TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO

LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO

MARIANA ENRIQUEZ

Calificar
8,3 227 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO

Once cuentos que siguen las peripecias e investigaciones de cuerpos que desaparecen o bien reaparecen en el momento menos esperado. Ya sea una trabajadora social, una policía o un guía turístico, los protagonistas luchan por apadrinar a seres socialmente invisibles, indagando así en el peso de la culpa, la compasión, la crueldad, las dificultades de la convivencia, y en un terror hondo. El mundo de Mariana Enriquez no tiene por qué ser el nuestro, y, sin embargo, lo termina siendo. Bastan pocas frases para pisarlo, respirarlo y no olvidarlo gracias a una viveza emocional insólita. Con la cotidianidad hecha pesadilla, el lector se despierta abatido, perturbado por historias e imágenes que jamás conseguirá sacarse de la cabeza. Las autodenominadas «mujeres ardientes», que protestan contra una forma extrema de violencia doméstica que se ha vuelto viral; una estudiante que se arranca las uñas y las pestañas, y otra que intenta ayudarla; los años de apagones dictados por el gobierno durante los cuales se intoxican tres amigas que lo serán hasta que la muerte las separe; el famoso asesino en serie llamado Petiso Orejudo, que sólo tenía nueve años; hikikomori, magia negra, los celos, el desamor, supersticiones rurales, edificios abandonados o encantados...

Año de publicación:2016

47 reseñas sobre el libro LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO

Tan terrorífico como la vida real. Los monstruos dentro de las personas, de la sociedad. Quedé muy impactada con este libro. Creo que me va a costar dormir. Escrito de manera EXCELENTE.


Me resultó imposible leer de corrido de este libro. Aunque se lee rápido por lo inquieta /incómoda que te pone, cada relato me pidió su tiempo. La autora logra hacerte sentir el terror, pero de la mano de la angustia. Una angustia poderosa que viene de la mano de las escenas tan tan reales que describe, escenas de crónica periodística, episodios de la vida diaria que a más de uno nos ha tocado vivir, habitar o vivenciar, y se te hace imposible no remontarte a eso. Cada relato de este libro te pide su tiempo, necesitan ser asimilados. Conocí a la autora con este libro y puedo decir que Mariana Enríquez, al igual que sus cuentos, es una autora que no se te olvidará.


No me gusta el terror. Pero este libro de cuentos me atrapó. En especial por la proximidad de los universos que relata... A veces la realidad es tan cruda que no necesita de la fantasía para espantar. ¿Si tuve miedo? Sí... Es mi primer libro leído de Mariana Enríquez y no sé si los demás serán tan siniestros, pero quiero seguir descubriendo a esta escritora. Ah, como en toda antología, unos cuentos son mejores que otros...


Libro de lectura rápida y más que sencilla. Se trata de una serie de 11 cuentos cortos de terror donde Mariana Enriquez nos muestra su brillantez y lucidez como escritora. Cada cuento en sí mismo tiene una parte oscura y terrorífica tan bien descripta en las acciones de sus personajes que resulta sumamente atrapante para el lector. Hubo 2 cuentos que me gustaron mucho y recomiendo. Fueron el chico sucio y tela de araña. Muy recomendable!


El fin de semana leí un cuento en el que las mujeres comenzaban a prenderse fuego por voluntad propia. Se llama Las cosas que perdimos en el fuego y está en el libro homónimo de Mariana Enriquez. Si los hombres nos quieren quemadas, pensaban, entonces vamos a instalar un nuevo tipo de belleza: el de la mujer deformada, ultrajada, violentada, colmada de cicatrices. Van a tener que acostarse sólo con mujeres así. Hoy a la mañana me levanté, y mientras tomaba unos mates prendí el noticiero. Escuché el caso de Gina Certona, una chica de 20 años cuyo novio le había prendido fuego el 80% del cuerpo. La había desnudado y rociado con alcohol, y luego le había dejado las secuelas de su locura para siempre. Ella, como ocurre en la mayoría de estos casos, ya había denunciado los acosos a los que este tipo la sometía, pero su pedido de ayuda había quedado así, volando entre la indiferencia y la complicidad. Recordé el libro que acababa de leer. Me acordé que cuando lo terminé, había pensado: qué forma más rara encontró la autora para mostrar la violencia de género. Describía en sus páginas a las mujeres que, quemadas por elección, iban a tomar café a bares, hojeaban revistas con sus dedos chamuscados, y eran felices así, orgullosas de compartir su deformidad con otras mujeres. Una forma exagerada, pero poética, de adueñarse de sus cuerpos, de decir: vos no me vas a prender fuego a mi, no sos dueño ni de mi piel ni de mi figura, y me adelanto a la barbarie y me zambullo en una fogata a la vista de todos. Era aventurado y de ficción, seguro. ¿Pero no es de ficción, acaso, que haya hombres que prenden fuego mujeres? La reacción contra eso tiene que ser, concluía hoy, también una locura. Lo lindo del texto, creo, es que mostraba que ninguna está exenta de esa violencia. Y que ninguna mujer debe sentirse sola, ni observada, ni señalada. La vergüenza debería estar no en nuestra piel, sino en la piel de los que se creen con derecho a lastimarnos. Y ésa tiene que ser nuestra meta.


