Calificar
8,4 55 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de LAS AVENTURAS DE LA CHINA IRON

Radiante, luminoso. El desierto es un prisma de perros, cardos, polvo y cielo. La China Iron acompaña a Liz, una inglesa que va tras su marido llevado por la leva. Ella, en cambio, no busca a Martín Fierro, ese gaucho que se la ganó en un partido de truco. La China escapa. Y es su viaje exploración: de la textura de la seda, del sabor del té, del sofoco en que estalla el sexo. Descubre palabras. Sonidos nuevos para cosas que antes no existían. Pasan del desierto al fortín, un experimento social que intenta transformar a una masa de criollos brutos en los ciudadanos industriosos que pide la Nación. Pero será en las tolderías que la China y su feliz comitiva encontrarán el Paraíso. También allí, Gabriela Cabezón Cámara reanima su pertinaz aventura literaria: la de fundar un mundo libre, en el que las criaturas se abracen por deseo y gocen el mismo amor de ríos, pájaros y árboles. Y no se sientan solas jamás. «El estilo de Cabezón Cámara es inconfundible, y eso se puede decir de pocos escritores en la literatura argentina. Sólo queda esperar que su ritmo gozoso y sus frases cultísimas y, al mismo tiempo, reventadas se repitan hasta olvidar el nombre de la autora, como se dice un verso de tango o del mismo Martín Fierro.» María Moreno, ‘

Año de publicación:2017

16 reseñas sobre el libro LAS AVENTURAS DE LA CHINA IRON

Muy bien escrito, con un uso de la lengua muy interesante, que deja ver cómo se divierte la autora mientras narra. Las descripciones son muy nutridas y la historia llevadera. Aunque, sin ánimo de hacer spoiler, debo confesar que me causó un poco de asombro encontrar un Martín Fierro tan diferente al personaje institucionalizado y viviendo en la que tal vez fue la primer comunidad hippie del suelo argentino.


Este libro nos permite, a partir de la maravillosa narración de Cabezón Cámara, abordar una nueva mirada ante la lectura de un clásico argentino, como lo es el Martín Fierro. La autora rompe tabúes, aborda el relato desde una mirada donde la mujer está en el centro de la escena y nos hace reflexionar acerca de que todo depende del punto de vista con que se mire la historia, el modelo de un país, la visión del mundo.


En esta obra tenemos como protagonista a La China, esposa de Fierro en la muy conocida obra de Hérnandez. Ella se ensalza en una aventura acompañada de Liz, una inglesa que busca a su marido. Sin embargo, la diferencia entre ellas es que la china, no quiere saber nada de lo que conocía en su vida. Se lanza a la aventura en busca de cosas nuevas. La autora busca salirse de lo tradicional y correcto. Nos muestra la libertad en todo sentido. Y que en la literatura gauchesca no existían solo los hombres, también había mujeres, que tienen fuerza, que también tienen nombre y sobre todo también tienen voz. Recomiendo mucho esta obra, aunque no hayan leído el Martín Fierro, se van a encantar con nuestra protagonista que es como una niña que se deja llevar por querer conocer todo lo que ve.


La novela narra la historia de “la china”, es decir quien fuera la esposa de Fierro en el homónimo libro de Hernandez. Gabriela Cabezón Cámara escribe esta novela al darse cuenta de que en la literatura gauchesca no existen los personajes femeninos, mucho menos tienen una voz. La china es como decir en Argentina la mina, no es China con C mayúscula, es decir la china no tiene siquiera nombre. Me llamo China Josephine Star Iron, así empieza esta aventura, cuando súbitamente, luego de que se lleven a Fierro, la China se da cuenta de que puede ser libre, que puede dejar ese grupo de ranchos donde nació y buscar una nueva vida, y porque no, un nombre propio. La primera mitad del relato es de una belleza fantástica, la China va descubriendo un universo nuevo, y todo lo hace con un goce extraordinario, la autora logra que podamos experimentar, todo aquello que ya conocemos, pero que parece nuevo al verlo con los ojos de la China. Es un relato feliz, lleno de amor, de amistad, de solidaridad, sentimientos completamente diferentes de los que se ponen en juego en el Martín Fierro. Pueden hacerse muchas reflexiones sobre esta obra, sobre la metaliteratura, la originalidad o no de la idea, sobre el feminismo, sobre los pueblos originarios, sobre la barbarie de la época, todas sin dudas interesantes, pero quiero quedarme con lo central, la novela es una aventura hermosa y muy feliz. Ya la segunda mitad del libro se pierde un poco, en mi opinión, esta magia sorprendente, pero de todas formas el libro es precioso y vale la pena. Nota: No es imprescindible haber leído el Martin Fierro para leer este, basta con tener una idea mínima sobre la trama del mismo.


