Sinopsis

Una implacable radiografía de la burguesía española finisecular, pasiones, odios, celos y obsesiones. En Vetusta, capital de provincia, Ana Ozores, se casa con el antiguo Regente de la Audiencia de la ciudad, Víctor Quintanar, hombre bondadoso pero maniático y mucho mayor que ella. Viéndose sentimentalmente abandonada, Ana Ozores empieza a ser cortejada por el donjuán provinciano Álvaro Mesía. Para completar el círculo, el canónigo magistral D. Fermín de Pas (confesor de Ana) también se enamora de la Regenta y se convierte en inconfesable rival de Mesía. Un gran retablo de personajes secundarios, retratados por Clarín con inmisericorde ironía, completa el paisaje humano de la novela.

Año de publicación:1885

8 reseñas sobre el libro LA REGENTA

Costumbrista entrañable.


Uno de los mejores libros de la literatura española, si no el mejor, después del Quijote por supuesto. Lo he leído al menos seis veces. Historia de ambiente provinciano en la triste época de la Restauración borbónica. Asfixiante sociedad, llena de chulos aburridos, gastados para la vida. Egoísmo indiferente. Maldad gratuita, gentuza conchavada para hacer daño. Muchos personajes son de un realismo brutal. Parece que Clarin escribió sobre personas conocidas porque es imposible crear esas sicologías tan variadas y perfectamente reales. El personaje del Magistral es de lo mejor de la literatura universal. Difícil encontrar otro como él. De lectura obligatoria.


Para mi, libro imprescindible sobre todo si te gusta la historia en cuanto usos y costumbres de una alta sociedad ( y las capas bajas que la sustentan) que se rige por una falsa moral del siglo XIX español. Crítica más que velada al clero y a una clase social burguesa que vive de las rentas entre el Casino y la Iglesia.Es una novela coral en la que aparte del triángulo principal formado por Ana Ozores, Álvaro Mesía y Fermín de Pas hay personajes muy interesantes como la madre de éste último Paula que es la que realmente "mece la cuna"en la vida de su hijo. Recomiendo encarecidamente su lectura.


1972


Seguramente seré linchado y mis restos ensangrentados serán expuestos en una plaza colgados por los pies para advertencia de otros posibles blasfemos, pero bueno, supongo que alguien tiene que sacrificarse y decir en voz alta lo que estoy seguro muchos que han leído, o intentado leer, esta novela pensaran de verdad.Encima yo soy de los que la han intentado leer y han desistido por agotamiento, y para colmo, tengo la desfachatez de criticarla...Simplemente diré que esta magna obra me parece un novelon decimonónico insufrible y completamente obsoleto hoy en día. Por ejemplo, las descripciones, por momentos interminables, de sitios y personajes, aburren y cansan de una forma que jamas he sufrido en ningún libro que he leído en mi vida.No sé donde leí que lo difícil son las primeras 60 paginas y luego "engancha", pero también tengo que decir que yo llegue' a leer bastante más de esas 60 paginas antes de abandonar.Nunca he leído un comentario negativo sobre esta novela, por lo que esta claro que el problema debe ser mio y, desgraciadamente para mi, no tengo la inteligencia o la cultura necesarias para apreciar en todo su valor esta cumbre de la literatura española. Pero bueno, supongo que los incultos también tenemos derecho a expresarnos...Así pues, animo a todos los incultos de Alibrate que hayan leído o intentado leer esta novela, y que piensen que es un plomazo insoportable, a que se desahoguen aquí y digan sin tapujos lo que piensan.En fin, seguramente seré el único...


Clarín en esta novela disecciona de manera magistral no solo una sociedad sino también a sus habitantes sobre todo claro está a los principales a los cuales psicoanaliza soberbiamente ,tanto, que siempre pienso que debería haber sido un alumno aventajado de Freud ,hasta los mínimos pensamientos te los detalla y vas siguiendo sus pensamiento y como van evolucionando con ellos los protagonistas


Retrato de una sociedad de mitad del siglo XIX. Ciudad: Vetusta (ya su nombre nos guía). Ana Ozores, joven idealista y reprimida, casada con Víctor Quintanar, mucho mayor que ella, que no actúa como esposo sino como un padre, aunque distraído y ocupado en sí mismo. Fermín de Pas, canónigo, hombre obsesionado por la pasión de dominar a la ciudad y particularmente a Ana, de la que se enamora. Álvaro de Mesía, un Don Juan de medio pelo, egoísta y fatuo, que termina despertando la pasión amorosa de Ana. Múltiples personajes de la sociedad, mezquinos y envidiosos que terminan despreciando a Ana por el desenlace de este drama ( no quiero estropear la intriga). Afortunadamente, ha cambiado la posición de la mujer en la sociedad, pero muchas de las bajezas humanas aquí plasmadas permanecen, por ser inherentes al ser humano. Una obra ardua y muy larga, pero que vale la pena el esfuerzo.


La novela realista siempre se me hace pesada a la hora de leer, una vez la finalizo puedo reconocer su calidad y disfruto más de la trama. La Regenta no ha sido una excepción, supongo que uno de los puntos flojos que tiene es su extensión, al ser novela de folletín queda evidente que a Leopoldo Alas, se le fue un poco de las manos. Quiero alagar el gran manejo que tiene sobre todos sus personajes que son alrededor de 30, algo que hoy en día no se ve en prácticamente ninguna novela, todos están perfectamente caracterizados, como si de personas reales se tratara, además, hay que destacar la maestría de los autores realistas, y en este caso de Clarín, de poder hacer de algo aburrido, la vida cotidiana de unos ciudadanos de província en una novela que enganchó a tantas personas. Podemos ver la presencia del autor a lo largo de toda la novela quien intenta influenciar nuestra opinión sobre los personajes. Debo reconocer que no me ha agradado ningún personaje (aunque sí su caracterización y como la ha llevado el autor), el único que se salva es don Álvaro Mesía, quién veo como un personaje fuerte, maquiavélico, manipulador y que nunca se rinde, aunque no es un modelo nada ético ni moral. Por los demás, no he sentido ningún tipo de sentimiento positivo, al Magistral lo veo como un niño de mamá irritable. Don Víctor es el personaje que más evolución tiene, pero no es progresiva, en los capítulos finales toma una desición que rompe totalmente con todos los esquemas que tenía sobre quién era don Víctor Quintanar.