Calificar
8,2 5 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de LA SALVACION DE LO BELLO

Lo pulido, lo liso, lo impecable, son la seña de identidad de nuestra época. Son lo que tienen en común las esculturas de Jeff Koons, los smartphones y la depilación. Estas cualidades ponen en evidencia el actual "exceso de positividad" del que habla Han en otros ensayos, pero que aquí enfoca y desarrolla en el campo del arte y de la estética. Lo bello natural se ha atrofiado en lo liso y pulido de lo bello digital. Hoy nos hallamos en una crisis de lo bello en tanto que se lo satina, convirtiéndolo en objeto del «me gusta», en algo arbitrario y placentero, que se mide por su inmediatez y su valor de uso y de consumo. Pero sin la negatividad del quiebre de lo otro, queda obturado el acceso a lo bello natural y anulada la distancia contemplativa. La belleza es rezagada. No es un brillo momentáneo, sino que alumbra en silencio, y a través de rodeos. A la belleza no se la encuentra en un contacto inmediato. Más bien acontece como reencuentro y reconocimiento.

Año de publicación:2015

2 reseñas sobre el libro LA SALVACION DE LO BELLO

Del prolífico Byung-Chul Han, este corto pero profundo escrito nos lleva por una elaborada crítica del concepto de lo bello. Acorde con Han es necesario comprender su significado, esencia y misticismo en medio de una sociedad con exceso de positivismo contrapuesto a complejidades del ser humano que no encuentra asidero en fórmulas establecidas. Al interior de este texto encontraremos referentes significativos como Barthes, Gadamer, Platón, Aristóteles, Kant y otros tantos que permiten tejer el diálogo en torno al planteamiento de Han, pues para rescatar lo bello se requiere de “un juicio estético que presupone una distancia contemplativa”. De este modo se da uno cuenta que la mirada requiere provocaciones, quebrantos y transgresión, contrario a la política anestésica de lo liso y lo pulido. En palabras de Han: “La permanente presencia pornográfica de lo visible destruye lo imaginario. Paradójicamente, no da nada a ver”. En este sentido el poder de la contemplación diferencia entre lo bello y lo sublime y se pregunta por el efecto que causa en nosotros el arte, la comunicación, la fotografía y la relación que establecemos con la era digital. Estamos ante una realidad donde “la resistencia que viene del otro perturba la pulida comunicación de lo igual”. Por ello plantea Han que “a causa de su contenido racional, el ideal de lo bello se sustrae a todo consumo” pues “la industria de la belleza explota el cuerpo sexualizándolo y haciéndolo consumible”, por el contrario, el autor nos lleva hacia las intrincadas cumbres del redescubrimiento del erotismo. Es por lo anterior expuesto que la versatilidad de Han nos permite conectar con la importancia de lo bello en diferentes campos de nuestra vida, y es así como el autor menciona que “la política de lo bello es una política de la libertad”, pero también deja ver que “la salvación de lo bello es la salvación de lo distinto. El arte salva lo distinto "resistiéndose a fijarlo a su estar presente"”. Finalmente invitaría al lector curioso que desea acercarse a otros escenarios, a que experimente también la bella prosa recogida de otros autores dentro de la propuesta de Han, tal como aparece en Nietzsche: “La lenta flecha de la belleza. – La clase de belleza más noble es la que no nos cautiva de un solo golpe, la que no libra saltos tempestuosos y embriagadores (esta provoca fácilmente el hastío), sino la que insinúa lentamente, la que se apodera de nosotros casi sin que nos demos cuenta, […] en sueños”.


Como todo lo que leí de Han muy bueno y siempre acertado con su análisis de la sociedad contemporánea. En épocas donde todo es digerible, todo es agradable y todo "me gusta", lo bello tal vez sea aquello que nos rechaza, esa otredad que nos encuentra y nos disocia dialecticame.


También se buscó en RELIGIÓN Y FILOSOFÍA