LA MONTAÑA DE LOS SIETE CIRCULOS

THOMAS MERTON

Calificar
8,0 6 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Thomas Merton emprendió la escritura de esta autobiografía a instancias de su superior en la abadía de Nuestra Señora de Getsemaní, en Kentucky, donde llevaba una vida volcada en la oración y la contemplación. Después de una infancia viajera y de una juventud disipada en el seno de una familia de artistas, Merton, que nunca fue bautizado ni había recibido formación religiosa, comenzó a sentirse atraído por la fe católica. La profundización en su conocimiento de la religión le llevó a convertirse al catolicismo y a entrar finalmente en la orden trapense, la más ascética de las órodenes monásticas. Pocos escritores de obras espirituales alcanzan la altura literaria de Merton, que destaca, por su humildad, su exquisita sensibilidad y sus hondas reflexiones que calan en todos los lectores (sean religiosos o no). Desde su publicación en 1948, esta obra se ha convertido en un clásico de la literatura espiritual. Reconocida como una de las obras más influyentes de nuestro tiempo ha sido traducida a más de veinte idiomas y ha transformado la vida de miles de personas

Año de publicación:2008

1 reseña sobre el libro LA MONTAÑA DE LOS SIETE CIRCULOS

Este es el libro de Memorias de Thomas Merton (Prades, 31 de enero de 1915-Bangkok, 10 de diciembre de 1968) un personaje único del siglo XX.Fue monje trapense y en ella se relata la forma en que llegó a la Abadía de Getsemaní, en Kentucky, pero era en esencia un ciudadano del mundo, era un trapense raro, habitualmente no son, ni fueron o serán como Thomas Merton.  Algunos dijeron que este libro es una suerte de nueva versión de “Las confesiones” de San Agustín, yo no creo que sea tan así, pero lo cierto es que Merton era un muy buen escritor.Se publicó en la década del 50 por editorial Sudamericana de Argentina, hay un libro de obras completas de la misma editorial, de esa época en una edición en papel biblia, de tapas azules, muy linda.La década del 50, posterior a la guerra había una necesidad de búsqueda espiritual y Merton de alguna manera ocupó ese espacio, la cuestión espiritual cambiaría en los sesenta y viraría para otros rumbos por fuera de las iglesias. Es un libro INTERESANTE que los invito a leer.  “-¿Ha estudiado alguna vez latín? -dijo el Padre Superior. Le hablé de todo Plauto y Tácito. Pareció satisfecho. Después de eso hablamos de otras muchas cosas. ¿Sabía cantar yo? ¿Hablaba francés? ¿Qué me hacía desear ser cisterciense? ¿Había leído algo acerca de la orden? ¿Había leído la Vida de San Bernardo de Dom Ailbe Luddy? Y una porción de cosas así. Era una conversación tan agradable que cada vez sentía menos deseos de descargar el gran peso tenebroso que aún gravitaba en mi conciencia y decir a este buen trapense todo lo de mi vida, antes de la conversión que un día me había hecho pensar que de ningún modo podía tener vocación para el sacerdocio. No obstante, finalmente lo hice en unas pocas frases. -¿Cuánto tiempo hace que lo bautizaron? -dijo el Padre Superior. -Tres años, padre. Pareció no inmutarse. Sólo dijo que le gustaba la manera como le había dicho yo todo lo que tenía que decirse y que lo consultaría con el Padre Abad. Eso fue todo”