1. ALIBRATE
  2. LITERATURA CONTEMPORÁNEA
  3. LAS INTERMITENCIAS DE LA MUERTE

Calificar:

8,4

565 votos

Sinopsis de LAS INTERMITENCIAS DE LA MUERTE

Una brillante sátira que juega con el miedo más profundo del ser humano, el de perder la vida. En un país cuyo nombre no será mencionado se produce algo nunca visto desde el principio del mundo: la muerte decide suspender su trabajo letal, la gente deja de morir. La eurofia colectiva se desata, pero muy pronto dará paso a la desesperación y al caos. Sobran los motivos. Si es cierto que las personas ya no mueren, eso no significa que el tiempo haya parado. el destino de los humanos será una vejez eterna. Se buscarán maneras de forzar a la muerte a matar aunque no lo quiera, se corromperán las conciencias en los "acuerdos de caballeros" explícitos o tácitos entre el poder político, las mafias y las familias, los ancianos serán detestados ppor haberse convertido en estorbos irremovibles. Hasta el día en que la muerte decide volver...

82 reseñas sobre el libro LAS INTERMITENCIAS DE LA MUERTE

Las intermitencias de la muerte es una historia contada en dos partes, la primera donde en algún país a partir del 1 de enero la gente ya no muere, la segunda parte, las cosas cambian y ahora la muerte avisa mediante una carta quién van a morir en una semana. Esta historia de Saramago es una invitación a la reflexión de que algunos deseos o “regalos” no siempre son buenos. Al principio puede ser una euforia, sin embargo, uno no vislumbra lo que algo así puede ocasionar o las consecuencias que trae. Desde conflictos políticos, religiosos, económicos, morales, corrupción, asociación con la maphia (así lo llama en su libro) y hasta problemas internacionales y golpe de estado. Asimismo, Saramago invita a la reflexión del posible comportamiento del ser humano, al ponerlo sobre aviso, que en una semana llegará su vida a su fin y, por otra parte, nos muestra a la muerte que puede llegar a cansarse de su “trabajo” y optar por otras alternativas e incluso que puede llegar a disfrutar de la música, de enamorarse, de sentir, de disfrutar cosas materiales y de humanizarse. Considero que Saramago no solo se encarga de personificar de cómo es la muerte, sino que también, la piensa como algo fundamental para el correcto funcionamiento dentro del ciclo de la vida. El libro es corto, inicia bien, a media historia decae un poco y cierra muy bien. Solo dejo un cabo suelto.


En este libro, Saramago nos hace reflexionar acerca de lo que sucedería si la muerte dejara, de un día para otro, de "hacer su trabajo". Lo que parece un motivo de gran alegría, termina con el tiempo, generando innumerables problemas y un caos en la sociedad, no preparada para la inmortalidad a la que se enfrenta. La novela tiene 2 partes bien definidas. La primera nos presenta el planteo antes mencionado, el que encontré muy original y creativo, pero llega un momento en el que, al igual a lo que me pasó con otros libros del autor, se torna repetitivo y un tanto cansador (de hecho estuve a punto de abandonarlo). En la segunda parte, la muerte vuelve a ejecutar su trabajo habitual, pero de una manera más humana, a tal punto que decide vivir unos días como tal. Los diálogos en esta parte son geniales y la historia te vuelve a enganchar hasta el final. Puedo afirmar que es una novela muy filosófica, repleta de ironías (a las que nos tiene acostumbrados el autor) y que nos hace reflexionar sobre la vida y la imprescindible finitud de la misma. La recomiendo sin lugar a dudas.


Con ironía y mucho trasfondo social y valor filosófico, Saramago, lentamente, sume al lector en una paradoja inverosímil mediante la personificación de la muerte. El hecho de que a la parca se le den cara -o calavera, mejor dicho-, pensamientos y sentimientos, no es más que el hilo conductor que emplea el autor para introducir una moraleja brillante, a partir de dos sucesos sumamente controvertidos: la muerte cesa su labor de matar gente por un determinado tiempo, para después volver a segar vidas con su guadaña como antaño; desbaratando en ambas situaciones la estabilidad de la sociedad. De ésta manera, Saramago logra plasmar idóneamente un concepto que predomina a lo largo de toda la novela, a través de la incógnita de cómo reaccionamos cuando la mano que nos dio lo que tenemos, nos lo arrebata de igual modo que nos lo entregó, y éste concepto tan intangible como perceptible en la narración del portugués es la hipocresía. Nos hallamos ante una novela en la que una sociedad es conformada por un gobierno, por una iglesia, por comercios, y en general, por una población, que padece la tara de ser hipócrita. Es una sociedad que da vueltas alrededor de lo mismo, de distinta forma y con diferentes excusas; tropezando continuamente con la piedra de la equivocación. El libro de Saramago, a pesar de su breve extensión -no supera las 300 páginas-, es complejo y ha de leerse con detenimiento, además de que carece de signos de interrogación y de exclamación donde debería haberlos, faltan la gran mayoría de mayúsculas en los nombre propios, y la sustitución de la coma por el punto es muy común, por lo que hay oraciones que parecen interminables. Todo esto dificulta su lectura, pero leído sin prisas, el mensaje que se puede extraer de él vale la pena. Y tú, ¿temes a la muerte? ¿La ves como algo terrible o como un simple descanso? ¿Simplemente la esperas teniendo en cuenta que es lo natural e inexorable? Yo no sabría qué contestar después de haber leído ésta novela, pero si algo tengo claro, es que disfrutaré de lo que me queda de vida como mejor pueda, porque la susodicha, al fin y al cabo, es tan volátil como una estrella fugaz. 28/12/2021


