Calificar
8,0 96 votos

Sinopsis

La relación secreta entre el pintor holandés Johannes Vermeer y su sirvienta convertida en musa. A principios del siglo XVII la ciudad de Delft vio nacer y crecer a uno de los pintores más fascinantes y misteriosos de la historia. Poco se sabe de Vermeer, pero sus cuadros son hoy piezas únicas e inconfundibles, especialmente el retrato de su joven criada llamado «La joven de la perla». Mezclando ficción y realidad Tracy Chevalier narra la historia detrás del enigmático cuadro, una relación prohibida que se mueve entre la admiración y el amor.

Año de publicación:1999

12 reseñas sobre el libro LA JOVEN DE LA PERLA

Excelente novela histórica de Tracy Chevalier que evoca la vida cotidiana en la segunda mitad del siglo XVII holandés, cuando el pintor holandés Johannes Vermeer inmortalizó en una tela a una bella muchacha adornada con un turbante y un pendiente de perla. Sus labios parecen esbozar una sonrisa sensual, pero sus ojos irradian la tristeza más profunda. La joven de la perla es la historia de una fascinación, de cómo surge un sentimiento que se mueve entre la admiración y el amor. La luz en los ojos de Griet, la sirvienta convertida en musa, encierra el misterio más profundo en el proceso de creación de una obra de arte. en esta hermosa novela sobre el despertar a la vida y al arte. “La joven de la perla”, también conocida como “Muchacha con turbante”, “La Mona Lisa holandesa” o “La Mona Lisa del norte” (en holandés Het meisje met de parel), fue realizada entre 1665 y 1667, la pintura se encuentra actualmente en el museo Mauritshuis de La Haya. La novela también fue llevada acertadamente al cine en el año 2003, bajo el título “Girl with a Pearl Earring” (traducida como La joven de la perla en España, y La joven con el arete de perla en Hispanoamérica) con la dirección de Peter Webber y las actuaciones de la joven y bella Scarlett Johansson, Colin Firth y Tom Wilkinson.


Este libro me lo leí por primera vez en 2º de Bachillerato, cuando empecé a cursar Historia del Arte y estábamos dando la pintura holandesa. Empecé este libro con muchas ganas porque me lo recomendó una profesora y tenía buena pinta. También porque me llamaba muchísimo la atención el cuadro de La Joven de la Perla y creía que el libro iría de resolver el misterio, pero no fue una decepción encontrarme con una versión de la historia real que podía haber detrás.Lo que no sabía era que me iba a gustar tanto. Y madre mía sí me gustó que me compré el libro de bolsillo (cuando lo leí por primera vez lo pedí prestado de una biblioteca pública) y me lo he leído desde entonces unas diez veces, mínimo.Griet es una joven discreta, observadora, inteligente y fuerte. Sabe cuándo es el mejor momento para el silencio, la verdad o un cumplido oportuno y no se deja mangonear ni engañar. Sin embargo, es demasiado seca, no quiere que nadie la conozca y tampoco se interesa por nadie. Se contenta con poco y da la impresión de que no quiere avanzar en la vida. No entiendo que se enamore de un hombre con el que casi nunca habla o al que casi nunca ve. Creo que confunde admiración con amor. Aunque, la verdad, yo sentía a través de las páginas que había tensión entre ellos dos. Reconozco que me hubiera gustado otro final distinto (aunque lloré con el del libro), pero la sociedad de entonces no era justa y había mucho clasismo. También eran de religiones diferentes, por lo que era prácticamente imposible.La lectura es muy amena y sencilla. No tiene términos muy complejos de pintura. El retrato de la ciudad es claro, sin caer en demasiadas descripciones -me repito, sencillez en la lectura- y mostrando las costumbres de la época y el lugar de manera cercana y humana, sintiéndose uno un espectador cercano a los personajes y sus hogares. Algunos personajes quedan en la distancia, eso sí, y se ansía el poder saber más de ellos, aunque fuese tras la mirada de Griet. El lenguaje que compaña la obra pictórica me resultó fascinante, desde el material como los lienzos y pinceles hasta la preparación de la pintura y la extracción de los colores. Bellos pasajes que a cualquier persona, en especial si está interesada en la pintura y el arte le resultará agradable. Lo que más he disfrutado de esta novela es que da un sentido a la mirada de la joven que aparece en el cuadro. Me gusta que la autora utilice la ambigüedad de la obra para crear toda la historia, y para darle un sentido. Aunque no soy demasiado fan de la ficción histórica, creo que la novela gana muchísimo gracias a lo bien informada que la autora está acerca de la pintura de aquel tiempo, de cómo se construyen las escenas, se crean las pinturas, el uso de la cámara oscura... Me quedo con esas pinceladas, y con una historia que es entretenida y fácil de leer. Si has estudiado Historia del Arte, aunque sea nociones básicas, este libro es una maravilla. No solo te retrata al mínimo detalle el proceso de creación de las obras pictóricas, sino que también la autora crea un gran marco argumental con una ambientación espectacular que te hace sumergirte en aquellos años. Es una lectura que recomiendo muchísimo y que, sin duda, repetiré.


Quiero darle un "5" a este libro porque, teniendo en cuenta la época en que se escribió y que está basado, está muy bien escrito, nos cuenta toda una historia más que llamativa en torno a una obra famosa que bien podría no significarse mucho, sin embargo luego de leer el libro, o ver la película en todo caso, y ver la pintura en cuestión, logras rememorar lo leído, incluso creer o desear, que la historia detrás de ella sea como te la han contado, lo cual está más que bien logrado por su autora. Está bien escrita, es sencilla y disfrutable, más aún si eres de las personas que gustan de las novelas históricas o del arte (Especialmente el arte clásico). No esperaba mucho de esta novela, y aunque no es del todo una obra maestra, sí que te da un buen rato de lectura y te deja pensando en muchas cosas en las que antes no habías reparado sobre la vida en 1600.


Perfecta narración de cómo fue pintado el famoso cuadro. Un libro imprescindible en toda biblioteca, describe con gran sensibilidad y con todo lujo de detalles la vida de esta joven holandesa del siglo XVII cómo vivían, sus costumbres y enfermedades de aquel entonces. Por circunstancias familiares y por necesidades económicas el destino de ésta joven cae bajo el capricho de su señor.


Es la historia del artista Johannes Vermeer, quien toma como modelo a su criada, y a espaldas de su mujer, la pinta en una de sus pinturas más increíbles. La famosa "Monalisa holandesa". Imperdible.


Me ha gustado mucho, muy bien narrado, manteniendo en todo momento al lector a la expectativa de lo que va aconteciendo en esa casa y en la vida de la muchacha.


esta muy chula , la termine ayer y estubo muy bien


La joven de la perla de Tracy Chevalier es una novela que nos transporta a Delft, Holanda ( 1660 ) donde la escritora nos hace creer que Griet es la joven que poso para el pintor Johannes Vermeer en su famoso cuadro considerado como la Mona Lisa Holandesa ( Nadie nos asegura con exactitud quienes fueron en realidad las modelos de sus cuadros )Vermeer contrata a Griet una joven protestante inocente como una criada para su familia católica puesto que las mujeres de esa posición no crían a sus propios hijos, por lo que es probable que haya cada vez más niños en casa.Con el tiempo Vermeer descubre que Griet es diferente y ella ve como el pintor ve el mundo , a parte de limpiar su estudio de pintura, hace mandados de pintura, mezclar colores, ayudarlo a ver como la pintura sobresalga y comenzando a tener sentimientos, sueños con respecto a un hombre como Vermeer un pintor talentoso.


Ver más reseñas