1. ALIBRATE
  2. TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO
  3. LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO

TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO

LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO

MARIANA ENRIQUEZ

Calificar:

8,1

459 votos

Sinopsis de LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO

Once cuentos que siguen las peripecias e investigaciones de cuerpos que desaparecen o bien reaparecen en el momento menos esperado. Ya sea una trabajadora social, una polic√≠a o un gu√≠a tur√≠stico, los protagonistas luchan por apadrinar a seres socialmente invisibles, indagando as√≠ en el peso de la culpa, la compasi√≥n, la crueldad, las dificultades de la convivencia, y en un terror hondo. El mundo de Mariana Enriquez no tiene por qu√© ser el nuestro, y, sin embargo, lo termina siendo. Bastan pocas frases para pisarlo, respirarlo y no olvidarlo gracias a una viveza emocional ins√≥lita. Con la cotidianidad hecha pesadilla, el lector se despierta abatido, perturbado por historias e im√°genes que jam√°s conseguir√° sacarse de la cabeza. Las autodenominadas ¬ęmujeres ardientes¬Ľ, que protestan contra una forma extrema de violencia dom√©stica que se ha vuelto viral; una estudiante que se arranca las u√Īas y las pesta√Īas, y otra que intenta ayudarla; los a√Īos de apagones dictados por el gobierno durante los cuales se intoxican tres amigas que lo ser√°n hasta que la muerte las separe; el famoso asesino en serie llamado Petiso Orejudo, que s√≥lo ten√≠a nueve a√Īos; hikikomori, magia negra, los celos, el desamor, supersticiones rurales, edificios abandonados o encantados...

85 rese√Īas sobre el libro LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO

Me gust√≥ pero no me encant√≥, a√ļn as√≠ sin duda alguna es un libro que recomendar√≠a leer, en especial para los amantes del g√©nero ya que tiene aspectos muy propios del terror cl√°sico, adem√°s las historias son muy variadas y siento que son del tipo que cada lector vive y siente de manera muy diferente. - Lo que me gust√≥: El libro tiene una muy buena mezcla entre realidad y ficci√≥n, todos los cuentos se desarrollan en la cotidianidad del pueblo argentino, resaltando sus costumbres y creencias, llegando a un punto en el cual dicha mezcla confunde y genera pavor pensar que quiz√° lo que se est√° leyendo es real. Rescato la variedad de temas en cada historia; adicciones, rituales, feminismo, maltrato infantil, asesinato, tortura, santer√≠a, brujer√≠a son algunos de los que logr√© identificar. - Lo que no me gust√≥: La mayor√≠a de historias tienen final abierto o simplemente carecen de final, es una caracter√≠stica muy com√ļn cuando se lee un libro de relatos, en lo personal me cuesta este formato, suelo ser un lector tradicional que necesita un final para la historia, me frustra un poco quedar a medias y en puntos suspensivos. Mi historia favorita y la √ļnica a la cual le dar√≠a 5 estrellas es La Casa de Adela. Tremenda, brutal, cruel y horrorosa. Las historias son cortas y se dejan leer f√°cilmente. Considero es un libro que deber√≠an tener en cuenta y del cual vale la pena construir su propia opini√≥n.


Hab√≠a escuchado que este compilado de relatos de Mariana Enr√≠quez era excelente y que literalmente "un relato era mejor que otro". Es mi primer libro de esta autora y realmente creo es la mejor descripci√≥n que puede hacerse...Por lo general, los libros de relatos tienen subidas y bajadas pero creo que este es pura subida. ūüöÄ ūüôĆLa autora genera un clima que pocas veces vi en literatura y lo que me resulta m√°s valioso, no se queda en el terror o el suspenso per se, sino que lo trabaja en temas que para los argentinos son tema de debate constante...lo cual nos hace quedar p√©simo como pa√≠s pero que me parece brillante que se lleven a la cr√≠tica a trav√©s de la literatura actual. ūüôĆ Hace reflexionar sobre tantas cosas que ser√≠a imposible ponerlas en una sola rese√Īa, pero creo que tanto la corrupci√≥n como las enfermedades mentales, como el suicidio adolescente y la violencia de g√©nero son de las m√°s profundas y los relatos que tocsn rsos temas me dejaron sin reacci√≥n. El manejo del terror en lo cotidiano, en personas y situaciones reales me parece una vuelta de tuerca sumamente innovadora. Sin duda una autora para seguir leyendo.


