Calificar
7,7 196 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis de LA LETRA ESCARLATA

Narra el terrible impacto que un simple acto de pasión desencadena en las vidas de tres miembros de la comunidad: Hester Prynne, una mujer de espíritu libre e independiente, objeto del escarnio público; el reverendo Dimmesdale, un alma atormentada por la culpa, aunque digno de la estima general; y Chillingworth, un ser siniestro, cruel y vengativo, que maquina en la sombra. Ambientada en la Nueva Inglaterra de los puritanos del siglo XVII, La Letra Escarlata no recurre ni a la violencia, ni al crimen, ni a cualquier otro recurso tópico del género, sino que desciende al pozo de la psicología humana para observar las horribles bestias que reptan y se alimentan en la jaula de la conciencia. En definitiva, una obra que explora el sentimiento de culpa, la fuerza que se devora a sí misma.

Año de publicación:1850

16 reseñas sobre el libro LA LETRA ESCARLATA

Nueva Inglaterra. Inicios del s. XVII. Pocos años antes de la famosa matanza de brujas en la localidad, una mujer, con un bebé en brazos, sube al cadalso para, tras pasar meses en la cárcel, recibir el escarnio público de sus vecinos. Hester Prynne casada, con un marido desaparecido hace dos años y supuestamente fallecido, ha gestado y dado a luz a un bebé fruto del adulterio. Pudo ser condenada a muerte pero en un acto de magnanimidad por parte de los gobernantes sólo se la condena a llevar una letra A escarlata en su pecho de por vida. Hester no denuncia al padre de la criatura, lo protege de la horca. Mientras permanece en el cadalso, su anciano marido llega al pueblo y descubre lo sucedido. Decide permanecer en el anonimato y descubrir al amante para vengarse. Durante años el pecado, el secreto, consumirá a los tres: marido, mujer y amante. La letra escarlata condenará a Hester y a su hija a una vida solitaria. En esta novela Hathorne es fiel a su estilo; lento, minucioso, introspectivo. Conocemos al detalle los pensamientos de los protagonistas. Se me hizo a veces pesada, demasiado lenta. Deja clara la triste situación de la mujer en aquella época y lugar. Me pareció que Hester podía haber tomado alguna decisión para reconducir su vida y la de su hija pero prefirió llevar su pecado con dignidad y sobrellevar la penosa carga de la letra escarlata.


*LA LETRA ESCARLATA* Esta es la obra maestra del norteamericano Nathaniel Hawthorne, un escritor muy reconocido por sus numerosas novelas de ficción gótica y romanticismo oscuro que lo ha colocado en uno de los mejores de su género. Está ambientada en pleno siglo XIX en una región de los Estados Unidos localizada en el noreste del país (New England), donde cualquier cometer un acto que no fuera acorde con las costumbres normales del pueblo, te satanizaban de por vida. Justamente esto es lo que sucede. Comienza contando la historia de una mujer (Hester Prynne), quien se gana la vida como modista y sostiene una relación amorosa secreta. Como fruto de la misma da a luz a un bebe, situación que la lleva a ser señalada, sin embargo, en lugar de ser condenada a la horca por adulterio, es perdonada pero forzada a llevar en su pecho “La Letra Escarlata”, una A bordada en el vestido que deje ver a todo el mundo que tipo de mujer es, y la falta grave cometida contra Dios y la Sociedad. Esta gran obra muestra la pasión, el amor, la desventura, el odio y el tomento de tres personas del pueblo, el marido, la esposa y el amante, donde el primero, un hombre cruel con sed de venganza que maquina su siguiente paso en la sombra; la segunda, una mujer sufrida que se niega a revelar el nombre del padre del bebe, y vive la desventura de haber cometido tal pecado en una sociedad tan puritana; y el tercero, un hombre muy respetado en el pueblo y que sufre justamente por la angustia de ser descubierto y perder la gran estima que se ha ganado por todos. En lo personal, es una novela de corta lectura y de gran disfrute, porque tanto la intriga como el suspenso con el que ha sido desarrollada, te mantiene activo y muestra una sociedad que pone en tela de juicio los valores del ser humano, la religión y las costumbres. Además, te hace tomarle cierto afecto a la pobre mujer, aun sabiendo que ha cometido adulterio, y en mi caso llegue a verla como una afectada del sistema, en general… toda una joya de literatura.


Un bonito relato que te atrapa sin más, es verdad que hay muchos datos y personajes históricos que cortan el hilo de la historia, además de haberme quedado con muy poquito de ésta. Dejo aquí un fragmento que me puso en la piel de Hester: " Mirad por última vez la letra escarlata y quién la lleva" "¡Esperad un poco más y estaré fuera de vuestro alcance! ¡ Unas horas más y el profundo y misterioso océano habrá extinguido y ocultado para siempre el símbolo que hicisteis arder en mi pecho!


