Búsqueda avanzada de libros
Libro LA REBELIÓN DE LAS MASAS
Calificar
8,2 77 votos

Sinopsis

Un libro donde los aspectos filosóficos, sociales, políticos y morales se vinculan de tal modo que es difícil permanecer indiferente. Masas, fascismo, técnica, liberalismo, unidad europea o pacifismo son algunos de los temas que recorren la obra y, en su análisis, pasado, presente y futuro se confunden: La rebelión de las masas disecciona su tiempo, y, con ello, nos permite entender el nuestro.Para llevar a cabo esta edición, se han cotejado minuciosamente las distintas versiones del texto y señalado las constantes modificaciones que introdujo en la obra el propio Ortega entre 1930 y 1947. En la corrección efectuada para la tercera edición, se han revisado, además, todos los textos citados, a fin de adecuarlos a las nuevas aportaciones e investigaciones sobre el corpus orteguiano, aumentando y actualizando a su vez los comentarios del editor y el estudio introductorio.El editor, Domingo Hernández Sánchez, es profesor de Estética y Teoría de las Artes en la Universidad de Salamanca. Autor de las monografías La ironía estética (2002) y La comedia de lo sublime (2009), ha traducido Filosofía del arte o estética, de Hegel (2006), y editado los volúmenes compilatorios Estéticas del arte contemporáneo (2002) y Arte, cuerpo, tecnología (2003). En relación con la obra de José Ortega y Gasset, suyas son las ediciones críticas de Hegel. Notas de trabajo (2007) y, para LOS ESENCIALES DE LA FILOSOFÍA, El tema de nuestro tiempo (2002) y En torno a Galileo (2012).

Año de publicación:1929

8 reseñas sobre el libro LA REBELIÓN DE LAS MASAS

El tema de este libro, que Ortega ya había vislumbrado en España invertebrada, es de suma actualidad. El dominio público cada vez más intenso (sobre todo en redes sociales) del hombre-masa es de las principales causas del imperio que ejerce la incultura.


Ensayo sociológico de los años 30 sobre los efectos de la nueva burguesía urbana de la era industrial. El personaje central del libro es lo que Ortega llama el "señorito satisfecho", un pequeño burgués vulgar y creído de sí mismo, que pronto sería la materia prima de las diversas franquicias del fascismo de izquierda y derecha en Europa. "Hay un hecho que, para bien o para mal, es el más importante en la vida pública europea de la hora presente. Este hecho es el advenimiento de las masas al pleno poderío social. Como las masas, por definición, no deben ni pueden dirigir su propia existencia, y menos regentar la sociedad, quiere decirse que Europa sufre ahora la más grave crisis que a pueblos, naciones, culturas, cabe padecer. Esta crisis ha sobrevenido más de una vez en la historia. Su fisonomía y sus consecuencias son conocidas. También se conoce su nombre. Se llama la rebelión de las masas." Por perfil y formación un capítulo me resultó especialmente interesante: "La barbarie del especialismo". Ortega desnuda la pobreza del esterotipo social de nuestra época: el cientifico-técnico hiper especializado. Lo considera un bárbaro, un idiota que deliberadamente desprecia el Humanismo. Todos los estudiantes de carreras científicas o ingenierías deberían leer ese capitulo. Al margen del contenido, siempre me pareció recomendable de leer por la forma; la prosa es fluida e imaginativa, y eso es siempre actual. Con palabras del propio Ortega: "La claridad es la cortesía del filósofo". En "La llamada de la tribu", Vargas Llosa le dedica un capítulo entero: "Leer a Ortega es siempre un placer, un goce estético, por la belleza y desenvoltura de su estilo, claro, plástico, inteligente, culto, de un vocabulario inagotable, salpicado de ironías y al alcance de cualquier lector" (p88) "Si hubiera sido francés, Ortega sería hoy tan conocido y leído como lo fue Sartre [..], si hubiera sido inglés, sería otro Bertrand Russell, como él un gran pensador y al mismo tiempo un notable divulgador. Pero era sólo un español, cuando la cultura de Cervantes, Quevedo y Góngora andaba por los sótanos (la imagen es suya) de las consideradas grandes culturas modernas. Hoy las cosas han cambiado y las puertas de ese exclusivo club se abren para la pujante lengua que él enriqueció y actualizó tanto como un Jorge Luis Borges o un Octavio Paz. Es hora que la cultura de nuestro tiempo conozca y reconozca, por fin, como se merece, a José Ortega y Gasset." (p98)


Un gran libro de Ortega y Gasset que recorre muchos temas filosóficos, sociológicos y psicológicos del siglo XX. Una de mis páginas preferidas: "La vida es por lo pronto un caos donde uno está perdido. El hombre lo sospecha, pero le aterra encontrarse cara a cara con esa terrible realidad y procura ocultarla con un telón fantasmagórico donde todo está muy claro." "Como la vida es sentirse perdido, quien lo acepta...ya está en lo firme..."


Un libro a la medida para quien disfruta del tema de la política, mas si es español. El hombre – masa definido por Ortega y Gasset como aquel que su vida carece de proyectos y va a la deriva; es el joven "ni ni" contemporáneo que contra la losa de su prejuicio social, quiere gritar para que la historia lo ponga en su lugar. El verdadero problema de la sociedad española, dice Ortega en España invertebrada, reside en que las distintas nacionalidades que la componen no han sabido formar un todo orgánico que las integre en un organismo viviente, de manera que se cree una unidad nacida de la interdependencia. Las regiones no han sabido o no han querido o no han podido asumir cada una su papel en ese todo que trascienda sus deseos particularistas y se unan en una realidad superior en la que cada parte encuentre el desarrollo de sus cualidades naturales, pero beneficiando siempre al conjunto. En mi Pais (Guatemala) muchos de los conceptos plasmados en este libro y muchas actitudes de "identidad social" (o falta de) están sucediendo en la actualidad lo que viene a recalcar el uso de la palabra viejo continente ya que todo pasa primero allá y luego se ve reflejado en este lado del charco pero con un crecimiento exponencial que da miedo.


Qué grande era Ortega. “La masa no puede, por definición, dominarse a sí misma. Necesita de un líder, generalmente mesiánico, que apela a sentimientos bajos e instintivos, para controlarla. El hombre, en estas circunstancias, no es ya un individuo, es el hombre-masa”. Impresionante.


Ingenieros describe al hombre, como ser individual, Ortega como manada. Ambas descripciones excelentes y a la vez deplorables de lo que somos como hombres y como sociedad.


He terminado la rebelión de las masas y antes la España invertebrada de Ortega y Gasset. Dos ensayos para reflexionar sobre este país que os recomiendo.


La imposición de la masa sobre la sociedad... un libro que hoy más q' nunca es muy actualizado. Esa masa que se impone, q' actúa por impulso y sin respeto