Debo reconocer que cada vez me gusta m√°s leer libros de relatos cortos, y si son tan entretenidos, tan bien desarrollados como los que escribe esta autora argentina, voy a tener la costumbre, buena o mala, de aficionarme m√°s a ellos. Adem√°s, creo que debe ser la primera o segunda vez que leo un libro de relatos sin pausas, como si se tratara de una novela. Y es que estos relatos enganchan mucho a un no parar. Mariana Enr√≠quez sabe c√≥mo sacarle partido a sus relatos, haciendo que de un argumento con toda la pinta de crudeza, drama o terror, tenga un realismo tal, que todo lo que nos cuenta, pueda estar sucediendo en la esquina de nuestra calle. Ni siquiera sabr√≠a decir cu√°l de los doce relatos me gust√≥ m√°s, pero por solo mencionar dos dir√≠a que ‚ÄúEl chico sucio‚ÄĚ y ‚ÄúTela de ara√Īa‚ÄĚ son geniales, pero sin duda que el resto est√°n a la altura. Otro punto que me ha gustado mucho es como narra las historias. Con frases casi siempre cortas, y sobre todo tal y como se habla en Argentina, es decir, sin darle medias vueltas al idioma y dej√°ndose de formalismos ling√ľ√≠sticos. Sin duda que voy seguir leyendo a esta mujer, ya sean relatos o novelas.


Tan terrorífico como la vida real. Los monstruos dentro de las personas, de la sociedad. Quedé muy impactada con este libro. Creo que me va a costar dormir. Escrito de manera EXCELENTE.


Me resultó imposible leer de corrido de este libro. Aunque se lee rápido por lo inquieta /incómoda que te pone, cada relato me pidió su tiempo. La autora logra hacerte sentir el terror, pero de la mano de la angustia. Una angustia poderosa que viene de la mano de las escenas tan tan reales que describe, escenas de crónica periodística, episodios de la vida diaria que a más de uno nos ha tocado vivir, habitar o vivenciar, y se te hace imposible no remontarte a eso. Cada relato de este libro te pide su tiempo, necesitan ser asimilados. Conocí a la autora con este libro y puedo decir que Mariana Enríquez, al igual que sus cuentos, es una autora que no se te olvidará.


El fin de semana le√≠ un cuento en el que las mujeres comenzaban a prenderse fuego por voluntad propia. Se llama Las cosas que perdimos en el fuego y est√° en el libro hom√≥nimo de Mariana Enriquez. Si los hombres nos quieren quemadas, pensaban, entonces vamos a instalar un nuevo tipo de belleza: el de la mujer deformada, ultrajada, violentada, colmada de cicatrices. Van a tener que acostarse s√≥lo con mujeres as√≠. Hoy a la ma√Īana me levant√©, y mientras tomaba unos mates prend√≠ el noticiero. Escuch√© el caso de Gina Certona, una chica de 20 a√Īos cuyo novio le hab√≠a prendido fuego el 80% del cuerpo. La hab√≠a desnudado y rociado con alcohol, y luego le hab√≠a dejado las secuelas de su locura para siempre. Ella, como ocurre en la mayor√≠a de estos casos, ya hab√≠a denunciado los acosos a los que este tipo la somet√≠a, pero su pedido de ayuda hab√≠a quedado as√≠, volando entre la indiferencia y la complicidad. Record√© el libro que acababa de leer. Me acord√© que cuando lo termin√©, hab√≠a pensado: qu√© forma m√°s rara encontr√≥ la autora para mostrar la violencia de g√©nero. Describ√≠a en sus p√°ginas a las mujeres que, quemadas por elecci√≥n, iban a tomar caf√© a bares, hojeaban revistas con sus dedos chamuscados, y eran felices as√≠, orgullosas de compartir su deformidad con otras mujeres. Una forma exagerada, pero po√©tica, de adue√Īarse de sus cuerpos, de decir: vos no me vas a prender fuego a mi, no sos due√Īo ni de mi piel ni de mi figura, y me adelanto a la barbarie y me zambullo en una fogata a la vista de todos. Era aventurado y de ficci√≥n, seguro. ¬ŅPero no es de ficci√≥n, acaso, que haya hombres que prenden fuego mujeres? La reacci√≥n contra eso tiene que ser, conclu√≠a hoy, tambi√©n una locura. Lo lindo del texto, creo, es que mostraba que ninguna est√° exenta de esa violencia. Y que ninguna mujer debe sentirse sola, ni observada, ni se√Īalada. La verg√ľenza deber√≠a estar no en nuestra piel, sino en la piel de los que se creen con derecho a lastimarnos. Y √©sa tiene que ser nuestra meta.