Cuando lees, este u otros libros de la epoca y piensas, pero cuántas barbaridades cometieron nuestros antepasados, pocas veces se reflexiona sobre que barbaridades habremos cometido cuando seamos nosotros los antepasados. Marcar a personas por raza, religion, sexualidad, o como en este caso por adulterio, no es algo que hayamos dejado de hacer, solo que las tecnicas de asesinar socialmente a,alguien han cambiado. El libro es contundente y bien trabajado, con una narrativa correcta y un ritmo adecuado, de los que te mantienen pegadito a las paginas. Nos queda mucho camino por recorrer, y aunque nos parezca cavernícola lo de marcar en vida a alguien, no hemos dejado de ser los cavernícolas del siglo XXV.


Una excelente historia cuando te interesa conocer un poco las ideas crueles que tenían nuestros antepasados, quiénes se creian perfectos como bien expresa el libro. Una narración muy propia de la época en que fue publicado el libro, con un abuso de metáforas que provocan una lectura un poco lenta y pesada pero a la que te podés ir acostumbrando. La historia es muy linda, imagino que en su momento habrá sido novedosa, pero a mí me resultó bastante comparable, me refiero a que no se trata de una historia muy diferente a otras que no haya escuchado antes, por lo que no logró impactarme, por el contrario, me pareció bastante predecible. Sin embargo no deja de ser un libro recomendable para sumar a la lista.


"En honra de la naturaleza humana puede decirse que, excepto cuando interviene el egoísmo, esta mas dispuesta a amar que a odiar". Con esta frase, Hawthorne define a grandes rasgos su obra y el pensamiento del hombre que de acuerdo a sus fines actúa dentro de una sociedad. La letra escarlata es una novela que trata el sentimiento mas profundo de tristeza, culpa y rechazo que una persona puede sentir, por una parte tenemos a Hester, nuestra protagonista, quien presa de su pecado es condenada a llevar bordada en su pecho la letra "A" señalándola ante toda la sociedad como una adultera, y por otro lado al hombre que, esclavo de su silencio va muriendo cada día al no revelar por miedo junto a la protagonista la culpa compartida del pecado. Respecto a la novela en general solo me resta agregar que me a encantado la manera en la que el autor la ha escrito, estudiando cada escenario, cada personaje y cada sentimiento que en ellos se manifiesta así como a la sociedad estrictamente regida por la religión a la que le cuesta otorgar el perdón que predican, pero que finalmente sea por condición humana o por la actitud bondadosa de Hester, se termina otorgando.


Una historia ambientada en la opresión del puritanismo por los primeros colonos de Nueva Inglaterra. El autor describe muy bien la rigidez social desde la historia de la protagonista Hester Prynne, marcada con una letra escarlata. Su pecado haber cometido adulterio, reflejado en la criatura que acaba de concebir. Tanto ni su marido ni el padre de la niña revelarán su conexión con ella frente al pueblo. Hester criara sola a la niña y pesará sobre ella durante años el escarnio. Ella superará este hecho con el tiempo integrándose gracias a sus dotes de bordadora, y sus servicios benévolos. Los personajes femeninos tienen una gran fuerza y carisma frente a los masculinos. Para la época en que está escrita, además ambientada anteriormente, me parece bastante genial por parte del escritor Nathaniel Hawthorne. La relación de los personajes masculinos con la protagonista se va desvelando en la lectura. Hay un transfondo de misterio que está ligado al mundo de superstición de las brujas de esta época. Podemos percibirlo en el bosque, la figura oscura del Dr. Chillingworth, la señora Hibbins (condenada más adelante por bruja), la enigmática relación de Hester con él clérigo Dimmesdale y su hija Perle. He apreciado la lectura, pero se me ha hecho algo pesada. Creo que la introducción donde el autor aparece como protagonista, hablándonos de su trabajo como aduanero, sus compañeros etc...se alarga demasiado. Sigue con la historia de La Letra Escarlata, que tal vez tiene demasiadas descripciones cortando los diálogos y hace perder al lector ligereza de lectura.


