Calificar
8,0 280 votos

Sinopsis

Antología policíaca, conformada por tres relatos: Ciudad de cristal, Fantasmas y La habitación cerrada. El autor entreteje tres historias dependientes que forjan mitos contemporáneos. A Daniel Quinn, escritor de literatura policiaca, su equivocado interlocutor telefónico lo toma por un detective y le encarga un caso. Así comienza Ciudad de cristal, primera de las tres novelas que conforman La trilogía de Nueva York. Quinn, lejos de deshacer el malentendido, se mete en el papel y se ve envuelto en una historia repleta de enigmas, complicadas relaciones paternofiliales, locura y delirio. En Fantasmas, segunda de las piezas, un detective privado y el hombre al que tiene que vigilar juegan al escondite en un claustrofóbico universo urbano. Por último, en La habitación cerrada el protagonista se ve confrontado a los recuerdos de un amigo de la infancia cuando la mujer de éste le escribe una carta explicándole que su marido ha desaparecido misteriosamente. En La trilogía de Nueva York el escritor maneja, manipula y reinventa el género policiaco, del que hace una re-lectura posmoderna con tintes metafísicos. La trama detectivesca sirve para plantear al lector un fascinante juego de espejos, símbolos, guiños y sorpresas.

Año de publicación:2015

14 reseñas sobre el libro LA TRILOGIA DE NUEVA YORK

Hay narraciones que una vez las terminas, te dejan con no sé qué sensación de extrañeza, es imposible sacártelas de la cabeza, son como recuerdos adquiridos imposibles de borrar; actúan como experiencias paralelas, te involucras tanto en su trama que acabas convertido más que en la voz del narrador, en uno de los personajes, se vive al mismo tiempo que se lee. Esto es lo que ocurre con la Trilogía de Nueva York, especialmente con la última novela, “La habitación cerrada”, que hace las veces de epílogo para una historia circular, ya que hace sutiles conexiones intertextuales con "Ciudad de Cristal" y con "Fantasmas", creando una especie de laberinto, que tiende a engañar al lector como si estuviese caminando entre espejos. Con esa sensación de vértigo que causa el salto de la realidad al inframundo de la ficción se queda uno cada vez que se enfrenta a un relato de Paul Auster, sin duda es una de las mejores experiencias que se pueden alcanzar cuando se busca la felicidad en la lectura. 


Malo de solemnidad. Pretencioso, aburrido, absurdo. Seguro que lo escribio el y no su mujer?


Todo parece incongruencia al máximo esplandor, pero te hace encontrarte con tu propia identidad. El final del tercer libro me gustó mucho, te conecta y te desconecta de las otras dos historias anteriores.


Leyéndola por segunda vez. A veces hace falta reencontrarse con buena lectura


La obra de Auster te hace respirar NY. Es la mejor manera de viajar a la Gran Manzana.


novela intensamente atractiva


Brutal la experiencia. Un tipo distinto de entender la novela policiaca. Auster te atrapa desde el minuto 1. Os lo recomiendo.


PAUL AUSTER TRILOGIA DE NUEVA YORK. Un periodista recibe una llamada de una mujer que dice conocerlo y que tiene algo importante que comunicarle concuerda una cita el asiste a su casa. Cuando llega se da cuenta que es una mujer de veinte seis años con un niño pequeño, ella es muy guapa. El asunto a tratar era que su marido había desaparecido él le pidió tiempo para visitar unos familiares durante unos días, paso una semana y hablo para ver qué pasaba con él y nunca llego a su casa, paso un mes y se dio cuenta que no sabían nada de él ni en la policía ni con nadie simplemente había desaparecido, a los tres meses de no regresar siguió las instrucciones sobre un material que escribió en vida a lo cual señalo el nombre de la persona que quería que lo checara, lo revisara para publicarlo. La mujer le dijo que si no servía el material al revisarlo lo regresará para quemarlo, él ya tenía camino recorrido publicando algunos artículos con los cuales se la pasaba económicamente hablando, él en todo momento quiso comprobar si no era otra persona a lo cual la mujer respondió que el pasado era lo que lo unía a su esposo por su amistad en un pasado cuando eran niños. Se dio cuenta que eran conocidos ya que asistían a los mismo grados de lo cual el recuerda como de pequeños era el más inteligente, bueno para los deportes, y destacado, el que sacaba algo nuevo y sin querer sacaba las modas o las cosas que él hacía eran novedosas como la vez en que iban a una fiesta el le dio el regalo a un niño pobre y le dijo que él se excusaría que se le había quedado el regalo en la casa y después lo llevaría, el niño no lo tomo como una ofensa sino que por la manera en que se lo dio no lo hizo sentir mal y lo acepto, al regreso de la fiesta. En la casa platicaron y la mamá escucho reprimiendo al niño porque ella había comprado el regalo y quedaría mal ante la familia del niño lo trato de hacer sentir mal pero él dijo que lo volvería hacer una y otra vez si estuviera en la misma situación…


Ver más reseñas