es mucho mas, es un libro de estrategia, es un libro donde te enseña la importancia de no subestimar al enemigo. Sin duda deseando leerme la última parte.


Segundo libro de la trilogía de Africanus. Magistral!!! Si el primero me sorprendió, este me ha emocionado. Esta novela histórica es muy entretenida, incluso adictiva, su forma de narrar es absolutamente perfecta. No voy a contar nada del libro, porque creo que es imprescindible que lo leas, y lo disfrutes como lo he hecho yo.


Devuelta en las guerras púnicas en el año 208 a. C. Roma se encuentra ante un enemigo honorable, que reconoce el valor de quienes mueren bajo su espada; Aníbal un hombre forjado en la antigua Cartago y en la guerra. En el libro anterior, Publio Cornelio Escipión era un joven osado, es aquí donde se afirma la locura del muchacho, como general y cónsul, dispuesto a hacer lo que nadie a podido, lo que nadie ha intentado hacer; “Escipión” hecho de un temple ejemplar, tan noble, tan sagaz y temerario, muchos lo aprendieron con sangre. A pesar de las probabilidades consiguió una conexión mística con sus soldados, es un hombre de mente fría y espíritu alegre; un cónsul impredecible que devolvió el honor a unas legiones despreciadas por Roma. Pero como en toda historia, especialmente la guerra, hay un tipo o varios que son despreciables, una porquería, gente manipuladora que cosecha cizaña en todo lado, y ahí, es donde aparece Fabio Máximo y su gallada. Son peor que estar en un nido de unas hormigas toro; una se da cuenta que esta inmersa en la historia cuando lloras, sufres y quieres sacarles los ojos a ciertos personajes donde se crea una relación de admiración y odio. Es hermoso como Posteguillo aprovecha los vacíos en la historia y nos trae esta maravillosa ficción histórica, Me encantan las escenas que crea para reflejar las costumbres y supersticiones de la época, en especial sus dioses y el inframundo del cual no dio una vista hermosa y consoladora; ni qué decir de los enfrentamientos. Me queda ese amargo sabor de que a pesar de haber triunfado, también se ha ganado un enemigo. Ya sea que se compare la guerra con un tablero de ajedrez o el jardín del Eden, queda corto explicar de lo que se compone (sudor, temor y odio); la guerra está hecha para los demonios, para las bestias enjauladas, requiere de disciplina, coraje e inteligencia, pues siempre sale la tan aclamada serpiente que está al asecho susurrando al oído del eslabón más susceptible. Oficiales más próximos al general: "Terebelio, un hombre recio, un buen centurión en las manos adecuadas, sin lugar a dudas; Marcio, un astuto tribuno, buen soldado, leal por oficio; Sexto Digicio, curtido en el mar, disciplinado; Silano, un tribuno callado, introvertido; Mario Juvencio, otro centurión, atento, con la mirada del viajero, y Cayo Lelio, valeroso al límite, y fiel por convicción más allá de la razón, un loco al que se le ofrecía una magistratura y respondía pujando por una torpe esclava."


Si por mi fuera , tendría a Posteguillo escribiendo libros sin parar, a Aníbal y Escipión luchando eternamente y a Cayo Lelio acompañándolos ! Ésto , señores, es un librazo! Con la primera parte me quedé exhausta de tanta tensión , de leer sin parar porque no podía dejarlo y enganchada a una historia que jamás, vuelvo a repetir, pensé que me iba a gustar tanto. Pero es que si pensaba que no podía superarse, viene Posteguillo y nos deja la Segunda entrega, aún mejor! La batalla de Zama creo que sin duda ha sido la MEJOR ( sí, en mayúsculas ) batalla que haya podido leer. Una batalla épica perfectamente descrita dónde el honor de éstos dos generales queda más que patente y dónde además el autor nos regala una conversación entre ambos que ocurriera o no, ha sido un placer leer. Ayer acabé éste libro que me ha acompañado éstos últimos días . Levanté la cabeza despacio, me froté los ojos cansados pero felices de haber vivido todas y cada una de las escenas de esta maravillosa obra. Son 800 páginas de puro entretenimiento y muy aconsejables! No soy capaz de ponerle peros a ésta maravillosa lectura histórica ,ni tan siquiera de hacer una reseña en condiciones basándome sólo en su estructura, ahora, hoy, me estoy dejando llevar sólo por lo que he sentido al leerla y con un propósito claro, ir a la librería a hacerme con la trilogía completa para tenerla en mi poder y darle ése lugar de honor que se merece. Es una novela histórica que desde luego deja huella y dónde el autor de nuevo, nos da una lección de maestría a la hora de escribirla . Es de ésos libros que no quieres que acaben! Leyendo éste libro, narrado de ésta forma tan ágil y tan rigurosa, con tantos detalles, creo que he podido oír el relinchar de los caballos o el barritar de los elefantes, he sentido cada uno de los pasajes del libro en mi propia piel. Señor Posteguillo, que bueno conocer su obra! Me da claro fan de usted ! Al resto: por favor, no dejéis de leerla!


