LA PIEDRA DE LA PACIENCIA

ATIQ RAHIMI

Calificar
6,8 6 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

En la mitología persa, sangue sabur, la «piedra de la paciencia», es una piedra mágica a la que uno cuenta sus desgracias, sus miserias, lo que no se atreve a revelar a los demás… La piedra escucha, absorbe todas las palabras, todos los secretos, hasta que un buen día explota. Y ese día, uno queda liberado. En esta novela, localizada «en alguna parte de Afganistán, o en cualquier otro lugar», la piedra de la paciencia es un hombre en estado vegetativo a causa de una bala alojada en la nuca. A su lado, en el suelo, mientras en la calle se oyen disparos y pasan carros de combate, su mujer reza por él, le atiende y le habla. Llena de rabia y desesperación, le cuenta lo que nunca antes se atrevió a decirle: sus deseos y frustraciones, sus secretos más ocultos. Escrita en un lenguaje bellísimo, poético y descarnado, La piedra de la paciencia es un grito contra la sinrazón de las guerras, el fanatismo y la opresión a las mujeres en cualquier parte del mundo.

Año de publicación:2015

3 reseñas sobre el libro LA PIEDRA DE LA PACIENCIA

No logre empatizar con la protagonista ni con la historia


Una maravilla!!! Novela breve, pocas palabras , mucha precisión, mucha expresión, notable nudo dramático.


“En la mitología persa,”sangue sabur”, es la piedra de la paciencia.Esta es una piedra mágica a la que uno le cuenta sus desgracias, sus sufrimientos, sus miserias, para confiarle todo lo que no nos atrevemos a revelar a los demás…La piedra escucha, absorbe como una esponja todas las palabras, todos los secretos, hasta que un buen día explota…Y ese día, uno que liberado.” Una mujer afgana cuida día y noche de su marido que se encuentra postrado en estado de coma con una bala alojada en la cabeza. Le administra sus medicinas, se sienta a su lado mientras reza y supera el miedo de las bombas y las balas detrás de la puerta de su casa  pero, sobre todo, habla; aunque nadie la escucha, habla y cuenta todo lo  que  nunca se atrevió a decir en voz alta, haciendo del hombre tumbado e inconsciente  su piedra de la paciencia, descargando sobre él  toda la rabia, las frustraciones y la amargura de su alma femenina. Con un bello lenguaje y un discurrir lento pero constante este libro es un precioso  alegato sobre la opresión que muchas mujeres sufren en el mundo. Una pequeña joya muy recomendable. “Esta voz que emerge de mi garganta es la voz sepultada desde hace miles de años.”