Búsqueda avanzada de libros

21 reseñas sobre el libro LA GUERRA NO TIENE ROSTRO DE MUJER

Este libro me lo habían recomendado mucho. No les voy a mentir, no es fácil leerlo, y no por que su narrativa sea difícil, por el contrario, es muy amigable con el lector, si no por las decenas de historias tan fuertes que están contenidas allí. Svetlana siempre nos ha hablado de la guerra, y de la crueldad de esta, pero este libro tiene algo diferencial, y es que es narrado por mujeres, desde las que estuvieron en el frente como francotiradoras hasta las que fueron lavanderas o enfermeras en los campos. No se pierdan la oportunidad de conocer cientos de historias de mujeres que no te cuentan sobre las estrategias militares o sobre la apología de la guerra, te cuentan del olor de la sangre, del sufrimiento de una madre y hasta de la pérdida de su menstruación por el estrés


“El pasado desaparece, su vórtice candente colapsó y se evaporó, el ser humano sigue el curso de su vida; le rodea lo cotidiano, todo a su alrededor es corriente, excepto su memoria...”


Esta obra es fundamental para entender el papel de la mujer durante la segunda guerra mundial, en este caso el de la mujer Rusa. Cada testimonio pretende dar respuesta a diferentes interrogantes como por ejemplo, de dónde salieron tantas mujeres, cómo se atrevieron a levantarse en pie de guerra en igualdad con los hombres, a disparar, a poner minas, a bombardear, a pilotear aviones de guerra y en definitiva a matar. Del mismo modo cada relato da a conocer las vivencias de estas mujeres no sólo durante el periodo de guerra sino también después de tan anhelada victoria.


Los testimonios se repiten y puede cansar. La traducción no es de lo mejor. Aun así, vale la pena conocer ese costado de la guerra.


Con Alexiévich, la línea entre el periodismo y la Historia es muy, pero muy delgada. Crudo hasta el extremo y, en contadas ocasiones, hasta esperanzador, da voz a las mujeres inmersas en el conflicto. Muestra cómo sus esfuerzos nunca fueron en vano, siempre un sacrificio, en una guerra sin sentido a donde fueron arrastradas, segándoles sus anhelos y sueños. La narrativa de la autora es impecable.


Svetlena nos da una fuerte muestra más del porque es llamada “la voz de los sin voz”, en esta obra en la que por medio de los relatos de un porcentaje pequeño pero muy significativo del casi millón de mujeres que hicieron parte de las filas del ejército rojo durante la segunda guerra mundial, recorremos muy diversos oficios de la guerra, enfermeras, francotiradoras, zapadoras, pilotos, artilleras, partisanas, cada una con un relato íntimo, pero ligados por el espíritu comunista de la época y por la visión única de la mujer, especialmente jóvenes durante esta guerra. Relatos de vida, pero sobre todo de muerte, no solo la física, si no la de los sueños por el tiempo donde la guerra era la única realidad, algunas de estas historias son tan estremecedoras que nos enfrentan a realidades tan adversas que parecieran fruto de la ciencia ficción. Una lectura esencial para comprender y entender el papel desconocido de las mujeres en la guerra y aún más después de la misma, cuando muchas de ellas su entorno social pago con reproches, censura y silencio sus grandes sacrificios.


Escalofriante, a veces la realidad supera la. Ficción


Es un libro de historia? Una novela romántica? Un libro Periodístico? y las preguntas pueden seguir... Lo que es seguro que aqui se "trata" de contar las vivencias de las mujeres rusas (participaron en todos los ámbitos de la Guerra, se cree q UN MILLÓN!) en la Segunda Guerra Mundial. ¿Y lo consigue reflejar Svetlana Alexiévich? Si, si y si. Las atrocidades y cosas innombrables que suceden en las guerras estas vistas desde el punto de vista de las mujeres como nunca leí en mi vida de algún autor masculino. Ninguno, ninguno. ¿Por qué la mayoria de los supervivientes de las guerras no pueden hablar de lo que vivieron? Esta mujeres si lo hacen. Sinceramente el mejor "alegato" contra la guerra escrito jamás... Hasta ahora, claro. Lloremos por nosotros y principalmente por ellas...y luchemos para que no vuelvan a suceder recomendando fervientemente la lectura de esta Obra Maestra de la Humanidad!