Calificar
7,3 36 votos

Sinopsis de LA VIDA ES SUERO

Un mundo donde el día a día del hospital siempre supera a la ficción, el delirio se mezcla con el humor, a veces negro y siempre muy fino. Si no tienes claro si una enfermera que pincha en el turno de noche es una DJ. Si estás convencido de que la persona que inventa el tamaño de las pastillas no es buena persona. Si crees firmemente que llamarle pijama a la ropa de trabajo no es serio. Si no soportas a las señoras que te dicen en qué vena tienes que pincharlas o alguna vez te has quedado mirando las venas de alguien en el metro, éste es tu libro. Enfermera Saturada pertenece a una generación de mujeres que ha aprendido a coser heridas antes que botones, por eso es capaz de recuperarse con más facilidad de una relación amorosa complicada que de una cremallera rota en esos tejanos de temporada de Amancio que tanto le ha costado encontrar. Se define como una enfermera española que busca su hueco en la sanidad. Empieza su turno en planta, baja a la UCI, sube a prematuros y termina en urgencias. Esta enfermera se maneja como pocas en las redes sociales, desde donde cada día decenas de miles de personas ven cómo repasa, con humor y descaro la actualidad de su hospital, de cualquier hospital de España. El decálogo de Enfermera Saturada: 1. La vena buena siempre está en el otro brazo. 2. Verás que te falta el tapón cuando ya tengas canalizada la vía. 3. Un timbre de noche nunca suena solo: si uno suena, otro se le sumará. 4. El paciente que más protesta es el que mejor está. 5. El apósito del tamaño adecuado no existe. 6. Hay dos tipos de esparadrapo: el que no se pega y el que no se puede despegar. 7. Si sólo llevas un tubo de analítica, será el que ha perdido el vacío. 8. Nunca creas lo que el paciente dice que le ha dicho el médico. 9. El cajetín de medicación del paciente de la última habitación siempre vendrá mal. 10. Nadie que llama al timbre lo hace por algo urgente.

Año de publicación:2014

6 reseñas sobre el libro LA VIDA ES SUERO

Ideal para cualquier sanitario en estos tiempos que corren. Me dio un gran toque de humor a mi día a día en el trabajo. Me ha mostrado esas "costumbres" que toda enfermera tiene y que todas nos juramos antes de empezar la carrera eso de "yo no lo voy a hacer" pero el título parece que acompaña consigo la coletilla de "solo es un pinchacito" o "esto no le va a doler" (frase que por mucho que la repitas NADIE te va a creer). El libro me ha mostrado que esas situaciones subrealistas que parece ser que no lo son tanto con esos "mira hijo, esta es la enfermera tan guapa de la que te hablé" y el "mira que nieto tan majo tengo ¿a qué es guapo?" estos tierra trágame. Podría pegarme horas y horas contandoos las diferentes anécdotas que me ha hecho recordar este libro pero para terminar solo os diré que tengais cuidado con lo que le decis a una enfermera porque nosotras elegimos el tamaño de la aguja 😜


Ante todo, vaya por delante mi total admiración y respeto hacia la comunidad "enfermeril". Este es otra entrega de las peripecias y vivencias de Saturnina en su diario deambular por los hospitales. Es entretenido, en ocasiones te arranca la sonrisa, pero vuelve a ser un aglomerado de tópicos de la profesión. Hoy es "fracesita" : " Si te dice una enfermera: 'se ha dejado usted las venas en casa', no es por hacer una gracia. Te está maldiciendo los huesos porque tienes unas venas de mierda ", Leedores/as, como siempre: un abrazo.


Muestra una visión diferente de los profesionales de la salud. Para los que somos usuarios de los hospitales nos abre una sarcástica puerta a las peripecias de los que trabajan allí. Muy entretenido.


Siempre he valorado enormemente el trabajo vocacional de enfermeros y enfermeras, este libro es una pequeña muestra de la cantidad de cosas que hacen por gente que no conocen, escrito siempre con buen humor y cariño. Lo recomiendo para una tarde entretenida.


<b>Reseña completa en el blog: <a href="https://lenguasucinta.blogspot.com.es/2018/01/suero-de-una-noche-de-verano-de_17.html">Lengua Sucinta</a></b>


Real como la vida misma. Me he reído mucho. Totalmente recomendable para sanitarios. Las personas ajenas al gremio puede que no lo encuentren tan gracioso, pero aún así lo recomiendo, es cortito y fácil de leer.


Más libros del autor ENFERMERA SATURADA


También se buscó en HUMOR Y COMEDIA