"En 1694, los magistrados de la ciudad de Salem en Massachusetts aprobaron una ley que convertía el adulterio en un delito por el cual se prescribía el siguiente castigo: la pareja culpable debía sentarse durante una hora en el patíbulo con cuerdas alrededor del cuello, después de lo cual serían azotado severamente, después, durante el resto de su vida debían usarlos, recortados en un color claramente visible y cosidos a sus prendas, la letra mayúscula A, de dos pulgadas de altura. Nathaniel Hawthorne descubrió este hecho singular al explorar los anales de los primeros años del asentamiento de Nueva Inglaterra. La idea de escribir una historia sobre una mujer condenada a llevar la marca de su crimen como una marca de identificación, llevar su vida cotidiana bajo la constante mirada de censura de la comunidad, le hizo tener un interés único. A pesar de que su historia familiar lo calificó como un eminentemente neoinglés (un Hawthorne había estado entre los primeros pobladores de Massachusetts), tenía motivos para considerarse un traidor a sus tradiciones, sin ser detectado porque, a diferencia de su heroína, no tenía ninguna marca distintiva. Como lo atestiguan sus notas, Hawthorne simpatizaba poco con la vigilancia de la moral. En la escala de lo pecaminoso, las transgresiones sexuales le parecían muy superadas por la inhumana frialdad del temperamento puritano en su manifestación de Nueva Inglaterra, particularmente cuando estas se expresaban en intrusiones en la vida privada de otros en nombre del cuidado pastoral. Hawthorne ideó la trama de La letra escarlata para unir dos preocupaciones suyas: el destino de aislamiento del portador de la verdad; y la intrusión del espíritu científico, con su elección pro-gramática de movimientos compasivos del corazón en la exploración de la psicología humana. La primera de estas preocupaciones era relevante para su sentido de sí mismo como crítico de la sociedad estadounidense, la segunda, para su vocación como escritor. Hawthorne tenía unos cuarenta y tantos años cuando se embarcó en La letra escarlata. Hasta ese momento, su producción literaria había sido escasa: aparte de los cuentos infantiles, solo dos volúmenes de ficción corta. Para el público literario era conocido, en sus propias palabras irónicas, como "un hombre suave, tímido, amable, melancólico, extremadamente sensible y no muy esforzado", un aficionado en literatura que parecía haber adoptado "Hawthorne" como seudónimo de escritor debido a la singularidad de la palabra. Al principio, La letra escarlata estaba destinada a ser una historia corta, pero a medida que trabajaba en ella en un estado de total absorción creció en longitud. La completó en unos breves siete meses y la publicó en 1850. Su arrebato de energía creativa no se agotó: las novelas The House of the Seven Gables (La casa de los siete tejados) y The Blithedale Romance (La novela de Blithedale) siguieron en los próximos dos años. El editor de Hawthorne encontró que La letra escarlata era algo corta para un libro. A su suge-rencia, Hawthorne añadió un prefacio titulado "La Aduana", que pretendía contar cómo, en el desempeño de sus funciones como agente de aduanas del puerto de Salem, descubrió, entre cachivaches en un rincón polvoriento de la aduana, un paquete conteniendo un fino paño rojo, aunque apolillado, con la forma de una letra A bordada en hilo dorado. De esta manera, "La Aduana" dramatiza el momento en que aparece el germen de la novela. También se explica, más mordazmente de lo que leemos en la propia novela, el propósito (o uno de los propósitos) detrás de su escritura." Tomado de Late Essays por J.M. Coetzee (la traducción es mía)


Ver más reseñas

También se buscó en NOVELA ROMÁNTICA


Frases del libro LA LETRA ESCARLATA

Nada quedó de mi respetado predecesor, excepto un esqueleto maltrecho, algunos restos de vestimenta y una peluca de majestuoso rizado, la cual, contrariamente a la cabeza que adornara hace tanto tiempo, se conservaba en muy buen estado."

Publicado por:

Monte.

¡Pobre desgraciado! ¿Cómo era posible que una naturaleza tan endeble como la suya cargara con el peso de un crimen? El crimen es para los q tienen nervios de acero, para los q tienen capacidad de soportarlo o para los q pueden ejercer su fuerza, descartarlo y deshacerse de él."

Publicado por:

Monte.

Veía a los niños del poblado (...)jugando sombríos juegos de acuerdo a su mentalidad puritana.Quizás jugaban a que iban a la iglesia, o a que azotaban a los cuáqueros, o a quitar el cuero cabelludo a los indios, o bien se asustaban unos a otros con monstruos, imitando brujerías.

Publicado por:

Monte.

¡Ah! me he reído con intensa amargura y agonía de espíritu ante el contraste que existe entre lo que parezco y lo que soy verdaderamente! ¡Y Satanás se ríe también!

Publicado por:

Sol✨

La naturaleza humana, lo mismo que un árbol, no florecerá ni dará frutos si se planta y se vuelve a plantar durante una larga serie de generaciones en el mismo terreno ya cansado.

Publicado por:

Nines65

Ella cree que ciertos actos que los puritanos llaman pecaminosos son en realidad buenos. Cree que el yo privado e íntimo es bueno. Su identidad se encuentra en su vida interior. De cara al exterior lleva la letra que la marca como una mujer perversa.

Publicado por:

Nines65

No hay hombre que logre presentar un rostro ante sí mismo y otro ante la multitud, durante mucho tiempo, sin que finalmente llegue a dudar de cuál es el verdadero.

Publicado por:

Nines65

Cuando una multitud inculta trata de ver las cosas con sus propios ojos tiene grandes probabilidades de engañarse.

Publicado por:

Nines65

Una mano limpia y pura no necesita guante que la cubra.

Publicado por:

Nines65

Me he reído con el corazón lleno de amargura y dolor, del contraste entre lo que soy y lo que aparento ser.

Publicado por:

Nines65

(...) Si un hombre sentado allí completamente solo no puede soñar cosas extrañas y hacer que parezcan verdaderas, mejor haría en no tratar nunca de escribir novelas.

Publicado por:

Camiloaghe