Mariana Enriquez (1973) es una gran escritora , ampliamente conocida.Este libro contiene 12 cuentos, donde lo cotidiano se entremezcla con el miedo, alguno podra llamarlos de terror, yo no se, lo que si se es que no se puede parar de leerlos.1) EL CHICO SUCIO, una situación en el barrio de Constitución y un crimen, parece una película de terror.2) LA HOSTERIA, ambientado en La Rioja y el tema de la Dictadura3) LOS AÑOS INTOXICADOS, un viaje a los noventa4) LA CASA DE ADELA, un gran cuento en el Buenos Aires suburbano5) PABLITO CLAVÓ UN CLAVITO: UNA EVOCACIÓN DEL PETISO OREJUDO, un tour macabro por Almagro y Boedo, una creación notable6)TELA DE ARAÑA, una road movie mesopotamica 7) FIN DE CURSO terror escolar8) NADA DE CARNE SOBRE NOSOTRAS, calavera exigente9)EL PATIO DEL VECINO, vuelta al terror urbano10) BAJO EL AGUA NEGRA, este es de tipo juridico policial y entran en juego nuestros fantasmas como sociedad, esta muy bien11) VERDE ROJO ANARANJADO, relato de un friki12) LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO, grito feminista.Como en todo libro hay relatos que a unos les gustan mas que otros, gustaran mas o menos, pero todos son interesantes. Es un libro EXCELENTE


Son una docena, bien contada, de relatos/cuentos cortos. Los seis primeros, a guisa de aperitivo, se puede decir que son "normales". Pero con la "normalidad" anormal que caracteriza la prosa de esta autora. Ahora bien, los seis siguientes, el plato fuerte, y sin exagerar un ápice, son espeluznantemente insanos y, alguno, cruelmente desagradable a los paladares sensibles. Tuve que dormir tres noches con la luz encendida. Veo vuestras caras y auguro que no me creéis. Probad a leerlos y sufriremos juntos. La frase: " Todos los días pienso en Adela. Y si durante el día no aparece su recuerdo, -- los dientes amarillos, el pelo lacio, el muñón en el hombro, las botitas de gamuza --, regresa de noche, en sueños ". Leedores/as: un saludo fresquito.


El primer cuento alcanza una cima muy buena. Uno deja de lado el hecho de que se use un lenguaje tan llano para contar algo, pero Mariana deja de lado eso y cuenta una historia muy buena, El chico sucio, que transcurre en el barrio e Constitución. No digo que los otros cuentos sean malos, solamente esperaba más trabajo sobre el lenguaje, más giros inesperados. También hay algunos lugares comunes. Cada comienzo es genial. La idea es buenísima. Lo que no me gusta es que esté contado así nomás, sin involucrarse con el lenguaje, sin que haya rupturas temporales que nos hagan pensar. Los cuentos están bien como entretenimiento, nada más que eso. No van más allá de lo que dicen. El signo se agota en sí luego de la lectura. Quizás si le hubiera dejado un lugar para que lector alcance, complete los espacios vacíos estaría bien. Enríquez dice todo y no sugiere nada. Igual está muy bien.


Ver más reseñas

Más libros del autor MARIANA ENRIQUEZ


También se buscó en TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO


Frases del libro LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO

Me dio un tirón de pelo que me pareció intencionado, pero pidió perdón. Fue intencionado.

Publicado por:

ye gomez

Me daba cuenta, mientras el chico sucio se lamía los dedos chorreados, de lo poco que me importaba la gente, de lo naturales que me resultaban esas vidas desdichadas.

Publicado por:

ye gomez

La madre del chico sucio abrió la boca y me dio náuseas su aliento a hambre, dulce y podrido como una fruta al sol, mezclado con el olor médico de la droga y esa peste a quemado; los adictos huelen a goma ardiente, a fábrica tóxica, a agua contaminada, a muerte química

Publicado por:

Florenpz