Una historia curiosa sobre un tema que a muchos nos hace volar la imaginación desde tiempos inmemoriales, ¿cómo es la la.muerte? ¿Como se representa en algo abstracto que le de forma y conviencia? ¿Que pasaría si todos fuéramos inmortales dentro de nuestra perspectiva humana tan caótica y banal?, Me aporta una cuestión más amplia de lo que el.hecho de dejar de morir plantearía a la sociedad donde el vivir para siempre es tan anhelado pero al mismo tiempo insoportable de llevar el peso de una vida inmortal. Puedo decir que me ha gustado la manera tan hilarante de describir una sociedad donde el no morir puede acarrear el caos desde lo más básico como poner a prueba el amor a los familiares que ya ko pueden depender de si mismos y como se puede a poner a prueba los valores fundamentales de la caridad, el cariño y el amor al ver a los moribundos como meras cargas de las que se espera poder deshacerse. Y aunque me gusto.mucho la segunda parte, siento que la historia le faltó, me queda debiendo más en el desarrollo de esta parte de la narración, muy rápido y sin mucha lógica pudiendo abarcar una mayor profundidad con la.finalidad de finalizar como.lo.hizo, que me encantó el final, si, pero le faltó un poco mas ampliar estan parte del cuento.


Leí las 10 reseñas que ya fueron publicadas sobre este libro y todas son muy positivas. Lo que sigue es la primera reseña “no positiva” de Las intermitencias de la muerte. Creo que no me gustó porque ya había leído Ensayo sobre la ceguera, y me pareció una repetición del planteo “qué pasaría si…” En Ensayo sobre la ceguera, de pronto toda la población de una ciudad se queda ciega. Y Saramago relata magistralmente un escenario en el que los hombres sacan lo peor (y lo mejor) de sí para sobrevivir. Unos diez años después de escribir esta obra maestra en la que el autor plantea qué pasaría si de pronto todos se quedaran ciegos, el mismo autor plantea qué pasaría si de pronto nadie se muere. Las intermitencias de la muerte me aburrió, o me desilusionó. Y me hizo pensar en "El inmortal", un cuento increíble de Borges (incluido en El aleph), en el que se describe de otro modo (a lo Borges!) la condena que significa vivir para siempre.


Escribo esto después de la sacudida. Después de que ese prodigioso genio, haya roto mi burbuja del bienestar y me haya exiliado a un limbo juicioso. Producto de su inventiva, florece una idea inverosímil, una presunta quimera que vela pedacitos de nuestra propia realidad y sociedad, a veces “deshumanizada”. Así, sin anestesia y de un plumazo, destierra toda la impasibilidad y estulticia tan inherente a los tiempos que corren, confrontándonos ante escenarios y cuestiones éticas relacionadas con la muerte y la conducta humana, instaladas ( en algunos casos) a la vuelta de la esquina. Pero lo fascinante de esta obra no acaba ahí! Su derroche de creatividad se deborda en una segunda parte totalmente distinta, donde compone uno de los finales más bellos que he leído en mi vida. Extático, etéreo, perfecto…humano. Ninguno que lo haga como él, con esa naturalidad insólita y ese estilo tan icónico. Un libro demoledor. Un despliegue de mayéutica y sensibilidad inigualable. Ojalá haber podido disfrutar más de los entresijos de una mente que intentó inundar a su público con una “marea de lucidez”, a través de ese sabor filantrópico que tanto lo caracterizaba. Leerlo es un deber ineludible.


Este libro me parece muy interesante como reflexión sobre la muerte con minúsculas, irónico que me recordó Cartas desde la tierra de Mark Twain cuando relata la idea que tiene la gente sobre el cielo. Creo, humildemente, que se podría editar el relato, eliminando algunos párrafos como el tema de la maphia que creo hace decaer mucho la novela al medio. Sin embargo, lo recomiendo el libro porque invita a reflexionar sobre nuestros deseos de inmortalidad.


Es increíble como pensamos que en ocasiones la muerte en la solución que buscamos y como le amor es una emoción tan poderosa que hasta la muerte puede enamorarse, una gran obra a mi parecer.


MÁS LIBROS DEL AUTOR JOSÉ SARAMAGO


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


LA HIJA DEL ESTE

CLARA USON

Calificación General: 8,7Por leer

RELATOS I

JOHN CHEEVER

Calificación General: 9,4Por leer

FRASES DEL LIBRO LAS INTERMITENCIAS DE LA MUERTE

Momentos de debilidad cualquiera los puede tener en la vida, y, si hoy pasamos sin ellos, demos como cierto que los tendremos mañana.


Publicado porLector_anónimo_

No diré que está loca, pensó, pero que es una mujer extraña, de eso no cabe duda.


Publicado porJap

Es así la vida, va dando con una mano hasta que llega el día que quita todo con la otra.


Publicado porCaro Ball

Convenciendo a las familias, en nombre de los más sagrados principios de humanidad, de amor al prójimo y de solidaridad, para quedarse con sus enfermos terminales en casa


Publicado porJap

Creo, señor primer ministro, que nos encontramos ante un clarísimo ejemplo de oferta y demanda, Y eso viene a propósito de qué, estamos hablando de personas que en este momento sólo tienen una manera de morir


Publicado porJap

Mi suegro y mi sobrino han muerto esta noche, los llevamos al otro lado de la frontera, donde la muerte mantiene su actividad


Publicado porJap