Sinopsis de LA HISTORIA DE LUZ

La increíble y emotiva historia de una niña colombiana, que en la búsqueda de su madre se enfrentó al destino en un país en guerra. Hay algunas historias, tan hermosas, que no pueden dejar de ser contadas. Esta que tiene en sus manos, me la explicó una amiga colombiana mientras tomábamos tinto con almojábanas en un café de Cali, y narra los increíbles episodios que, hace unos años, tuvieron como protagonista a una pequeña niña colombiana llamada Luz. Recuerdo que lloré emocionado en aquel café mientras escuchaba el relato en boca de mi amiga. Pero no lágrimas de tristeza, si no de esa felicidad mágica, milagrosa, que tan pocas veces se deja ver y que cuando nos pasa si quiera rozando con la punta de sus alas nos encoge al alma y deseamos revivirla una y otra vez, intuyendo que solo así tiene sentido todo lo demás. Y fue precisamente, la necesidad de recrear aquel breve y perfecto momento de felicidad, lo que me llevó a escribir este libro. Honestamente, no me puedo considerar el autor aunque mi nombre aparezca en la portada, pues es la protagonista quien con su vida ha hecho posible cada línea en esta obra. Yo me he limitado a narrarla de la única manera que concebía hacerlo: honestamente, y con el corazón en la mano. Así, mi única pretensión ha sido ser todo lo fiel posible a los acontecimientos, y tratar que esta historia resulte tan conmovedora e inolvidable para usted, como lo ha sido para mí. Tomar aquel instante de felicidad y sembrarlo en cada página de este libro, con la esperanza de que florezca ante sus ojos. Ojalá lo haya conseguido. Fernando Gamboa González

5 reseñas sobre el libro LA HISTORIA DE LUZ

La historia de Luz es un libro donde se narra los acontecimientos que le sucedieron a Luz, una niña de alrededor de 7 años, quien vivía en Tumaco, un pueblo casi en la frontera con Ecuador y que, por motivos de la guerrilla en Colombia, su madre tuvo que ir a dejar a Luz con su hermana en la ciudad de Barranquilla, en lo que se calmaba la guerrilla. Con la tía de Luz, me vuelvo a dar cuenta que en ocasiones la familia no siempre son lo que consideramos que sean. En esta historia, la tía es una desalmada y ahí vemos como Luz sufre con ella. Aun cuando los vecinos saben cómo es tratada Luz con su “familia”, estos no hacen algo al respecto. Se quedan callados. Por ahí surge una vecina que por fin ayuda a Luz. A partir de ahí, la historia se vuelve de esperanza para Luz y conocemos otras historias de familias que ayudan a Luz. En estas historias de Luz con las familias a su paso, también son estremecedoras y por una parte me hicieron pensar en que Luz fue egoísta con ellas, sin embargo, a una niña de entre 7 a 11 años de edad creo que haría lo mismo que Luz. No sé si todo lo contado por el autor es 100% real o ajusto algunos sucesos o acontecimientos. El final me pareció algo no creíble. La historia me recordó a una película llamada La misma estrella, tienen algo de similitud. Este libro es una buena historia real.


Como bien dice el prólogo, «Hay algunas historias, que no pueden dejar de ser contadas» una historia real tan dulce como emotiva, no dejará indiferente a nadie la vida de una niña Luz Elia Miranda Clementina y la demostración de que el amor puede con todo. Para reseñarla nada mejor que el epílogo del propio Fernando Gamboa «Una hermosa historia que hace temblar el alma y nos enseña el verdadero significado del valor, el amor, y la esperanza»


Una historia real tan bella que parece una fantasía. Lucélia (Luz) vivia em Tumaco pueblo costero de Colombia. Un día en el pueblo es arrastrado por el mar el cuerpo de un hombre baleado, así empieza la historia, unos días después irrumpen en el pueblo unos guerrilleros queriendo reclutar gente. Por protección la mamá de Luz decide llevarla con su tía a Barranquilla, esperando tener un reencuentro amistoso con su hermana y poder dejar a Luz en su cuidado hasta que todo esté más tranquilo en su pueblo. Las cosas no salen como esperaba y pronto Luz se dará cuenta que la familia no siempre es la mejor opción. Huye por seguridad y una vecina le consigue dónde quedarse. Pronto aprenderá que no todo está perdido y hay gente que vale mucho, se sentirá cuidada querida y que lo vale, pero siempre estará el recuerdo de su mamá y las ganas de volver a verla. Llega el día que tiene que regresar, pero el destino le muestra que aún no puede volver. En su última parada antes del regreso tan soñado, descubre el verdadero amor y tanto es así que no quiere irse. Pero necesita volver ver su madre. Después de una pesadilla decide que será ese el día de su tan soñado y anhelado regreso. Pero volver no será fácil, todo lo que conocía está destruído y peor aún no hay noticias de su madre. Emprenderá una búsqueda en Cali hasta dar o no con su madre. Una historia con muchos valores y dónde a veces la familia no siempre es la mejor opción. Dónde extraños son más familia que nuestra propia sangre a veces


Una historia muy bonita y fácil de leer que conmueve de principio a fin. Recomendable


Es una novela maravillosa y muy bien escrita con una prosa distinta a la que usa Gamboa en sus novelas de aventuras Me conmovió y no pude soltarla Una preciosidad No dejéis de leerla


MÁS LIBROS DEL AUTOR FERNANDO GAMBOA


GUINEA

FERNANDO GAMBOA

Calificación General: 9,3Por leer

CIUDAD NEGRA

FERNANDO GAMBOA

Calificación General: 8,6Por leer

REDENCIÓN

FERNANDO GAMBOA

Calificación General: 7,4Por leer

TAMBIÉN SE BUSCÓ EN NOVELAS HISTÓRICAS Y NO FICCIÓN


FRASES DEL LIBRO LA HISTORIA DE LUZ

Segunda se arrodilló con el corazón hecho jirones, la besó en la frente, e incapaz de ponerle letras a aquel lacerante dolor que le nublaba la voz y las pupilas, tan solo alcanzó a dibujar un tembloroso corazón en el pecho de su hija con el índice


Publicado porGeloblanco

¡Nosotros matándonos por todos ustedes, y aquí no hacen otra cosa que güevonear! ¡Pues eso se acabó!


Publicado porJap

A ver si nos vamos enterando. El colegio es solo para niñas educadas, a las que les puede servir en el futuro para encontrar buen marido


Publicado porJap

El hombre vestía de blanco níveo con guayabera y pantalón de lino, su porte reposado revocaba a embajadores y reyes de otros tiempos, cuando los hombres no eran mezquinos y la apariencia era espejo del alma


Publicado porShyla