Calificar
8,3 65 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

La enemistad entre dos cabezas de familia, ladrilleros de profesión en Argentina, llega a sus hijos varones y los conduce hacia un destino trágico. Selva Almada nació en Entre Ríos (Argentina) en 1973. Publicó sus primeros relatos en el Semanario Análisis, de la ciudad de Paraná. Allí dirigió, entre 1997 y 1998, la revista CAelum Blue. Ha publicado las novelas Mal de muñecas, Editorial Carne Argentina, 2003; Niños, Editorial de la Universidad de La Plata, en 2005; Una chica de provincia, Editorial Gárgola, en 2007; El viento que arrasa, Mardulce Editora, en 2012, y el e-book Intemec, en Editorial Los Proyectos.La revista Casa, de Casa de las Américas, publicó su cuento «El desapego es nuestra manera de querernos», Cuba, 2006. Relatos suyos integran algunas antologías como Una terraza propia, Editorial Norma, y Narradores del siglo XXI, Programa Opción Libros del GCBA, ambas editadas en 2006.Ladrilleros, al igual que su anterior novela El viento que arrasa, ha sido publicada por primera vez en la editorial Mardulce, de Buenos Aires, y se incorpora ahora al catálogo de Lumen.

Año de publicación:2014

10 reseñas sobre el libro LADRILLEROS

“Ladrilleros” a diferencia del “Viento que arrasa” es una historia mucho mas compleja, con mas personajes, si bien se circunscribe dentro de la Argentina profunda donde se mezclan el humo con el barro y que Selva Almada sabe narrar como pocos. Una de las cosas que trae la literatura de Almada, es dejar de pensar el interior del país como un lugar bucólico de seres seráficos y como un golpe en la mandíbula traernos a la realidad. Un gran libro, potente y descarnado. MUY RECOMENDABLE


Muy buena novela que, en pocas páginas, refleja de manera dura, contundente y realista, la violencia con la que el machismo baña todos los vínculos. El amor, la amistad, el sexo, el trabajo, la familia y hasta la vecindad están atravesadas por la masculinidad patriarcal, su irracionalidad y prejuicios. Si bien en un momento me desconcertó su propuesta casi circular de ir y venir, pasado y presente, padres e hijos, amigos y enemigos, comprendo al cerrar el libro su necesidad de mostrar cómo, en esta espiral de fuerza, la muerte acecha y se convierte en prematura condena. En un destino, una posta, una herencia que no deja espacio para la salvación. Clara y dolorosa, directa y, por momentos, agobiante como el clima de este pequeño pueblo del Litoral en el que , Marciano y el Pájaro, serán dignos herederos de sus padres.


“Ladrilleros”, Selva Almada No me quedan dudas de que leer a Selva Almada (Entre Ríos, 1973) es más fácil que escribir sobre ella. Selva -la heredera de Laiseca- habla de nosotros, de nuestros entornos, de nuestros vecinos y nuestros barrios. No lo hace desde una óptica idealizada ni costumbrista. Todo lo contrario, nos muestra la cara de una realidad a la que nos resistimos, esa realidad que generalmente insistimos en evitar. Su lectura es amena, agradable, atrapante pero no por ello deja de ser disruptiva, fuerte e impactante. Tal vez sea su familiaridad, su cotidianeidad y su cercanía lo que la vuelve aún más sorprendente. Es que esta escritora nos envuelve, párrafo a párrafo, en una atmósfera donde lo adverso es lo constante y lo ordinario. “Ladrilleros” (2013, editorial Mardulce) nos ubica espacialmente en un lugar que puede ser cualquier pueblo del interior del país, cualquiera de esos lugares que podemos identificar como el interior del interior. No obstante, el lector de nuestra provincia no dudaría en afirmar que se trata de su localidad. En sus justas doscientas páginas, esta novela nos presenta una tragedia clásica que rompe con los cánones del amor convencional al desnaturalizar sus vínculos, una historia a la que podríamos referirnos como la epopeya de los suburbios pueblerinos. En “Ladrilleros” encontramos todo, todo lo absolutamente imprescindible en una buena obra: el amor prohibido, las familias enemigas, la recurrencia de los perfiles familiares, la circularidad de la historia, la pasión desenfrenada y el erotismo con toda su dureza. Todo atravesado por un estilo directo, crudo y por momentos hasta despiadado. Es cierto, como señalaron muchos críticos, que un rasgo sobresaliente de esta novela es la representación -tan clara y evidente- del habla de estas -nuestras- zonas del interior. Permanentemente, en las voces de los personajes y la del narrador, nos encontramos con expresiones dialectales y giros lingüísticos que son más que típicos, que son parte identitaria del ser chaqueño. Pero no solo es propio de estos lugares el lenguaje utilizado con eficiencia por la autora, también lo es la estructura violentamente patriarcal de las familias protagonistas de la historia. Ellas encarnan un estereotipo local en el que se reagudizan las problemáticas sociales del argentino, tales como la violencia, el abuso, el sexismo y la homofobia que se ven altamente endurecidas por la marginalidad. Esa marginalidad, la única escenografía de los Miranda y los Tamai, es la que mitiga y al mismo tiempo agrava las acciones de los personajes: es la pasión que los arrastra y la barbarie que los envuelve. Los personajes (individual y colectivamente) son tan próximos y verosímiles que nos despiertan, al mismo tiempo, simpatía y rechazo, conmoción y horror, tanto o más que las historias que forman parte de nuestra cotidianeidad. No se puede leer “Ladrilleros” sin caer en estas contradicciones y encrucijadas y, asimismo (o por eso mismo), no se puede dejar de leer “Ladrilleros”.


Áspera historia de ladrilleros que cuenta mucho sobre un tiempo y espacio que los porteños contemporáneos desconocemos. Muy recomendable.


Un barrio marginal, personajes de clase obrera, donde aparentemente es el hombre el que manda pero es la mujer la que en verdad saca adelante a la familia. La historia comienza por el final y va saltando del pasado al presente uniendo la trama. Dos padres de familia enfrentados, un ambiente social donde el juego , las peleas y las borracheras son el pan nuestro de cada día. Contada de manera directa y cruda y con un lenguaje acorde a los protagonistas y su entorno. De lectura ágil, es corta y te la lees enseguida.


Excelente!!!


Muy recomendable novela corta. Con unas pocas brutales palabras Selva Almada te saca de la comodidad del aire acondicionado y te sumerge en el nordeste argentino.


Fue el primer libro que leí de Selva y la ame en el instante. Quise leer todo lo que pudiera de ella. Estoy en eso. La recomiendo fuerte!!!


Ver más reseñas

Más del autor SELVA ALMADA


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA