COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Por muchos años la magia de los hielos continentales estuvo oculta a los ojos humanos, tanto por la barrera natural de los cordones montañosos que los encierran como por las dificultades de acceso que son propias de su lejanía y del mal clima dominante. Pero es posible llegar a ellos con paciencia de caminante. Y no hay más que esperar el día radiante para asistir a uno de los espectáculos mas impresionantes del planeta. Es un mundo de hielo y de gigantescos glaciares cuyos lentos avances - de centímetros por día- son imperceptibles a la vista, pero se manifiestan en majestuosos desprendimientos en los frentes que desembocan en lagos, así como en las esculturales formas que toma el hielo en su búsqueda de espacio entre las montañas. En alguna época casi toda la Patagonia fue blanca. Hoy es alternativamente ocre, verde en algunos valles, rojiza, acerada, según las horas y la conformación del terreno. Sólo queda una faja estrecha , encerrada entre cumbres, donde el terreno es inmaculadamente blanco, como refugio eterno de una época pasada. Germán Sopeña nos brinda un interesante testimonio que habla de los atractivos geológicos, paleolíticos, geográficos y; por si fuera poco históricos y políticos, característicos de una zona olvidada por los argentinos pero admirada por hombres de todo el mundo.

0 reseñas sobre el libro LA PATAGONIA BLANCA

No hay reseñas aún, sé el primero en reseñar este libro.

También se buscó en HISTORIA, POLÍTICA Y CIENCIAS SOCIALES