Sinopsis de LA REGENTA

Una implacable radiografía de la burguesía española finisecular, pasiones, odios, celos y obsesiones. En Vetusta, capital de provincia, Ana Ozores, se casa con el antiguo Regente de la Audiencia de la ciudad, Víctor Quintanar, hombre bondadoso pero maniático y mucho mayor que ella. Viéndose sentimentalmente abandonada, Ana Ozores empieza a ser cortejada por el donjuán provinciano Álvaro Mesía. Para completar el círculo, el canónigo magistral D. Fermín de Pas (confesor de Ana) también se enamora de la Regenta y se convierte en inconfesable rival de Mesía. Un gran retablo de personajes secundarios, retratados por Clarín con inmisericorde ironía, completa el paisaje humano de la novela.

COMPRAR EN PAPEL

18 reseñas sobre el libro LA REGENTA

Uno de mis clásicos favoritos a pesar de ser leído por primera vez en una lectura obligatoria en la facultad (aunque era de cajón si estudiabas la carrera de literatura). También la novela con una de las protagonistas que más he amado y odiado a partes iguales, nuestra Ana Ozores, uno de los personajes mejor delineados de la literatura española. Ana tiene que luchar contra sí misma desde bien niña pero en el momento de contraer matrimonio con el viejo Quintanar todo se vuelve cuesta arriba, sus deseos de una vida no vivida y ansiada, junto con sus obligaciones y deberes como esposa hacen que ella se encuentre constantemente en la cuerda floja de la rutinaria estabilidad sobre todo cuando Álvaro Mesía y el Magistral entran en escena: el primero un conquistador de manual; el segundo un cínico que maneja a su antojo el deseo y el pecado para conseguir su propio beneficio carnal. La pluma de Clarín es un verdadero placer, he de reconocer que su lectura es densa y lenta, pero son de las mejores descripciones que he leído en mi vida y que no me resultaron ni pesadas ni aburridas, no sé cómo lo consiguió pero es una verdadera obra de arte.


He tenido momentos de poca lectura y eso no es bueno para seguir el hilo de esta fantástica novela y eso me ha enlentecido mucho más. Pero me quedo con todo lo bueno que esconde sus líneas. Es un libro muy muy descriptivo, de hecho, la primera parte se hace algo más pesada por esto, pero ¡Ay cuando empieza la acción! Ahí sí devoras. Hay que tener cuidado con los personajes porque son muchos, pero no es muy difícil situarse. Nos encontramos en una Vetusta dividida en tres partes: el pueblo llano y pobre, el clero y la alta burguesía. Las luchas de poder están vigentes y es la clave de esta novela. ¿Quién puede más, la clase política o la Iglesia? Y ahí entra Ana Ozores, la Regenta. La santa, buena, guapa, educada, amable...codiciada por el Magistral y por Mesía, y envidiada por el resto. Falsos amigos, malos consejos y una enfermedad nerviosa que la ataca muy seguido. Ningún personaje me cae bien, y mira que eso es difícil entre tantos, pero cuando no es por una cosa, es por otra. Con un finalazo histórico, es una novela que recomiendo leer, pero cuando se encuentre el momento, porque hay que digerirla bien...


LA REGENTA -Leopoldo Alas 《Clarín 》 Sin duda una de mis novelas predilectas, no sólo por el personaje de Ana Ozores, también por esa forma de narrar de Clarín que parece meterte en una película llena de planos de cámara que a priori parecen imposibles y que sin embargo forman parte de un todo perfectamente equilibrado. La angustia de una mujer joven luchando con un cuerpo que quiere sentirse vivo y que debe permanecer fielmente atado a Quintanar, el viejo esposo. Alvari Mesía, el seductor sin limites y el Magistral, que maneja los hilos de la religión y la castidad para intentar atrapar a Ana. El ambiente sofocante de esa religión y de la rancia Vetusta, empeñadas en acabar con cualquier atisbo de vida que surja de Ana, conforman una novela perfecta. Podria decir que junto a "El Quijote" y "Cien años de soledad" las tres mejores novelas escritas en nuestro idioma.


Magnífica ambientación, reflejo de la hipocresía y doblez de la sociedad de la época. Destacaría el diálogo interior de Ana Ozores y del Magistral, sus dudas, sus anhelos. La Regenta, en su mayor parte, es una novela lenta, tiene muchas descripciones. Por eso creo que para disfrutar de su lectura hay que hacerlo con tranquilidad, sin prisas,.


Quizá excesivamente largo para esta historia. Nos ponen en contexto entre tres personajes como Álvaro Mesías, Ana Ozores y Don Fermín de Pas, el amor, la religión, la lujuria unidas con las habladurías del pueblo de Vetusta. Nadaremos en la hipocresía Vetustense, su cultura e idiologia tan arraigada como la época en la que viven con un final casi predecible.


Costumbrista entrañable.


Clarín en esta novela disecciona de manera magistral no solo una sociedad sino también a sus habitantes sobre todo claro está a los principales a los cuales psicoanaliza soberbiamente ,tanto, que siempre pienso que debería haber sido un alumno aventajado de Freud ,hasta los mínimos pensamientos te los detalla y vas siguiendo sus pensamiento y como van evolucionando con ellos los protagonistas


LIBROS QUE TE PUEDEN INTERESAR


EL PSICOANALISTA

JOHN KATZENBACH

Calificación General: 8,3Por leer

EL TUNEL

ERNESTO SABATO

Calificación General: 8,2Por leer

MÁS LIBROS DEL AUTOR LEOPOLDO ALAS CLARIN


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN CLÁSICOS UNIVERSALES


FRASES DEL LIBRO LA REGENTA

“La heroica ciudad dormía la siesta. El viento sur, caliente y perezoso, empujaba las nubes blanquecinas que se rasgaban al correr hacia el Norte.”


Publicado porjulia1955

¿Para qué amar a las mujeres vivas, de carne y hueso? Mejor era soñar, seguir soñando.


Publicado porEsteban Burgoa

No era ya una escena erótica lo que ella veía allí; era algo delicioso; el alma saltaba a las ideas más altas, al sentimiento purísimo de la caridad universal... No sabía a qué; ello era que se sentía desfallecer de emoción.


Publicado porEsteban Burgoa

Aquello era también un símbolo del mundo; las cosas grandes, las ideas puras y bellas, andaban confundidas con la prosa y la falsedad y la maldad, y no había modo de separarlas.


Publicado porNines65

En los momentos de pasión desenfrenada a que él arrastraba a la hembra siempre que podía, para hacerla degradarse y gozar él de veras de algo nuevo, obligaba a su víctima a desnudar el alma en su presencia.


Publicado porEsteban Burgoa

Esperaba todavía un amor puro, un amor grande, como el de los libros y las comedias; comprendía que era ridículo buscarlo y se declaraba escéptico en esta materia; pero allá dentro, en regiones de su espíritu en que él entraba rara vez, veía algo mejor que ordinario galanteo.


Publicado porEsteban Burgoa