LA ETERNIDAD NO ESTA DE MAS

FRANÇOIS CHENG

Calificar
8,0 1 voto
COMPRAR EN PAPEL

Sinopsis

Una caricia constituye el momento central de este exaltado relato de amor: dos manos se acarician, y las leyes físicas dejan de regir, y el tiempo se deshace en tramos que amalgaman el devenir y el pasado, el presente y la eternidad. Son las manos de dos amantes secretos, el médico y adivino Dao-sheng, y la esposa del cacique del lugar, Lan-ying, que han esperado treinta años a consumar este casto contacto que esconde, sin embargo, la pasión en su estado más puro, el deseo traspasando los disciplinados cuerpos, la ardicia incesante de un sentimiento superior. La escena tiene lugar en la remota China, en los tiempos en que la dinastía Ming comienza su declinar. La privación a la que, por el ambiente recatado y represivo que les rodea, han tenido que someterse los amantes no ha mermado su inaudita felicidad, nutrida sólo de un místico impulso de adorar al otro sin ansiedad, así haya de ser en la distancia o de manera oculta o clandestina.Como una extraordinaria lección taoísta de paciencia amorosa, La eternidad no está de más se sitúa en la estela de las más conmovedoras historias de amor de nuestra cultura (Tristán e Iseo, Dante y Beatriz, Abelardo y Eloisa), gracias al estilo literario de Francois Cheng, lleno de sutileza y de profundidad, tan exacto y sugerente como las pinceladas de un maestro de pintura china. El prestigio del amor, la extraña extraña locura que sirve de combustible al mundo, la fiebre erótica que hace que la vida persevere, crece con esta novela mayor, una obra sabia y violenta a la vez, que puede valer para muchos como ejemplo de iniciación efectiva al verdadero tumulto amoroso.

Año de publicación:2003

1 reseña sobre el libro LA ETERNIDAD NO ESTA DE MAS

Cuando el amor es eternidad y a su vez la vida tan efímera, no dejamos de sentirnos perturbados por nuestra finitud con preguntas tales como las que se hacen estos bellos personajes de Cheng. ¿Cómo soportar la separación de los cuerpos? ¿Cómo sobrevivir a la ausencia? Son algunos de los tópicos que se recorren en esta historia de amor bajo la forma de bello relato digno de paciencia taotīsta. Y finalmente, me pregunto inducida por este texto, si sólo algunos tienen derecho a esas sutilezas que trae el amor.