Sinopsis de LA PUERTA

Una historia en homenaje a la amistad, de una calidad humana extraordinaria. Retrato de la extraña y larga relación entre una escritora, —la propia Magda Szabó— y su sirvienta —Emerence Szeredas— durante veinte años. Magda, una intelectual que vive alejada de la realidad, pertenece a la burguesía húngara. Emerence ha vivido en la miseria y conoce los quebrantos y las amarguras que ha sufrido el pueblo tanto en la época de los nazis como en la de los comunistas. Las dos mujeres viven y han vivido dos vidas que chocan y se atraen. Su relación es tensa y, sin embargo, no pueden vivir la una sin la otra.

3 reseñas sobre el libro LA PUERTA

Novela enigmática. Aunque a veces me parecia un poco tediosa, densa, ha sido un lujo descubrir como la autora amasa las palabras para describir las emociones.


La puerta narra las complejidades de la relación entre la autora y su domestica, que una vez que empieza se desarrolla de maneras inimaginables, a pesar de ser una narración sencilla contiene dentro de sí todo un cúmulo de emociones y sentimientos que muy pocas veces sabemos explicar. Cuando empecé a leer La puerta estaba desconcertada con el personaje de Emerenc Szeredás, primero por la singularidad de su carácter que nada tenía que ver con la naturalidad de su oficio y posteriormente con la sorprendente fortaleza de una persona de su edad (80 años) para realizar todo el trabajo que tiene adjudicado, parece estar hecha de acero. La determinación con la que está mujer entra en la vida de quienes les rodea es innegable, y el afecto que logra despertar en quienes la rodea a pesar de la exigencia emocional para con los demás es un tema singular. Temas como la amistad, la lealtad y la muerte son los protagonistas de la narrativa de esta maravillosa historia.


Solo bueno!. A pesar de que la autora es considerada la escritora húngara mas leída de todos los tiempos, no terminó de convencerme.


TAMBIÉN SE BUSCÓ EN LITERATURA CONTEMPORÁNEA


FRASES DEL LIBRO LA PUERTA

No me pregunte lo que sentí, pero quiero que no olvide esta enseñanza: no debe entregarse nunca a una pasión con toda su alma, porque eso lleva, antes o después pero infaliblemente, a la perdición


Publicado porberenice palencia