Calificar
8,4 8 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de LA VIDA TRANQUILA

La vida tranquila cuenta, o rememora, el momento en que el hermano de la narradora se bate a duelo con su tío. A partir de esa inicidencia se dispara una historia de amor, incesto, locura y muerte. Ambientada en un clima provincial, cargado de aburrimiento y soledad esencial, la aspiración de tener una vida tranquila aparece como un sueño lejano, inalcanzable.

Año de publicación:2017

1 reseña sobre el libro LA VIDA TRANQUILA

La muerte, que viene a llevarse a un ser querido; y te entra la duda de si pudo evitarse; escuchar que pide ayuda, que lo vea un médico, y se tarda en tomar la decisión de llamar a un médico. Ambientado en un pueblo, alejado, dónde uno debe viajar a caballo para sortear distancias, MARGUERITTE DURAS, nos cuenta, en un tono intimista, de primera persona, como la decisión de brindar ayuda, tarda y uno no sabe porque es que se demoran tanto, en los tiempos actuales, la rapidez de la atención, puede establecer la diferencia...un inicio desesperante, pero tal vez, en la mente de gente del pueblo, la muerte no es tomado, como una urgencia, o tal vez, se quería que sufriera, sus últimos momentos que fueron varios días...la verdad es que pensándolo, reflexionándolo...asusta, como una total displicencia, indolencia... Juzgue al leer, esas páginas, usted mismo...es desesperante y luego, la vida sigue su rutina. Que terrible, que paradójico que MARGUERITTE DURAS haya puesto como título a esta obra La Vida Tranquila...realmente no tiene nada de tranquila, es inquietante. Perturbadora... diría, si notablemente perturbadora. Revisando su biografía, parece que el evento descrito en líneas anteriores, tiene un sustento en la perdida de un familiar, porque el auxilio médico llegó tarde o no llego, durante los años que vivió en Vietnam.


Más libros del autor MARGUERITE DURAS


También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases del libro LA VIDA TRANQUILA

Si hubiese sabido que algún día yo tendría una historia, la habría elegido, la habría vivido con más cuidado para hacerla bella y auténtica con el propósito de verme bien. Ahora es demasiado tarde.

Publicado por:

JUAN PEDRO PABLO