Con esta colección de relatos cortos, Mariana Enríquez pasa al top de mi lista de autores favoritos. El terror no es un género que elija con facilidad, pero después de leer su novela "Nuestra parte de noche" me metí de lleno a "Las cosas que perdimos en el fuego", una colección de 11 relatos cortos, dónde no hubo pierde. Unos me gustaron más que otros, como "El patio del vecino", "Aguas negras" y claro, el que le da título al libro "Las cosas que perdimos en el fuego" que debo decir, me impactó de forma particular, por el simbolismo y por que asusta pensar que realmente podría pasar. Mariana Enriquez, no solamente utiliza lo paranormal para causar terror, de hecho los que más me asustaron fueron los que juegan con la realidad, con la condición humana y la fragilidad de la cordura. Mi calificación es 4.5 porque sentí que algunos relatos tenían un cierre muy brusco, o de los que necesitaba saber más, cualquiera de ellos da para un libro completo.


No me gusta el terror. Pero este libro de cuentos me atrap√≥. En especial por la proximidad de los universos que relata... A veces la realidad es tan cruda que no necesita de la fantas√≠a para espantar. ¬ŅSi tuve miedo? S√≠... Es mi primer libro le√≠do de Mariana Enr√≠quez y no s√© si los dem√°s ser√°n tan siniestros, pero quiero seguir descubriendo a esta escritora. Ah, como en toda antolog√≠a, unos cuentos son mejores que otros...


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


BAJO LA MISMA ESTRELLA

JOHN GREEN

Calificación General: 7,6Por leer

CARTA AL PADRE

FRANZ KAFKA

Calificación General: 7,9Por leer

M√ĀS LIBROS DEL AUTOR MARIANA ENRIQUEZ


TAMBI√ČN SE BUSC√ď EN TERROR, POLICIAL Y SUSPENSO


EL CUARTO SECRETO 2

TONO GALIANA

Calificación General: 9,8Por leer

M√ĀS L√ĀGRIMAS

TONO GALIANA

Calificación General: 9,4Por leer

FRASES DEL LIBRO LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO

Nosotras creíamos, igual, que podíamos ser ricas. Que ser rico era algo que quedaba en el futuro


Publicado porIvan Plata ūüďĖ

Nos hicimos amigos de ella porque Adela tenía un solo brazo. O a lo mejor sería más preciso decir que le faltaba un brazo. El izquierdo. Por suerte no era zurda.


Publicado porIvan Plata ūüďĖ

Me dio un tirón de pelo que me pareció intencionado, pero pidió perdón. Fue intencionado.


Publicado porye gomez

Me daba cuenta, mientras el chico sucio se lamía los dedos chorreados, de lo poco que me importaba la gente, de lo naturales que me resultaban esas vidas desdichadas.


Publicado porye gomez

De pronto, vi un redondel de luz en la pared: era la linterna. Dije: „ÄäSalgamos, salgamos.„ÄčPablo, sin embargo, camin√≥ en direcci√≥n opuesta a la salida, sigui√≥ entrando en la casa. Lo segu√≠. Quer√≠a irme, pero no sola.


Publicado porAxel M.

Afuera llovía y las herramientas estaban desparramadas sobre el pasto seco del jardín; mojadas, brillaban en la noche. Alguien las había sacado de la mochila. Cuando nos quedamos quietos un minuto, asustados, sorprendidos, alguien cerró la puerta desde adentro.


Publicado porAxel M.