Calificar
4,0 2 votos
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

No hay información disponible.

Año de publicación:2000

0 reseñas sobre el libro LA HIJA DEL CORONEL

No hay reseñas aún, sé el primero en reseñar este libro.

También se buscó en LITERATURA CONTEMPORÁNEA


Frases de LA HIJA DEL CORONEL

— Cómo te odio, Mosca —le saludó. — Yo también te odio, Hueso. Y se miraron tiernamente

Publicado por:

Diem

Pero había decidido quererle, o mejor, ya le quería, sin cortaprisas y sin ningún tipo de decisión voluntaria, porque sí, porque la vida y las circunstancias deciden por nosotros.

Publicado por:

Diem

Era una mentira, sí, ¿pero acaso no lo son también los sueños? ¿Y no es el amor un gran sueño?

Publicado por:

Diem

El legionario pensó que era la segunda vez que una mujer le miraba de esa manera, con amor como de animal herido, con sorpresa, con temor y con esperanza a un tiempo. Y las dos veces había sido la misma mujer, María, y en el espacio de apenas catorce horas.

Publicado por:

Diem

... cuando ya se iba, se volvió, y le dedicó una mirada extraña, cargada de significado y sobreentendidos, una mirada agradecida y a la vez algo desconfiada, pero preñada de esperanza y de amor.

Publicado por:

Diem

—Un beso también es un trato— dijo él—. Por lo menos para los que creen en el amor.

Publicado por:

Diem

—¿Para qué vale leer?—interrogó —Te vuelves más culto—dijo María—La cultura es importante.Y además,te evades,te cuentan historias de otra gente,de otros mundos y otros tiempos,y te sales de esta vida tan gris.Porque no creerás q yo quiero quedarme aquí toda la vida a marchitarme

Publicado por:

Diem

Ambos se sostuvieron la mirada durante unos segundos [...] y él rompió a hablar para que aquella mirada que tan dentro le llegaba no se eternizara.

Publicado por:

Diem

... miró el firmamento, en el que mil estrellas rutilaban, pequeñitas, temblorosas, valientes, y se preguntó cuál de todas ellas era la suya, su buena estrella, la que le brindaba aquella segunda oportunidad.

Publicado por:

Diem

Las estrellas eran botoncitos de oro y plata, a un sastre del cielo se le había caído la botonadura, y las nubes eran jirones que había que remendar [...]

Publicado por:

Diem

¿Era esa mezcla de sentimientos alegres y tristes el amor, de admiración y desprecio y ternura, y él lo experimentaba por primera vez? ¿O había diferentes clases de amor?

Publicado por:

Diem

...sabía que ella poseía corazón de mujer,pues ya una vez había sido testigo de cómo acudían presurosas a sus ojos lágrimas que, sin comprenderlas del todo, o sin creer en su total sinceridad, le habían enternecido.Por un perro.Había llorado por un perro. ¿Lloraría por un hombre?

Publicado por:

Diem

No haber tenido más tiempo para hablar con María, o incluso para estar a su lado sin hablar, le afligía. Antes era su cuerpo lo que deseaba, ahora también su compañía. ¿Significaba eso que se estaba enamorando, que lo de antes era urgencia animal y lo de ahora anhelo humano?

Publicado por:

Diem

[...] y la luna a veces quedaba tapada y a veces mostraba su rostro ovalado, de marfil, y no se sabía si el viento era su amigo o su más encarnizado enemigo, pues tan pronto la ahogaba entre nubes como la liberaba y la protegía de ellas.

Publicado por:

Diem

Intuía que ése era uno de los motivos por los que él le apreciaba y le ofrecía su amistad, porque sabía callar, porque no hacía excesivas preguntas.

Publicado por:

Diem