Esta es una novela que reescribe y deconstruye, creo yo, la literatura gauchezca argentina. Está dividida en tres partes, la primera me costó bastante avanzar, por el estilo poético descriptivo del lenguaje, pero después la acción se acelera y uno ya está habituado a este registro discursivo tan particular. Las dos últimas partes las leí de un tirón. Impresionante la creatividad de esta escritora para reconstruir con una mirada más actual y carnavalezca a los personajes, sus historias, sus motivaciones y los desenlaces. Algo distinto en la literatura argentina, sin dudas... Creo que siempre voy a recordar los delirios en torno a la lectura de Frankenstein, la imagen de Martín Fierro y la de Hernández, así como las fiestas descontroladas que se describen. La tercera parte es una mirada muy original sobre las comunidades indígenas en plena campaña del desierto. Algo de Lucrecia Martel y su película Zama me queda como construcción mental de imágenes. Es la primera obra de esta autora que leo y ahora quiero ir por más.


"Le pedí a Liz que agarrara las tijeras y me dejara el pelo al ras, cayó la trenza al suelo y fui un muchacho joven, good boy me dijo ella acercó mi cara a la suya con las manos y me besó en la boca. Me sorprendió, no entendí, no sabía que se podía y se me había revelado como una naturaleza, ¿ por qué no iba a poderse?" Gabriela Cabezón Cámara toma el personaje de la china de Martín Fierro y le da vuelo propio. Escapando de Fierro huye con Liz, una inmigrante escocesa hacia el interior de la provincia en busca del marido de ésta. En el trayecto de este viaje va viviendo diferentes experiencias lo que la lleva a darse cuenta que otra vida, más libre es posible. En el camino se cruzan con Rosario, un gaucho desertor, el cual les sirve de guía y de estreya, un perrito. Encantadora novela, con un humor desopilante a veces, busca desmitificar el mito del Martín Fierro. Altamente recomendable.


Historia poderosa, provocadora, con mucha potencia femenina, genera incomodidad a la vez que conmueve. De que va la historia? De la china, mujer de Martin Fierro, que luego de la muerte del gaucho cobra cuerpo y voz y nos arrastra en una hermosa experiencia. Gran autora Cabezón Cámara.


"Me llamo China, Josephine Star Iron y Tararira ahora. De entonces conservo sólo, y traducido, el Fierro, que ni siquiera era mío, y el Star, que elegí cuando elegí a Estreya. Llamar, no me llamaba : nací huérfana..." La novela está estructurada en tres partes y narra el viaje y las peripecias de la China Iron y su perro Estreya, junto a Liz, una inglesa que va tras su marido llevado por la leva. La novela es original y atrapante desde la primera página porque propone una singular relectura de un clásico como el Martín Fierro, desde la perspectiva de la mujer del protagonista de la obra de José Hernández. La China Iron busca fundar un mundo libre, en donde todas las criaturas se abracen por deseo y no se sientan solas jamás.  La historia me gustó, mucho más la primera parte ya que la encontré más poética que el resto. Imprescindible, conocer la historia de Martín Fierro.


Ver más reseñas

Más libros del autor GABRIELA CABEZON CAMARA


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro LAS AVENTURAS DE LA CHINA IRON

lejos de la tapera que había sido mi casa, el mundo se me hacía paraíso

Publicado por:

Lector de Colectivo