Ver más reseñas

También se buscó en NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN


Frases del libro LAS LEGIONES MALDITAS (TRILOGÍA DE ESCIPIÓN #2)

Todo hombre es corruptible, Marco, absolutamente cualquier hombre, hasta el más honesto es corrompible, pues de un modo u otro, todos tenemos un punto débil."

Publicado por:

Monte.

Nos veremos en el campo de batalla, joven general romano. Reza porque tus dioses no te hayan olvidado.(...) Si te fallan tus dioses, enterraré tu nombre con tus huesos y lo borraré de la historia."

Publicado por:

Monte.

Por las noches, cuando estés en Roma, yo seré Alfeo, navegaré por el mar desde África y me uniré a ti a través del Tíber. Piensa en ello cuando todo sea temor y distancia, Emilia, volveré a ti, volveré a ti desde el mismo corazón de África."

Publicado por:

Monte.

Que los maten a todos-sentenció Publio sin dudarlo un instante -crucificadlos. Pero crucificadlos en el suelo, con clavos. Quiero oír cómo quebráis sus huesos al clavarlos en la tierra y quiero que sufran."

Publicado por:

Monte.

“Vaya, por todos los dioses, continúo Anibal sonriendo. Combatir es fácil, mentecato, es fácil cuando uno está en su propia casa, engordando con festines y banquetes, pero cuando se trata de blandir una espada, las cosas son algo diferentes”

Publicado por:

Lola Sobrino

Por las noches, cuando estés en Roma, yo seré Alfeo, navegaré por el mar desde África y me uniré a ti a través del Tíber, en Roma. Piensa en ello por las noches, cuando todo sea temor y distancia piensa en ello Emilia y volveré a ti, volveré a ti desde el mismo corazón de África

Publicado por:

Sesma107

Verás: todo hombre ed corruptible, Marco, absolutamente cualquier hombre, hasta el mas honesto es corrompible, pues, de un modo u otro, todos tenemos un punto débil.

Publicado por:

Sesma107

¡Una cosa más, consúl de Roma! Le compro la esclava

Publicado por:

Lizana Tarín

En tiempos de guerra, un solo día produce muchos cambios, y por cualquier motivo la suerte varía muchas veces; no hay nadie a quien la fortuna le haya sido siempre fiel

Publicado por:

Sesma107

Con frecuencia se frustra aquella decisión bien tomada cuando se ha elegido con poca cautela el lugar donde hablar.

Publicado por:

Meta_anfetaletra

—¡No se retrocede más!¡Muerte o victoria!—gritaba con toda la fuerza de suespíritu y con toda la potencia que sus pulmones le ofrecían—¡Muerte o victoria!¡Esto es el infierno! ¡Vamos a la gloria! ¡Por Roma, por los dioses!¡Por los caídos enCannae!¡Por los caídos en esta batalla!

Publicado por:

Lizana Tarín

Sofonisba, reina de Numidia,vendida por su padre, abandonada por un primer esposo derrotado en el campo debatalla y traicionada por un segundo esposo henchido de ambición, bebe su muerte.

Publicado por:

Lizana Tarín

¿O quieres una vida diferente, especial, un auténtica vida de un senadorbde Roma? ¿Dime, Lelio, qué es lo que deseas, que mueve tus plegarias a los dioses, cual es tu anhelo, tu ambición?

Publicado por:

Lizana Tarín

¿Te llamo para hablar de gloria o de muerte y tú, Lelio, vas de compras? A lo mejor sigues a ese loco general porque estás igual de loco...

Publicado por:

Lizana Tarín

El mensajero pensó en suavizar el mensaje, pero recordó la insistencia del general diciendo "di exactamente esto y no otra cosa"así soltó su mensaje- el general dice que ha visto nenas asustadas trepar mejor por una montaña y que espera que lo hagais mejor en esta segunda ladera

Publicado por:

Sesma107